viernes, 24 de junio de 2016

LA ESCATOLOGÍA DISPENSACIONALISTA Y LAS 70 SEMANAS DEL LIBRO DE DANIEL


1.                  Introducción
Desde hace muchos años se ha enseñado en la Iglesia cristiana, en el contexto ecuatoriano un sistema de interpretación bíblica, que ha sido de gran impacto especialmente en lo concerniente a la Escatología Bíblica. A este sistema de interpretación se le da el nombre de “dispensacionalismo” y enseña entre otras cosas una interpretación literal de las profecías bíblicas, en especial de los libros de Apocalipsis y de Daniel.
En los cuales mediante un método de cálculo matemático se llega a descubrir un calendario de tiempos exactos para el futuro de la Iglesia y del pueblo de Israel.
Muchos de estos grupos dividen el retorno de Jesús en dos etapas diferentes separadas por siete años en los cuales la Iglesia será quitada del mundo mientras este enfrenta una “Gran tribulación” luego del cual viene un reinado de Jesús que durará mil años, y al final de estos será el Juicio final.  
Sin embargo al realizar un estudio exhaustivo de los libros mencionados, y de la historia de la teología cristiana podemos darnos cuenta que el dispensacionalismo ha sido desarrollado en una época muy reciente en la historia. Pol tal razón es importante cuestionarnos en cuanto a cuáles han sido las claves de interpretación que se han desarrollado a lo largo de la historia y desde los inicios del cristianismo.
Es importante preguntarnos: ¿Qué enseñaban los Apóstoles sobre esto? ¿Los Padres de la Iglesia? ¿Los primeros apologistas? ¿Los grandes reformadores? Etc.
Por este motivo en este ensayo vamos a analizar en resumen las doctrinas dispensacionalistas, y estudiar con más cuidado la interpretación que este hace al libro de Daniel, en especial lo referente a la profecía de las 70 semanas del capítulo 9.  Para luego presentar mis inquietudes al respecto de la interpretación dispensacionalista y confrontar estas doctrinas con este libro en su contexto original.     

 2.                  ¿Qué es el dispensacionalismo?
Para comenzar a analizar el dispensacionalismo comencemos por analizar el término dispensación. Este viene del latín “Dispensare” que puede ser traducido de algunas maneras entre ellas: “Administrar” “Mayordomía” “Economía” etc. [1]
Puede ser equivalente al griego “oiconomía”. En Efesios 3:2 la Biblia Latinoamericana traduce esta palabra por “dispensación”:
“Si en  verdad habéis oído de la dispensación de la gracia de Dios que me fue dada para vosotros”  Efesios 3:2[2]
El dispensacionalismo enseña que en diferentes eras o edades, los términos que Dios ha dispuesto para relacionarse con su pueblo han cambiado. Es decir, Dios demanda cosas diferentes para cada era de la historia, entonces son diferentes dispensaciones de la voluntad divina. Y esto conlleva a la enseñanza de que Dios tiene un plan diferente para la nación de Israel, para las naciones del mundo, y para la Iglesia.
Quiero aquí citar el concepto de dispensacionalismo dado por uno de sus defensores contemporáneos: “Usando la interpretación natural que llamamos el método normal o sencillo de interpretación reconocemos que Dios ha tratado con el hombre en forma diferente en las distintas edades; no en cuanto a la salvación, sino en cuanto a la regla de vida que Dios impone al hombre en una edad o época dada”[3] 
El sistema clásico dispensacionalista, especialmente generalizado por la Biblia anotada de Scofield, enseña que existen las siguientes dispensaciones:
Inocencia. Conciencia. Gobierno humano. La promesa. La ley. Gracia. El Reino[4]
Algunos sistemas de interpretación dispensacionalista enseñan también un periodo de Tribulación entre la Gracia y el Reino. Posteriormente trataremos esto con más detalle ya que se desprende mucho de la profecía de las setenta semanas del libro de Daniel.

