lunes, 6 de junio de 2016

¿Que es la Predestinación?

Estudio sobre la Predestinación

1.- Introducción
La palabra “predestinación” que ciertamente es una palabra que aparece en las traducciones de la Biblia al Español (Efesios 1:5; 1:11; Romanos 8:29), ha causado una serie de controversias, discusiones, y mal entendidos.  Las respuestas que cada uno de nosotros demos a las preguntas: ¿Qué significa la predestinación? ¿Hasta qué punto Dios controla  nuestras vidas? ¿Podemos ser libres para tomar decisiones que marquen nuestro destino? Definirán y orientarán gran parte de nuestra teología.

En el cristianismo bíblico conocemos que el ser humano va a enfrentarse con solo dos destinos diferentes, la vida eterna  o el infierno.  Entonces la pregunta que surge es ¿Puede el ser humano decidir cuál será su destino eterno?

La Biblia nos dice que la diferencia entre el cielo y el infierno radica solamente en la fe, es decir en una decisión que el ser humano hace por Cristo,  pero ¿Pueden todos los seres humanos tomar esta decisión?  O ¿Se encuentran totalmente incapacitados de ir a Jesús debido a la naturaleza pecaminosa, y a la culpa del pecado original? Y entonces ¿Dios capacita solo a ciertas personas para que crean en Cristo y a las demás les deja en el infierno?

Cuando buscamos la respuesta a estas preguntas en las páginas de las Escrituras nos encontramos con gran cantidad de textos que nos hablan de la responsabilidad de las personas en la toma de decisiones, incluso se habla de que el propósito mismo de la Biblia es que el ser humano crea en Cristo y creyendo tenga vida eterna (Juan 20:31).  Sin embargo nos encontramos también con aquellos pasajes que utilizan el famoso término “predestinación” y  parecen  dar a entender que solamente ciertas personas han sido elegidas por Dios desde antes de la fundación del mundo para ser parte de su pueblo. 

Reconocemos que dar una respuesta adecuada a estas interrogantes no es tarea sencilla ya que como exclama el apóstol Pablo, ¡Profundidad de las riquezas,  de la sabiduría y del conocimiento de Dios!  ¡Cuán insondables son sus juicios  e inescrutables sus caminos!, porque,  ¿quién entendió la mente del Señor?  o ¿quién fue su consejero?” (Romanos 11:33,34).
Sin embargo ya que algunos conceptos en cuanto a la predestinación se han presentado desde hace mucho tiempo como doctrinas oficiales de ciertas denominaciones, en este escrito trataré de presentar algunas reflexiones al respecto tomando en cuenta ciertas características de Dios, las cuales sería un error importante contradecirlas, como son:  el amor, la justicia, y la misericordia.

Para esto  haremos un pequeño recorrido histórico de las doctrinas de la predestinación, presentaremos de una manera clara y sin prejuicios la doctrina reformada que se predica en nuestro tiempo,  y después de hacer un estudio bíblico acerca del amor y misericordia de Dios, propondremos las alternativas a esta doctrina que vayan de acuerdo con el carácter Santo de nuestro Creador. 


2.- Antecedentes históricos de la doctrina de la Predestinación

2.1.- La Iglesia primitiva
Lo primero que tenemos  que reconocer es que la iglesia primitiva no contaba con una teología sistemática que fundamente sus creencias.   Al principio la iglesia contaba con la unidad suficiente en asuntos  básicos de la fe;  y cuando comenzaron a aparecer ideas contrarias a la fe cristiana, específicamente las primeras herejías; la estrategia de la Iglesia fue convocar a diferentes concilios y desarrollar  credos,  que aclaren asuntos conflictivos de la fe.

