jueves, 28 de julio de 2016

Prédica - El amor como testimonio - Romanos 12:9-21

Introducción

¿Nos hemos puesto a pensar en el impacto que tienen nuestras actitudes con las demás personas, en lo que tiene que ver con la evangelización?  Jesús nos llamó a dar testimonio de él por medio de actos de amor.


Vamos a estudiar un texto bíblico que nos muestra el impacto del amor en las demás personas:


Romanos 12:9  El amor debe ser sincero. Aborrezcan el mal; aférrense al bien.
12:10  Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente.
12:11  Nunca dejen de ser diligentes; antes bien, sirvan al Señor con el fervor que da el Espíritu.
12:12  Alégrense en la esperanza, muestren paciencia en el sufrimiento, perseveren en la oración.
12:13  Ayuden a los hermanos necesitados. Practiquen la hospitalidad.
12:14  Bendigan a quienes los persigan; bendigan y no maldigan.
12:15  Alégrense con los que están alegres; lloren con los que lloran.
12:16  Vivan en armonía los unos con los otros. No sean arrogantes, sino háganse solidarios con los humildes. No se crean los únicos que saben.
12:17  No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos.
12:18  Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos.
12:19  No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: «Mía es la venganza; yo pagaré», dice el Señor.
12:20  Antes bien, «Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta.»
12:21  No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.



1.- El amor para con todos (vs 17-18)


Esta palabra “todos” se repite dos veces en estos versículos  para enfatizar que el amor que debemos vivir es para todo ser humano. En este pasaje es claro que el amor no está limitado para los hermanos en la fe.

“Bendigan a quienes los persigan; bendigan y no maldigan”

En el tiempo de Pablo quienes perseguían a los cristianos eran los no creyentes y es a ellos a quienes debemos bendecir también.  

Jesús en el Sermón del Monte también fue muy claro en cuanto al amor a los enemigos

El amor a todo ser humano es parte de la imitación de Dios, ya que Dios ama a todos los seres humanos.

Mateo 5:44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan bien a los que los odian, y oren por quienes los persiguen,
5:45 para que sean ustedes hijos de su Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.
5:46 Porque si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa tendrán? ¿Acaso no hacen lo mismo los cobradores de impuestos?
5:47 Y si ustedes saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de más? ¿Acaso no hacen lo mismo los paganos?
5:48 Por lo tanto, sean ustedes perfectos, como su Padre que está en los cielos es perfecto.

El amor de Dios es el fundamento por el cual el nos pide a nosotros amar a todos.

¿Existen personas a las que pensamos que no debemos amar? ¿Existen circunstancias en nuestra vida en las que ponemos escusas para no amar a alguien?

En la parábola del Buen Samaritano Jesús deja claro que no hay escusas para no amar, aún cuando el intérprete de la ley queriendo justificarse le dijo: “¿Pero quién es mi prójimo?” ya que los judíos creían que el prójimo era solo el que formaba parte de su propio pueblo; a lo que Jesús contó la parábola dejando claro que su prójimo eran aún los samaritanos con los que no tenían amistad.   



2.- El amor mostrado en acción

En este pasaje Pablo nos muestra algunas maneras de cómo mostrar de una manera práctica el amor por los demás.

     2.1.- En nuestro trato diario mostrando respeto y honra
Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose

Pablo nos manda a amarnos como hermanos  y a respetarnos como tales. La Biblia nos manda a reconocer en cada uno de los seres humanos la imagen de Dios y el valor que cada uno tiene por ser creado por Dios. Y a tratarnos de esa manera.

También la Biblia nos manda a no ser orgullosos y tratar a los demás como inferiores, sino más bien debemos dar un trato de honra, reconociendo siempre lo bueno de los demás antes que lo nuestro.

“Vivan en armonía los unos con los otros. No sean arrogantes, sino háganse solidarios con los humildes. No se crean los únicos que saben”

La vanagloria puede poner una barrera muy grande en nuestro trato con los demás. El trato de respeto y honra no está limitado a los amigos sino también a los enemigos.