3.                  Principales creencias
Existen algunas escuelas de interpretación dispensacionalista sin embargo en este ensayo trataré aquellas enseñanzas que mantienen en común.
Voy a describir ahora cada una de las dispensaciones o eras de tiempo en las que se divide la historia del mundo:
Inocencia.- Esta es una etapa de tiempo que comprende desde Adán hasta la caída, en donde se pierde la inocencia del ser humano. Y en donde comienza una forma diferente de relación entre Dios y su creación.
Conciencia.- Desde la caída hasta Noé. Aquí Dios vuelve a hacer un pacto con su creación y las relaciones cambian.
Gobierno humano.- Desde el diluvio hasta Abraham
La promesa.- Desde Abraham hasta el Sinaí. Aquí la voluntad de Dios se manifiesta por medio de la promesa hecha a Abraham y a los Patriarcas
La Ley.- Desde Sinaí hasta la cruz. Este es el período de tiempo en donde la relación de Dios con la humanidad estaba dada exclusivamente por las leyes dadas a Moisés.
Gracia.- Según los dispensacionalistas aquí es donde recién se manifiesta la gracia de Dios para con la Iglesia, y durará hasta que Cristo arrebate a la misma
La tribulación.- Como dijimos anteriormente la mayoría de dispensacionalistas insertan aquí un periodo de tiempo de gran sufrimiento para el ser humano, incluido el pueblo de Israel quién permanecerá en la tierra en este tiempo.
El Reino.- Comprende un reinado de mil años desde la segunda venida Cristo hasta el Juicio Final.
Como he mencionado ellos afirman que en cada una de estas dispensaciones las relaciones y demandas de Dios para la humanidad son diferentes. Como ejemplo de esto John McGehey compara que cuando Caín mató a Abel, Dios pone una señal para que nadie pueda matarlo. Mientras que mucho tiempo después, a partir del diluvio, Dios demanda que cuando alguien quite la vida de otra persona, la vida suya será quitada. Esto dice él, es porque las demandas de Dios para la humanidad han cambiado. [5]
Una de las creencias clásicas de este sistema de interpretación es la separación marcada que existe entre Israel y la Iglesia. Mientras Israel es el Pueblo de Dios, la Iglesia es solo una realidad temporal, de la cual no se dice nada en el Antiguo Testamento. Es un paréntesis en la voluntad de Dios. Es decir muchas de las promesas dadas a los Israelitas en el Antiguo Testamento, no se cumplen en realidad ahora en la Iglesia, sino que tendrán un cumplimiento con Israel en un tiempo futuro.
Y el destino final tanto de los unos como los otros es diferente. Ya que solo el pueblo de Israel heredará la tierra, mientras que la Iglesia participará de una eternidad celestial.
Dice Anthony A. Hoekema en su libro “La Biblia y el futuro”:
“El dispensacionalista cree que a lo largo de las edades Dios está siguiendo dos propósitos distintos: uno relacionado con la tierra con un pueblo terrenal y comprendiendo objetivos terrenales, que es el Judaísmo;    el otro en tanto, está relacionado con el cielo con un pueblo celestial y comprendiendo objetivos celestiales, que es el cristianismo”[6]

4.                  El dispensacionalismo y la Escatología
Vamos a concentrarnos en este punto ya que es aquí en donde se pone de manifiesto el tema de este ensayo ya que gran parte del sistema escatológico de la interpretación de las iglesias dispensacionalistas se desprende  del libro de Daniel. Especialmente de la profecía de las 70 semanas en las cuales realizando diferentes cálculos matemáticos, se llega a determinar cantidades de años, y el orden de los eventos para el futuro.  
En el libro “Que podemos saber sobre el fin de los tiempos” Martín R. De Haan, nos presenta un calendario de eventos para el futuro, el cual es el más aceptado por los teólogos dispensacionalistas. Y a continuación presentamos un resumen del mismo:[7]

4.1              Cristo regresa en el aire a buscar a los suyos
Aquí ellos enseñan un regreso secreto de Cristo para el resto de la humanidad, pero en el que arrebatará a su Iglesia y le llevará al cielo con él. Para esto utilizan el texto de 1 Tesalonisenses 4:16-17.  Ya que no existe referencia alguna ni en el libro de Apocalipsis ni en Daniel que pueda justificar este hecho.
Según algunas traducciones bíblicas Pablo utiliza la palabra “arrebatados” pero la palabra en griego es “Jarpázo” que puede significar también “apartarse de”[8]
En este momento también resucitarán los muertos en Cristo. Y a partir de este momento comienza el período conocido como la Gran Tribulación. Que según este sistema de interpretación durará siete años que corresponde a la semana 70 de Daniel 9:27.
Es importante recalcar también en este punto que existen dentro del dispensacionalismo tres posiciones diferentes:
Algunos creen en el arrebatamiento “pre-tribulacional”, es decir antes de la tribulación. Algunos creen en el “meso-tribulacional” es decir a la mitad de la tribulación. Y otros también creen en el arrebatamiento “post-tribulacional” es decir posterior a este periodo de tiempo.
Esto nos lleva al siguiente punto del calendario escatológico dispensacional:

4.2.  Manifestación del Anticristo
En la mitad de este periodo de tribulación se manifestará un líder político. Que recibirá su poder de Satanás y estará acompañado de un falso profeta. Según ellos esto esta descrito en Apocalipsis 13:1-11. A partir de este momento este líder mundial tendrá mucho poder y engañará a mucha gente. Firmará un tratado de paz falso descrito en Daniel 9:27.  Y según ellos es también el cuerno pequeño de Daniel 7:7-28; o el príncipe que ha de venir de Daniel 9:26-27.
Al final de este    periodo de tribulación que durará 7 años, Jesús vuelve a la tierra con toda su gloria como se lo describe en Apocalipsis 19 para instaurar un Reino de mil años.

4.3. Jesús instaura un reino de mil años
Este es uno de los pasajes que ha sido más discutido en la historia de la interpretación bíblica. Se encuentra en Apocalipsis 20. Existen algunas formas de interpretar este texto pero los dispensacionalistas lo hacen de una forma “pre-mileniarista” es decir que Jesús vuelve a la tierra antes del milenio.
Este dicen ellos será un reinado terrenal, en donde se cumplirán las promesas hechas al pueblo de Israel en el Antiguo Testamento. Al final de este periodo Satanás será liberado y por un tiempo engañará a los creyentes pero Dios lo juzgará y luego lo arrojará a un lago de azufre y fuego.

4.4. El Gran Juicio Final y Reinado eterno
 Dios resucitará a los muertos que no creyeron en él y los juzgará arrojándoles juntamente con Satanás al lago de fuego. Entonces si comenzará el reinado eterno de Dios en lo que el Apocalipsis llama la Nueva Jerusalén en los capítulos 21-22.

Como podemos ver en todo este sistema de interpretación se usa mucho el libro de Daniel por esta razón después de presentar nuestras inquietudes acerca del dispensacionalismo pasaremos a analizar unas pequeñas pautas de interpretación del libro de Daniel en especial el capítulo 9 y las 70 semanas.

5.                  Inquietudes sobre la interpretación dispensacionalista
A continuación analizaré algunas de los que yo considero las principales debilidades en este sistema de interpretación:

5.1. ¿Son Israel y la Iglesia dos entidades diferentes en el plan de Dios? ¿Tendrán dos destinos diferentes?
Para esto debemos entender que la Biblia es una unidad, es decir no existe contradicción alguna ni tampoco discontinuidad entre el Antiguo y el Nuevo Pacto. Más bien uno de los principios más importantes de interpretación nos dice que debemos entender el Antiguo Testamento a la luz del Nuevo Testamento, ya que en el Antiguo existen muchas cosas que no han sido claras, y han sido reveladas en el Nuevo Testamento y una de ellas es que el verdadero pueblo de Dios no es Israel en la carne, sino el Israel de la fe. Para esto podemos leer al Apóstol Pablo en Romanos 2:26-29.
O también (Juan 10-14-16; Efesios 2:12-17; Jeremías 31:31-32; Gálatas 3:27-29). En estos pasajes podemos ver también que los gentiles hemos sido hechos herederos de las promesas dadas al pueblo de Israel, es decir el destino tanto de los unos como de los otros es el mismo.

5.2. ¿Habla la Biblia de dos regresos de Cristo, uno en secreto y otro visible?
 Aquí tengo que afirmar que no existe evidencia bíblica que justifique la doctrina de dos regresos de Cristo. Este concepto apareció hace menos de 200 años, ya que a lo largo de la historia los estudiosos bíblicos enseñaron un solo regreso de Cristo.
Esta doctrina nace por la creencia de que la Iglesia no debería pasar por la Gran tribulación que según ellos será de 7 años.