Conforme pasó el tiempo algunas divisiones comenzaron a surgir en el interior de la Iglesia; por un lado tenemos a la iglesia de oriente, con un marcado estilo helenístico de hacer teología, caracterizado por la especulación,  y por otro lado la iglesia de occidente, caracterizada por el énfasis practico.
Sin embargo, al analizar el tema de la predestinación en los escritos de los “Padres apostólicos”, es muy difícil encontrar este tema incluido en su pensamiento; es más, el énfasis en el libre albedrío y en la justificación por obras en ellos es muy grande,  como afirma Mildred Bangs Wynkoop: “…. Creían (Los Padres apostólicos) que la voluntad humana tiene la libertad para elegir el bien o el mal, Dios o el pecado” (Wynkoop, 1983) 

2.2.- Agustín y Pelagio
Agustín nació en el año 354 en el norte de África (Gonzales, 1994).  En su juventud estudió varios puntos de vista filosóficos.  Primero atravesó el camino de los maniqueos, pero como el mismo explica en sus “Confesiones”, no encontraba respuestas a sus más grandes inquietudes,  especialmente en lo que tiene que ver con el origen del mal, dilema que jugaría un papel importante en sus futuras doctrinas.  Posteriormente conoció el neoplatonismo, y fue un punto de vista filosófico que perduró con Agustín aún después de su conversión pues en varios aspectos de su teología, se esfuerza en reconciliar esta filosofía con las Escrituras.

Cuando Agustín adoptó el cristianismo, se dedicó a escribir sobre las más grandes inquietudes   que aquejaban su existencia, como por ejemplo, la incapacidad que sentía de poder vivir sin pecar, y como ya hemos dicho el origen del mal.  Esto entre tantas otras cosas sobre las que él escribió.  Sin embargo aquí vamos a referirnos a aquellas que son el tema de nuestro estudio.

Mientras que los maniqueos decían que todo en la vida estaba predestinado y así también explicaban el origen del mal; Agustín escribió en contra de ellos y propuso el “libre albedrío”, doctrina con la cual podía explicar el origen de la maldad en base a la libertad de elección de las criaturas angélicas y del ser humano.  Sin embargo esta libertad original se perdió después de la caída de Adán, y desde entonces el ser humano no puede hacer nada bueno, y necesita de la gracia de Dios que lo capacite para ir a Él. Así nace sistemáticamente la doctrina de la predestinación que tuvo mucha influencia posteriormente.
Tenemos que observar también que la teología de Agustín estuvo fuertemente marcada por el dualismo platónico;  y en sus escritos juegan un papel fundamental los razonamientos lógicos más que la exégesis bíblica; por tanto “Para Agustín, la predestinación personal no era una doctrina bíblica, sino una conclusión inevitable para su propia línea de pensamiento, que él creía bíblica” (Wynkoop, 1983) Y por tal razón Agustín mismo no se atrevía a llevar más allá sus razonamientos ya que contradecirían lo que él mismo había opinado sobre el origen de la maldad. Sus seguidores se encargaron de eso.

Por este tiempo aparece también en escena un monje Británico conocido como Pelagio, del cual no se tienen muchos datos biográficos,  y conocemos de él en muchos de los escritos de Agustín. Este monje reaccionó en contra de las doctrinas de la gracia de Agustín y afirmaba que el ser humano no ha perdido nunca la capacidad para elegir entre el bien y el mal  y lo único que se hereda de  Adán es el ejemplo de lo que es pecado. Por todo esto Pelagio afirmaba que ningún niño debe ser bautizado pues no tiene pecado.  

Pelagio fue condenado por la mayoría de teólogos en aquel tiempo, ya que hay que reconocer que su acercamiento a la naturaleza pecaminosa y a la gracia salvadora es demasiado simple.  Pero también hay  que tener en cuenta que las doctrinas de Agustín tampoco fueron bien vistas en su totalidad y se desarrollo un nuevo punto de vista que se lo conoce hoy como semipelagianismo.  

