martes, 28 de junio de 2016

VERSOS PARA YHWH


I
Cuan excelsa majestad,
en tu poder y autoridad,
todo lo que existe rinde honor,
 al supremo Creador


Cuan sublime es el sentir,
que te conozco, y tú a mí
infinita es la pasión
por ser tuyo mi Señor.

Cuan excelsa majestad,
 al ver el cielo, al ver el mar
la fresca lluvia, el calor del sol,
 nos dan muestra de tu don

Tu eres más que aquel demiurgo,
 que un filósofo inventó
eres más que cualquier dios,
 eres luz y salvación

Cuando pienso en tu virtud,
 tu poder y autoridad,
me doy cuenta que tu amor,
 en grandeza es igual

por amor viniste aquí,
 entregándote por mí
por amor es mi pasión
 por ser tuyo mi Señor.

II
Es tan bello pronunciar tu nombre
y es tan hermoso pensar en ti,
es tan sublime sentirte cerca,
que quiero amarte hasta morir.

En esta vida es claro el sentido
seguir tus huellas, seguirte a ti
en este mundo por ti yo vivo
pues quiero amarte hasta morir.

Amarte siempre, mi Dios, ¡Oh! siempre
con toda mi vida y con pasión
y mi misión será anunciar tu nombre
tu bello nombre de salvación.
III
Dame Señor,  el poder de tu verdad
enséñame ¡Oh! Dios, a hacer tu voluntad
escucha mi oración y mi clamor
quiero sentir de ti el amor

Quiero seguirte, quiero servirte
hacer tu obra, tu voluntad
saber por siempre que yo soy  tuyo
 saber por siempre que eres mi paz

 Y en tu presencia , encontrar consuelo
y en tu presencia, yo descansar
 así, cuando la tormenta se desate
ver como a tu voz, obedece el mar.

IV
Cuando hablaste desde un monte
pude ver tu corazón,
conocí yo la grandeza
de tu tierno y dulce amor

Cuando hablaste desde un monte
yo no pude resistir
creer en ti, cuando dijiste
mejor dar que recibir

Hoy ese monte está guardado
en el centro de mi corazón,
ahí te encuentro día a día
ahí te escucho hablar de amor

Ahí consuelas mis tristezas
ahí encuentro tu perdón,  
bienaventurado soy yo por tenerte
en el monte de mi corazón.

V
Así como Lázaro una voz espero
cuando en mi angustia yo clamo a ti,
como la hija de Jairo estoy en un sueño
y quiero despertar, despertar en ti

Mas a algún profeta inspiraste un día
que vivió el temor y la aflicción,
que al débil las fuerzas tú multiplicas
que en ti no existe dolor, el escribió

Y al esperar en ti yo estoy confiado
como un águila en vuelo seré yo
al escuchar tu voz como en aquel día
que a un muerto hablaste y caminó.

  
VI
Padre nuestro, repito siempre
que a tu presencia  quiero entrar
Padre nuestro dicen mis labios
y a mi corazón hacen vibrar

Solo el pensar que eres mi Padre
y junto a ti  puedo morar
solo pensar que tú estas cerca
a mi corazón haces vibrar

Y así por siempre, todos tus hijos
agradecidos queremos orar
como el Maestro nos enseñó un día
Padre nuestro, que en los cielos estás.

VII
Mi vida en tu presencia se desvanece
pues junto a ti, nada es especial
mi vida en ti, se convierte en tuya
y solo así será especial.

 VIII
Al amanecer de un nuevo día
empieza mi alma a soñar
la gratitud en mi corazón anida
al reconocerte ¡Oh Dios de Paz!

En cada instante de la vida veo
tu presencia, y nada más
necesito para estar seguro
y junto a ti yo tener Paz

 Pensarte de mi cercano
gran ilusión y gran verdad
tenerte en mi corazón morando
me permite amarte ¡Oh Dios de Paz!



IX
Dentro de mí, discretamente
dormido a veces o en acción
hay ese ser, seguro humano
hay ese ser de imperfección

Mi corazón lleno de amor
al hacer tu obra tiene paz
pero despierta en mí ese ser
controla mi mente, mi humanidad

Siento un abismo espiritual
la paz se agota, no hay verdad
mi vida es nada, cuando el nace
soy un náufrago en la mar

Increíble batalla es la que vivo
mi fuerza es poca al soportar
el hombre carnal de mi existencia
naturaleza, caída de Adán

Mas por amor tu has decidido
 esta batalla por mi pelear
y un gran gozo hay en mi alma
se que puedo descansar.

X
En un instante, impresionante
tal ves sin tiempo
un pensamiento, no se si eterno
surgió en mi mente

Sentí tu mano en ese instante
pues yo clamaba
desesperado pues tu presencia
necesitaba
Un corto instante en la vida
puede ser eterno
cuando se busca tu voz
y se la encuentra

Cuando hablas, acaricias
perdonas y consuelas
en un instante, tal ves eterno.



XI
Señor yo quiero ser en ti
como aquel ser que no vale nada
para que tu llenes dentro de mi
solo de ti, de tu mirada

Señor yo quiero ser en ti
instrumento que usas para tu obra
para anunciar tu Reino y así,
el mundo encuentre tu mirada



XII
Cuando en mi vida faltaba el gozo
pues en mi fiesta el vino se acabó,
cuando estaba vacío y sin sentido
  ¡aquel milagro ocurrió!.
 
Llenaste mi vida del mejor vino
del vino dulce de tu amor
a mi alma enseñaste el camino
¡cuando aquel milagro ocurrió!.

Yo vi tu gloria, y tu poder
pues a mi fiesta te invité,
y cuando hice todo lo que tu dijiste
cambiaste el agua en vino,
 ¡hoy tengo fe!.


XIII
Mis pensamientos corretean extraviados
en momentos de debilidad
mi libertad se parece a la tragedia
de un día a día sin dirección

Mi soledad se parece al viento
buscando nada más que un hogar
pero el camino entre las ramas se esconde
en el momento que no escucho tu voz

Y cuando camino dando pasos inciertos
descubro la impotencia de no saber
si el bien y el mal son trascendentes
o si se puede ir más allá

Más lo absoluto, la verdad primera
se me desvela en mi soledad
que desaparece al sentirte cerca
al encontrarte en mi libertad

Y miro el camino por ti trazado
y siento que debo seguir tu voz
mis pensamientos cautivas, y les das guía
y cambias en valor  mi debilidad  








No hay comentarios:

Publicar un comentario