5.3. ¿La Iglesia será librada del período de tribulación descrito en la Biblia? ¿Este periodo será solo de 7 años al final del tiempo?
Basándose en la semana número 70 del libro de Daniel 9, que será una semana que servirá para purificar al pueblo de Israel. Dicen los dispensacionalistas que esos serán los siete años de tribulación. Y que la Iglesia será librada de esta prueba ya que es solo para los Israelitas. Usan también el texto de Apocalipsis 3:10, en que Dios dice que nos guardará de la prueba que está por venir.  Sin embargo como he argumentado en un punto anterior, no existe diferencia para Dios entre Israel y la Iglesia, y las pruebas que pasarán los unos también las pasarán los otros.
Incluso si analizamos muchas de las advertencias que hace Jesús a sus discípulos en Mateo 24:14-19 como son: “mirad que nadie os engañe” “seréis entregados” “seréis matados” “Cuando veas la abominación”  “no creáis” etc.  Nos daremos cuenta que estas advertencias las da a sus discípulos porque ellos también pasarán por esta tribulación y no será solamente al final del tiempo.
Con respecto a la enseñanza de que este periodo será de siete años exactamente. Debemos entender que los números en la literatura apocalíptica, tanto en Daniel como en Apocalipsis son simbólicos, no expresan cantidades exactas de tiempo. Y el número 7 para el pueblo Judío significa “Perfección o plenitud”  y pueden expresar tranquilamente una cantidad indeterminada de tiempo pero completa en el plan soberano de Dios.  Y con respecto a las semanas de Daniel posteriormente haremos un análisis de las mismas.

5.4  ¿Será el milenio un reinado literal de mil años posterior a la venida de Jesús, en donde se cumplan las promesas terrenales para el pueblo de Israel?
Como ya mencioné anteriormente  este pasaje es uno de los que más polémica ha causado y ha dividido a la Iglesia contemporánea.
El sistema dispensacionalista presenta una posición pre-milenarista afirmando que Jesús instaurará un reinado terrenal en donde las promesas de Dios serán cumplidas al pueblo de Israel. Incluso muchos creen que en este tiempo se restaurará un templo físico para adorar a Dios en donde se continuará un sistema sacrificial.   
No quiero entrar en la polémica de este asunto ya que no es el tema central de mi ensayo, simplemente quiero citar algunos textos que nos muestran que en el momento en que Jesús regrese se llevará a cabo la resurrección de los muertos y el juicio, en el mismo momento tanto para justos como para pecadores (Juan 5:28; Juan 12:48; Hechos 17:31; Romanos 2:5-14; Daniel 12:2) De tal manera que no puedo afirmar como los dispensacionalistas que existirán dos juicios y dos resurrecciones. Separadas por mil años. Y el milenio de Apocalipsis 20 corresponde al periodo de tiempo desde la primera venida de Jesús hasta su segunda venida.    

Después de haber analizado todas estas inquietudes sobre la posición dispensacionalista y de haber visto que el libro de Daniel juega un papel muy importante en su interpretación, procederemos a analizar algunos conceptos que nos ayudaran en la interpretación de este gran libro.



6.                  Daniel en su contexto histórico
La literatura apocalíptica nace luego del exilio a Babilonia del pueblo de Israel por el año 538 a.C A partir de entonces fue mucha la literatura de este género producida. Sin embargo en nuestras Biblias los únicos libros apocalípticos son Daniel y Apocalipsis. 
Daniel ha sido uno de los libros que más controversia ah causado por causa de la crítica histórica, afirmando que es un escrito del segundo siglo D.C ya que muchos de los críticos niegan la posibilidad de la profecía predictiva. Y el libro de Daniel precisamente nos presenta muchas profecías que tuvieron su cumplimiento siglos después de la existencia del personaje principal de la obra.  Y por esta razón muchos argumentan que el Escritor del libro fue algún judío piadoso del tiempo de los Macabeos. Pero como cristianos convencidos de la inspiración divina y de la capacidad predictiva de muchas de sus profecías podemos afirmar que si alguien del tiempo de los Macabeos tomó el nombre de Daniel para pretender ser un libro que predijo acontecimientos que ya pasaron, el libro deja de tener autoridad divina. 
Como dice el autor  Arno C. Gaebelein en su libro “Clave de las visiones y profecías del libro de Daniel”  “Pero ¿Cómo podía ser el hombre que hizo tal falsificación ser un judío piadoso? No, el libro de Daniel o es divino o una colosal falsificación y engaño; no hay término medio” [9]
El mismo autor también nos comenta que “el gran historiador Judío, Josefo, nos dice que cuando Alejandro el Grande, quien también es mencionado en las profecías de Daniel, vino a Jerusalem en el año 332 A.C. Jaddua, el sumo sacerdote, le mostró las profecías de Daniel, y que éstas produjeron muy profunda impresión en Alejandro.”[10] 
Por esta razón puedo afirmar con total seguridad que el libro de Daniel nos presenta un panorama profético y predictivo de la historia del Pueblo de Dios.  Sin embargo al analizar la profecía de las 70 semanas intento probar que no apoyan el sistema de interpretación dispensacionalista.