También debemos decir que Agustín a diferencia de Calvino nunca habló de una doble predestinación, es decir el solo hablaba de predestinación para salvación, no para condenación, ya que fundamenta sus doctrinas en el amor de Dios y no en su soberanía como decían los teólogos reformadores (Bonilla, 2007).  Incluso es muy difícil saber según Agustín que sucedía con las personas condenadas, ya que ciertas ideas de este teólogo dan a entender que existe la posibilidad de purificarse luego de la muerte, esto dio origen posteriormente a la doctrina del purgatorio aceptada por la Iglesia Católica.  Dice el Doctor Yattenciy Bonilla en su libro “Cristo y el Cristianismo, dos grandes enemigos”: “Agustín no habla del infierno, él dice que todas las almas se purifican para llegar al cielo, ¿Eso significa que todos los hombres se salvan? Agustín no contesta directamente esta pregunta”. (Bonilla, 2007)

2.3.- La reforma protestante
Estas ideas a cerca de la Predestinación, presentadas por Agustín tuvieron una influencia notable en los primeros reformadores, quienes rescataron conceptos como la depravación total de la naturaleza y la salvación solamente por fe.

Una de las afirmaciones de la reforma dice “sola fe” mientras otra dice “sola gracia”. Lo que en un inicio puede presentar un problema lógico  ¿Somos salvos por fe o por la gracia de Dios sin necesidad de la fe? o lo que es lo mismo ¿Por fe o por decreto divino?

Estas inquietudes poco a poco fueron resueltas al colocar a la fe como un resultado de la gracia divina que opera en el ser humano.  De esta manera la predestinación jugó un papel muy importante en la reforma protestante y para muchos de estos teólogos la conclusión lógica de Agustín que fue la predestinación individual se convirtió en el principio de su teología; y aún hoy todas las interpretaciones bíblicas de las iglesias reformadas tienen que cuadrar con esta doctrina, más que con la exégesis bíblica.
  
2.4.- Calvino y Arminio  
En el siglo XVI fueron algunos los teólogos protestantes que presentaron sus doctrinas de la predestinación, como Lutero y Zwinglio. Sin embargo el que ordenó más sistemáticamente todas estas doctrinas fue Juan Calvino  (1509-1564).   En su gran obra titulada “Institución de la religión cristiana” Este teólogo dejo gran parte del pensamiento aceptado por las Iglesias reformadas.

Al igual que Agustín, Calvino creía que la condición del ser humano era de una incapacidad total para hacer el bien, por causa del pecado de Adán, del cual heredamos la culpa, por tanto es solamente la gracia de Dios que actúa solo en algunos individuos la que puede dar al ser humano la fe que salva. Sin embargo a la pregunta sobre el origen del mal, Calvino no aceptaba tan sencillamente como Agustín que la maldad radique en la libre voluntad de las criaturas antes de la caída,  ya que como hemos dicho la soberanía de Dios jugaba un papel muy importante en su teología, lo que le llevaba a afirmar que de alguna manera las acciones pecaminosas de sus criaturas fueron decretadas por Dios, ya que nada escapa de su soberanía, pero al mismo tiempo la elección hacia el mal de las criaturas es voluntaria, lo cual no hace a Dios culpable del pecado,  y la manera en que esto pueda entenderse, será siempre un misterio.

Por todo esto Calvino tiene que necesariamente hablar de una doble predestinación, es decir que al mismo tiempo que Dios decidió salvar a algunos, decidió reprobar a otros.  Y a la pregunta de que como puede ser esto justo, Calvino respondía que la medida última de la justicia le pertenece solo a Dios y a su ley, no importa lo que nosotros pensemos de eso. (Gonzales, Historia del pensamiento cristiano, 2000)  

Algún tiempo después cuando las doctrinas de Calvino estaban comúnmente aceptadas entre la mayoría de los protestantes nos encontramos con Jacobo Arminio (1560-1609) quien fue un pastor protestante en Amsterdam, y que después de estudiar algunas obras sobre la predestinación, desarrolló la doctrina que se conocería posteriormente como Arminianismo.