7.                  La profecía de las 70 semanas
El Texto bíblico al que nos referimos es el siguiente:
“Se ha concedido a tu pueblo y a la santa ciudad un plazo de setenta semanas para poner fin a sus pecados y transgresiones, para que expíen su iniquidad y establezcan la justicia de manera perdurable, y para que sellen la visión y la profecía, y unjan al Santo de los santos.
Así que debes saber y entender que, desde que se emitió la orden para restaurar y edificar a Jerusalén, y hasta que llegue el Mesías Príncipe, transcurrirán siete semanas, y sesenta y dos semanas más, y luego se volverá a reconstruir la plaza y la muralla. Serán tiempos angustiosos.
Después de las sesenta y dos semanas se le quitará la vida al Mesías, sin que él intervenga en esto, y el pueblo de un príncipe que está por venir destruirá la ciudad y el santuario. El fin vendrá como una inundación, y habrá destrucción hasta que la guerra termine.
Durante una semana, ese príncipe confirmará su pacto con muchos, pero a la mitad de la semana suspenderá los sacrificios y las ofrendas. Después de muchas cosas repugnantes vendrá el destructor, hasta que llegue el fin y caiga sobre el desolador lo que está determinado que le sobrevenga.” Daniel 9:24-27[11]

En primero lugar debemos afirmar que lo que se traduce por “setenta semanas” literalmente es “sententa sietes”  Sin embargo  muchos traducen como semanas ya que para los hebreos la semana es un término que también significa “un siete”[12] 
Para los teólogos dispensacionalistas esto significa septenas de años es decir sería un período de 490 años. Es decir es una interpretación literal de los números, descuidando que en la literatura apocalíptica los números contienen significados simbólicos.
Sin embargo, según el texto citado al fin de estas setenta semanas sucederán las siguientes acciones:
 El fin de la transgresión; fin del pecado; expiación de la iniquidad; establecimiento de la justicia; y la unción del Santo de los Santos.
Es aquí en donde la interpretación dispensacionalista comienza a hacer uso de la calculadora para interpretar el texto, y comienzan por tratar de descubrir cuál es la fecha exacta desde la que se deben comenzar a contar los años.
Pero podemos ver en la Biblia tres decretos por parte de reyes gentiles que permitían el regreso de los exiliados a su patria. El primero es el de Ciro en el 539 a.C (2 Cronicas 36:23) El segundo es el de Artajerjes  en el 458 a.C (Esdras 7:11-26) El tercero es del mismo Artajerjes cuando envía a Nehemías a reedificar las murallas de la ciudad (Nehemías 2:5-8).
Desde ya tenemos un problema en cuanto a desde cuando debemos comenzar a contar los años.
Podemos notar también en el texto que estas setenta semanas están separadas en tres períodos:
Un periodo de 7 semanas, v.25 (7x7: 49); un segundo período de 62 semanas, v.25-26 (62x7: 434) y un tercer periodo de una última semana, v.27 (1x7: 7).
A estos periodos de tiempo los dispensacionalistas los explican de la siguiente manera:
Primero: Desde la promulgación del edicto de Ciro de Persia hasta la dedicación del segundo Templo en la época de Esdras y Nehemìas.
Segundo: Desde la dedicación del templo hasta la destrucción de Jerusalén, incluyendo el Templo en el año 70 d.C.
Tercero:   Aquí es en donde se aplaza el plan de Dios hasta el cumplimiento de la última semana que tendrá lugar al fin de los tiempos en el periodo de la Gran Tribulación.
Es necesario notar aquí que las razones por las cuales esta última semana se encuentra tan separada de las demás no están del todo claras. Y si estudiamos con cuidado el texto bíblico y también la historia del pueblo Judío resulta mucho más claro que esta última semana se refiere a los tiempos de Antíoco IV Epífanes quien cometió la gran abominación desoladora para el pueblo de Israel.
Lo que podemos entender según este punto de vista que propongo es que las setenta semanas que Daniel profetizó ya fueron cumplidas en su sentido histórico. Sin embargo esto no nos aparta de la idea de que esta última semana se  trata también de un paradigma que repetirá a lo largo de la historia de la Iglesia desde la primera venida de Jesús hasta su segunda venida.  Ya que Jesús mismo cito como una señal de los tiempos la gran “abominación desoladora” de la que Daniel habló. (Mateo 24:15) Queriendo dar a entender que algo similar a lo ya acontecido tendría que suceder.
Pero no encuentro ninguna razón justificable para hablar de cada semana como de 7 años literales.