Arminio también creía que el ser humano es incapaz de buscar a Dios, por esta razón no podemos confundirlo con el pelagianismo, sin embargo a diferencia de Calvino, este afirmaba que la gracia que capacita al ser humano para creer en Jesús es otorgada a todos, porque Cristo murió por todos, por esto la fe es don de Dios,  pero al mismo tiempo el ser humano puede rechazar esta gracia,  lo cual no excluye que en algún momento el creyente también puede perderla; Y lo que es muy importante, Arminio hizo notar que bajo la doctrina de la predestinación individual, y después de estudiar los escritos sobre los decretos divinos de los seguidores de Calvino; la obra de Cristo en la cruz jugaba un papel secundario en la salvación, ya que todo estaba decretado.        

Aunque esta doctrina también fue rechazada por muchos en su tiempo, la influencia posterior  de los teólogos Arminianos fue considerable,  se hizo sentir con más fuerza en tiempos del teólogo Juan Wesley, fundador de las iglesias Metodistas.  

En nuestro tiempo no podemos hablar de un consenso general en cuanto a las doctrinas de la gracia, ni incluso de una mayoría en una u otra teología,  pues mientras las Iglesias reformadas siguen sosteniendo las doctrinas de Calvino, existen también gran cantidad de denominaciones cristianas, algunas también históricas, como los Anabaptistas y Metodistas y muchas contemporáneas, que rechazan radicalmente  el punto de vista a cerca de la predestinación de la teología reformada. 

A continuación me propongo explicar la doctrina de la predestinación que profesan las iglesias reformadas basándonos en sus principales defensores contemporáneos y explicaremos los textos bíblicos en los que basan sus puntos de vista.

3.-  La Predestinación en la teología reformada.
Para dar un concepto claro de lo que significa predestinación para la teología reformada, cito las palabras de R.C. Sproul: “Lo que la predestinación significa en su forma más elemental es que nuestro destino final, el cielo o el infierno, está decidido por Dios no sólo antes de llegar allí, sino aun antes de que nazcamos”. (Sproul, 1993)

Como he dicho anteriormente en el Calvinismo este principio está basado en la soberanía de Dios, la cual significa que Dios tiene el control y autoridad en todo lo que él ha creado, y esto implica según ellos que todo lo que sucede ha sido pre ordenado por Dios.  Un documento básico en el estudio teológico para estas iglesias es la confesión de Westminster (1648). La cual afirma: “Dios desde la eternidad, por el sabio y santo consejo de su voluntad, ordenó libre e inalterablemente todo lo que sucede. Sin embargo, lo hizo de tal manera que Dios ni es autor del pecado, ni hace violencia al libre albedrío de sus criaturas”.
Para hablar de la justificación bíblica y teológica de la posición reformada tendremos que referirnos rápidamente a algunos razonamientos calvinistas.

Lo primero que podemos descubrir en las páginas de la Biblia es la incapacidad en el ser humano de hacer lo bueno, a esto los calvinistas han llamado la “Depravación Total”.  En este punto hay muchos pasajes bíblicos importantes como, Romanos 3:23, Que dice que todo ser humano ha pecado y esta destituido de la Gloria de Dios.  Podemos ver también: Génesis 6:5; Salmos 51:5; Romanos 3:10-18.  En este punto es importante analizar que la causa de todo esto es la caída de Adán,  pues a partir de esa acción, todo ser humano que viene al mundo nace muerto espiritualmente, y con una naturaleza pecaminosa, como dice Pablo en Romanos  5:12  “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte,  así la muerte pasó a todos los hombres,  por cuanto todos pecaron”.

Como consecuencia de la Depravación Total, sabemos que Dios ha decido salvar a algunas personas de esta muerte espiritual y de la condenación eterna.  La Biblia dice que las personas que se salvarán serán las que crean en Jesús (Juan 3:16), pero también dice que esta fe no es de los hombres sino que es un don de Dios (Efesios 2:8).  En base a esto argumentan que esta gracia de creer o gracia salvadora, es otorgada solo a algunos seres humanos, a esto es lo que llaman “Elección Incondicional”.  Es decir Dios decide incondicionalmente quien será salvo y quién no. Los textos más importantes que nos hablan de esta predestinación son: (Romanos 8:28,29; 9:6-26; Efesios 1:4,5; Juan 15:16). Los cuales analizaré posteriormente.  

4.- Análisis bíblico sobre la Predestinación
Para hablar de una perspectiva bíblica de la predestinación, tendremos que comenzar a afrontar el problema desde el inicio, es decir desde el origen del pecado;  y lo principal en todo es procurar no violar con nuestras presunciones el carácter Santo de nuestro Dios. 

Dice el apóstol Juan que Dios es luz y no hay tinieblas en él (1 Juan 1:5); y el apóstol Santiago afirma que Dios no es tentado por el mal ni el tienta a nadie (Santiago 1:13).
En las culturas y filosofías orientales se cree en un Dios o en una fuerza suprema que es la originadora del bien y del mal; sin embargo el cristianismo rompe radicalmente con este dualismo, al afirmar que Dios es Santo, es decir no existe maldad en él.
Por otro lado nos encontramos con la soberanía de Dios, es decir, Dios tiene plena autoridad, poder y control sobre toda su creación, y la historia de la misma.  Para la ideología calvinista esto implica que cada acción debe estar decretada directamente por Dios para que pueda suceder, sin embargo esto lleva implícito que Dios es el autor del pecado,  y el hecho de que Dios lo decrete, y sin embargo la responsabilidad siga siendo del ser humano  más que un misterio es una contradicción imposible de explicar. 

Por esta razón pienso que es importante notar que la Biblia siempre nos muestra la “voluntad  permisiva” de Dios; la cual no sale de su soberanía ya que él conoce todas las cosas, sin embargo no es un decreto directo de parte de Dios. (Véase el caso de Job).   Esto lo podemos comprobar también en el hecho de que en la Biblia no todo lo que Dios desea sucede como él lo desea; podemos ver: “¿Acaso creen que me complace la muerte del malvado? ¿No quiero más bien que abandone su mala conducta y que viva? Yo, el SEÑOR, lo afirmo”. (Ezequiel 18:23);  “……., porque no quiere que nadie perezca sinoque todos se arrepientan”. (2 Pedro 3:9)  y esto es causado porque la Biblia misma nos muestra al ser humano rechazando el llamado de Dios; es decir; ejerciendo su libre voluntad; veamos: “¡Tercos, duros de corazón y torpes de oídos! Ustedes son iguales que sus antepasados: ¡Siempre resisten al Espíritu Santo!”    (Hechos 7:51;)  “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como reúne la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, pero no quisiste!” (Mateo 23:37)

En este escrito quiero proponer la misma solución que presentó Agustín al enfrentarse con el problema del mal. Dios en su soberanía ha decidido dar libertad al ser humano, y esta libertad, esta capacidad de decidir por propia voluntad, es parte de la imagen y semejanza de Dios, es uno de los más grandes regalos que ha hecho Dios a sus criaturas; la capacidad de ser consciente de su momento en la historia, y la capacidad de decidir el momento siguiente.  Lo cual no viola en ninguna manera la soberanía de Dios, ya que es solo por Dios que el ser humano tiene libertad.   

Ahora, ¿Qué hacemos con los textos que nos hablan de la “predestinación”?   Para esto es necesario hacer un estudio exegético de estos pasajes.

4.1.- Efesios 1:4-5
Efesios 1:4  Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él. En amor 1:5 nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad,

El primer término con el que nos encontramos aquí es “escogió” en griego “eklégomai” que a su vez tiene que ver con “ek” que significa “que procede de fuera” y “Lego” que es: explicar, hablar, llamar, mandar, afirmar, añadir, decir, poner, referir, repetir, responder. (Strong, 2009). Aquí lo importante es tener en cuenta que este llamado anticipado de Dios es “en él” o sea  “En Cristo”

El segundo término que podemos analizar aquí es “predestinó” en griego “proorisas” que proviene de “proorizo” y se puede traducir como: ver, ver desde antes, o predestinar.  Incluso comenta el Dr. Yatenciy Bonila, especialista en lenguas muertas, que antiguamente esta palabra no tenía ninguna relación con la palabra predestinar, sino que el significado más antiguo es “llamar, convocar”. Aunque no figure en la mayoría de diccionarios que más se usa, se puede descubrir en diccionarios especializados. (Bonilla, 2007). Aquí también figura algo importante, que es lo que sigue al término “predestinó”: “para ser adoptados como hijos suyos”. Esto nos da la clave para interpretar el texto.