8.                  Conclusión
Como he tratado de probar en este ensayo el punto de vista dispensacionalista de la escatología bíblica presenta muchas dificultades y muchas debilidades en su hermenéutica. Como las que hemos mencionado anteriormente.
Y por tal razón considero de mucho peligro el tratar de interpretar al pie de la letra muchos pasajes proféticos que deben ser observados de manera simbólica, ya que esto puede causar gran confusión en el pueblo de Dios, y a veces temor en lugar de esperanza de lo por venir.
En especial la semana de la Gran Tribulación, que como he mencionado en mi punto de vista es algo que ya comenzó y no terminará hasta el momento de la gloriosa venida y manifestación de nuestro Señor Jesucristo. Y esa es nuestra esperanza.
Así que la exhortación principal es la de permanecer fieles y firmes sabiendo que Dios es el soberano que tiene el control de todas las cosas y de los tiempos. 
 

 BIBLIOGRAFÍA:
  1. Stam, Juan. Apocalipsis y profecía. Buenos Aires: Kairos Ediciones, 2004
  2. Gaebelein, Arno C. Clave de las visiones y profecías del libro de Daniel. Barcelona: Editorial CLIE, 2004
  3. Lugt, Herb Vander. Conozcamos a Dios a través del Apocalipsis. Grand Rapids: RBC Ministeries, 1997
  4. Carballosa, Elvis L. Cristo en el Milenio. Grand Rapids: Editorial Portavoz, 1999
  5. Carballosa, Elvis L. Daniel y el Reino Mesiánico. Grand Rapids: Editorial Portavoz, 1999
  6. Mc Gahey Jhon. El dispensacionalismo su definición y defensa”. Difusora de literatura cristiana fundamentalista. Barcelona 1996
  7. Hoekema, Anthony A. La Biblia y el Futuro.  Grand Rapids: Libros desafío, 2008
  8. Lugt, Herb Vander. Los Documentos de Daniel. Grand Rapids: RBC Ministeries, 1960
  9. Lugt, Herb Vander. Qué podemos saber sobre el fin de los tiempos. Grand Rapids: RBC Ministeries, 1986
  10. Ewert, David. Y Luego el Fin. Scottdale: Herald Press, 1987
  11. http://www.vidaeterna.org/esp/profecia/disp_error.htm




[1] http://www.vidaeterna.org/esp/profecia/disp_error.htm
[2] Tomado de la traducción que hace el programa digital “E-Sword”
[3] McGahey Jhon. “El dispensacionalismo su definición y defensa” Pag. 10
[4] http://www.vidaeterna.org/esp/profecia/disp_error.htm
[5] MacGahey Jhon “El dispensacionalismo su definición y defensa” Pag. 18
[6] Hoekema, Anthony A. “La Biblia y el Futuro”. Paj. 214
[7] De Haan Martin. “Que podemos saber sobre el fin de los tiempos”. Pag. 5.
[8] Diccionario bíblico Strong, en la versión electrónica de E-Sword
[9] Gaebelein, Arno C. “Clave de las visiones y profecías del libro de Daniel” Pag. 13
[10] Gaebelein, Arno C. “Clave de las visiones y profecías del libro de Daniel” Pag. 13
[11] Tomado de la Versión  Reina Valera contemporánea del programa electrónico  E-Sword
[12] Lugt, Herb Vander. Los Documentos de Daniel. Pag 8.

No hay comentarios:

Publicar un comentario