No está Pablo aquí sustentando cualquier doctrina de la Predestinación individual;  peor aún una doble predestinación de unos para salvación y otros para condenación; lo que Pablo aquí está argumentando es que todos los que estamos “en Cristo” fuimos llamados “para ser adoptados” como hijos de Dios. 

4.2.- Romanos 9
Este es uno de los pasajes más usados por la teología reformada para justificar la doctrina de la Predestinación individual, y más aún incluso de la doble Predestinación. Por esta razón vamos a analizar este pasaje en su contexto, dejando que la Biblia se interprete por sí misma y no en base a un sistema de creencias o en base a una confesión de fe.

En el versículo 9:13 Pablo cita un texto del libro de Malaquías 1:3 y dice: “A Jacob amé mas a Esaú aborrecí”.  El calvinista dirá que este texto declara enfáticamente la elección incondicional de Dios, pues más adelante en el verso 15 Pablo dice que “Dios tiene misericordia de quien quiere tener misericordia, y endurece el corazón de quien quiere endurecer el corazón”.  Y continua en 9:16  “Por lo tanto, la elección no depende del deseo ni del esfuerzo humano sino de la misericordia de Dios”.   Nuevamente aquí nos encontramos con la clave de interpretación de todo el pasaje “sino de la misericordia de Dios” ¿De quién tiene Dios misericordia? Conforme continuemos con la lectura de este texto veremos si Dios mismo nos da la respuesta. 

Si analizamos el contexto en el que nace este pasaje veremos que Pablo está hablando sobre los Judíos quienes reclamaban el ya no ser parte de la nación elegida por Dios, y si leemos ese mismo pasaje en Malaquías, veremos que la Biblia se está refiriendo a la elección del pueblo de Israel, Jacob es Israel, y Esaú  representa  a las naciones paganas, quienes fueron rechazadas por Dios, pero en base a sus idolatrías y rechazo del único Dios, no porque Dios sea arbitrario en  aborrecer a los seres humanos.

En cuanto al amor a Jacob, se está refiriendo a la elección que Dios hizo por Israel, no por las buenas obras de esta nación, sino por gracia y misericordia de Dios.  Pero la elección de Israel jamás significó la reprobación del resto de Naciones, al contrario, Dios eligió a Israel para bendecir al resto de naciones, pues por medio de ellos vendría el Mesías, como la promesa que le hizo a Abraham “En ti serán benditas todas las naciones de la tierra”(Génesis 12:2).  De igual manera la elección del nuevo Israel, el de la fe,  no puede significar la reprobación del resto de seres humanos, sino que hemos sido elegidos para llevar el mensaje de la salvación a todas las naciones de la tierra.  No caigamos en el error que cayó el pueblo de Israel en muchas ocasiones a lo largo de su historia, de sentirse los únicos amados y elegidos por Dios.

Otra clave importante que nos indica que la comparación entre Esaú y Jacob no tiene nada que ver con la elección para salvación la encontramos en la historia misma de estas dos personas. Mientras que Jacob fue elegido por Dios para continuar con su plan, esto no significó de ninguna manera la condenación de Esaú, ya que este aún cuando en un tiempo aborreció  a su hermano, la historia terminó bien, los dos se reconciliaron y no podemos por los hechos afirmar que Esaú fue predestinado para condenación.  

Otro versículo controversial lo encontramos en 9:22: ¿Y qué si Dios, queriendo mostrar su ira y dar a conocer su poder, soportó con mucha paciencia a los que eran objeto de su castigo y estaban destinados a la destrucción?” y luego en el 23 afirma que otros estaban“preparados para la gloria”  (NVI).  Aquí la palabra clave es “destinados”; ya que en base a esta afirmación paulina muchos piensan que Dios predestinó a algunos para salvación y otros para condenación.   Pero lo primero que tenemos que notar es que el término griego es: “Katartízo” que puede significar: hacer apto, completar, constituir, perfeccionar, perfectamente, preparar, remendar, restaurar, unir. (Strong, 2009). Por eso la Reina Valera traduce “preparó”  Y el diccionario “Vila” nos hace caer en cuenta que “está en el original en voz media, lo que quiere decir que los vasos de ira se prepararon a sí mismos para la destrucción” (Vila, 1985). Por eso al comparar con otras traducciones, por ejemplo, con la Traducción en lenguaje actual, encontramos  un sentido muy distinto: “Algo parecido ha hecho Dios. Ha querido dar un ejemplo de castigo, para que todo el mundo conozca su poder. Por eso tuvo mucha paciencia con los que merecían ser castigados y destruidos”.
Esto nos ayuda a entender el verso 9: 18  “….a quien quiere endurecer endurece”; refiriéndose a Faraón, esto no quiere decir que Dios mismo endureció el corazón de Faraón pues como sabemos por la historia, Faraón mismo endureció su corazón al revelarse en contra de la voluntad de Dios, y Dios simplemente le dejó en su rebeldía y no refrenó su maldad.    

Con respecto a la pregunta que nos planteamos anteriormente: ¿De quién tiene Dios misericordia? La respuesta la podemos encontrar en el verso 11:32, cuando Pablo está ya concluyendo su discurso a cerca de la Inclusión de los gentiles, el rechazo de una gran parte de Israel y la salvación del remanente de la fe, y dice: “En fin, Dios ha sujetado a todos a la desobediencia, con el fin de tener misericordia de todos”.  Aquí es claro, Dios quiere tener misericordia de todos.  Y si leemos el resto del Nuevo Testamento sin necesidad de un prejuicio doctrinal, esta verdad es clara, Dios ama a todos y su oferta de salvación es para “…. Todo aquel que en él cree” (Juan 3:16)

5.- Elección condicional vs elección incondicional
Por todo lo tratado anteriormente,  estoy convencido que el llamado que Dios hace para creer en él, es un ofrecimiento sincero para todos; por eso la biblia afirma que la salvación es solamente por la fe en Jesús (Romanos 1:17; Gálatas 2:16; Hechos 16:31). “sola fe”.

Por tal razón la elección de Dios no puede ser incondicional, debemos creer para ser elegidos, y no lo contrario como la teología calvinista afirma.  Ya que al fundamentar la salvación en la elección y no en la fe se está contradiciendo el testimonio bíblico, y no tendría sentido el llamado de Jesús a la fe y al arrepentimiento si no todos pueden obedecer a este llamado sino solamente algunos que han sido elegidos de antemano.    

En cuanto al conocido versículo de Efesios 2:8 que dice: “…. Esto no es de ustedes, es un don de Dios”, refiriéndose a la fe.  Puedo afirmar que esto es verdad ya que la capacidad de creer es parte de la gracia de Dios para toda la humanidad, el mismo pablo nos explica en  Tito 2:11 En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación 2:12  y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio…..,”. La capacidad para creer la da Dios, pero la elección es del ser humano.  O como afirma Mildred Bangs hablando de la teología de Arminio: “La gracia no es, razonó Arminio, una imposición arbitraria de la voluntad de Dios sobre el hombre pasivo. La gracia no es una causa divina arbitraria sino el don de Dios  que capacita al hombre”. (Wynkoop, 1983)

6.- Conclusión
Solamente quiero terminar haciendo un pequeño resumen de todo lo expuesto y desprendiendo algunos principios que nos ayudarán a comprender el tema de la Predestinación.

a)      La doctrina de la  Predestinación tiene que ajustarse al testimonio bíblico y no a un sistema filosófico, teológico o racional.
b)     La Predestinación siempre tiene que entenderse cristológicamente, Cristo es la causa de la Salvación, no la elección o los decretos divinos.
c)      La Salvación en la Biblia es por la fe personal, es decir,  es condicional.

Por último quiero plantear una pequeña reflexión.
Preguntémonos ¿Cómo podríamos ser felices con nuestra propia salvación, y hallar contento en una relación individual con Dios, si creyéramos que allá afuera hay mucha gente condenada al infierno simplemente porque Dios no quiso salvarlos, mientras que a nosotros si?

Pero demos gloria a Dios, que amó al mundo de tal manera que dio su vida para salvarlo.




Bibliografía
Bonilla, Y. (2007). Cristo y el cristianismo, dos grandes enemigos. Quito: Grupo el valle.
Gonzales, J. (1994). Historia del cristianismo Tomo 1. Miami: Unilit.
Gonzales, J. (2000). Historia del pensamiento cristiano. Miami: Unilit.
Sproul, R. (1993). Escogidos por Dios. Miami: Unilit.
Strong. (2009). Diccionario Biblico.
Vila. (1985). Nuevo diccionario bíblico ilustrado. Barcelona: Clie.
Wynkoop, M. B. (1983). Bases Teologicas de Arminio y Wesley. Kansas: Casa Nazarena de publicaciones.

8 comentarios:

  1. hola .dios los bendiga muy interesante articulo.Hace unos dias tengo la inquietud en mi corazon con respecto a este tema y entre mas leo mas siento seguridad en cuanto a que no hay tal eleccion arbitrari, sien embargo tengo una duda. Por que dicen que la palabra proorizo traducida es predeterminar, decretar etc casi todos los diccionarios que citan muchas personas que creen en la perdestinacion?. Me podrian indicar alguno en donde se encuentre la traduccion antoigua de proorizo como convocar o llamar por favor?
    gracias. Dios los bendiga. Estoy pasando un momento espiritual bien dificil y quiero en la voluntyad de Dios conocer su palabra en verdad.

    ResponderEliminar
  2. perdon es Dios los bendiga

    ResponderEliminar
  3. Saludos. La Palabra proorizo la mayoría de diccionarios actuales si aceptan la traducción "predestinación" o "destinar de antemano" o también "ver de antemano" por ejemplo yo uso mucho el diccionario Strong en español, especialmente el que viene en el programa digital E-Sword. Los diccionarios más especializados que menciona el doctor Yattemciy Bonilla como cito en este ensayo son más difíciles de conseguir. Sin embargo. Aún cuando la traducción correcta sea "predestinar" lo que yo trato de probar en este ensayo es que no se trata de una predestinación individual de personas, sino más bien de predestinación en cuanto al propósito que tiene Dios con las personas que libremente decidan por él. Para más información sobre estos temas puede buscarme en mi página de facebook como CyberSaulo. También puede leer otro de mis Ensayos en este Blog que se llama Amor, Juticia y predestinación. Es similar pero tiene cosas nuevas. Que Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  4. gracias hugo, he estado leyendo mucho sobre la predestinacion y siento que es bastante claro que es con respecto al proposito de Dios, basado en nuestra aceptacion del llamado. Queri era saber si tenias alguna version de esas que traducen el termino como convocados, porque es uno de los ataques mas fuertes que hacen las personas que defienden la predestinacion. Me gustaria contactarte por facebook. Dios te bendiga. Gracias por tu pronta respuesta.

    ResponderEliminar
  5. Si, puedes encontrarme en facebook en mi página Cybersaulo o en mi cuenta personal como Hugo Efrain Vásquez Paspuel. En la página principal de este Blog están los enlaces. También tengo un canal de Youtube. como Hugo Efraín Vásquez. Cualquier cosa estoy a tu servicio.

    ResponderEliminar
  6. muchísimas gracias hugo. Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  7. Hola Hugo bendiciones,investigando acerca del tema de la predestinación, si esque existe o no existe como la enseñó calvino,(aclaro que no soy calvinista, sino de cristo) llegué a los comentarios del doctor Yatensi, muy buenos e interesantes,y quería preguntar,¿Donde podría encontras esos diccionarios de los que habla el doc Yatensi? Se pueden encontrar por internet?

    ResponderEliminar