“Bendigan a quienes los persigan; bendigan y no maldigan”

Esto es muy importante ya que como seres humanos pensamos que debemos un trato de respeto solo a quienes nos respetan. Un dicho popular dice: “respétame para que te respete”. Pero la Biblia es muy clara en que debemos responder con bendición incluso a quienes nos maldicen. Esto es una muestra de que queremos imitar a Jesús
1Pedro 2:23  Cuando proferían insultos contra él, no replicaba con insultos; cuando padecía, no amenazaba, sino que se entregaba a aquel que juzga con justicia.

1Pedro 3:9  No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición.
¿Creemos que existen circunstancias en las que podemos faltar el respeto a otros?
Santiago 3:9  Con la lengua bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a las personas, creadas a imagen de Dios.
3:10  De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.
3:11  ¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada?
3:12  Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid? Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce.

     2.2.-  Teniendo empatía y misericordia
Podemos entender la empatía como la habilidad de comprender e identificarse con las emociones de los demás.
“Ayuden a los hermanos necesitados. Practiquen la hospitalidad” “Alégrense con los que están alegres; lloren con los que lloran”
Una forma muy práctica de mostrar nuestro amor es cuando ayudamos a los necesitados y cuando somos hospitalarios. Es muy importante en la fe cristiana el identificar y hacer lo posible por suplir las necesidades de los demás.  
"El cristianismo es una fe de mano abierta, de corazón abierto, y de puerta abierta"
Algo muy importante en la vida cristiana es poder identificarse con el dolor de los demás, y también con sus alegrías.  
Muchas veces es más fácil identificarse con el dolor de los demás que con sus alegrías, ya que la envidia es un sentimiento que aflora cuando a otros les va bien.  
Es importante tener en cuenta en cuanto al mandamiento de llorar con los que lloran, esto implica el comprender el dolor y no hacer de menos o querer aconsejar nada más.
¡Ojo! No dice: “hagan reír a los que lloran”
Como ya mencionamos anteriormente este también es un asunto no solo para nuestros amigos sino también para nuestros enemigos.  
Incluso debemos procurar hacer lo bueno a quienes nos hacen daño. Este es un asunto muy importante ya que Jesús también lo enfatizó en el Sermón del Monte. No se trata solamente de no devolver el mal, sino que el mandamiento es más activo y se trata de devolver con bien el mal.  Dar de comer y dar de beber a nuestros enemigos significa que vamos a buscar activamente el bienestar de ellos. Y esto es muestra de que queremos imitar a nuestro Dios, ya que esto es lo que Jesús hizo por nosotros. Dios su vida por nosotros aún cuando éramos sus enemigos. Y nos sigue perdonando aún cuando le seguimos fallando todo el tiempo.
¿Hemos hecho acciones buenas por nuestros enemigos? ¿Sentimos todavía la necesidad de tomar venganza cuando nos hacen daño?
Recordemos el caso de Pedro cuando cortó la oreja del Siervo. El posiblemente pensó que la violencia estaba justificada en ese momento, pero Jesús le reprendió por eso.
Éxodo 23:4  »Si encuentras un toro o un asno perdido, devuélvelo, aunque sea de tu enemigo.

3.- El amor como testimonio
 Rom 12:17  No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos.

Rom 12:20  Antes bien, «Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta.»

Es muy importante reconocer que el amor que vivimos servirá como testimonio delante de los que no conocen a Jesús. Jesús también dijo que “en esto conocerán que son mis discípulos si se aman los unos a los otros”  Juan 13:35
Muchas veces queremos que nos identifiquen por muchas cosas, como no bailar, no tomar, no fumar, no decir malas palabras etc. Cosas que están bien. Pero no debemos descuidar la verdadera razón por la que deben identificarnos que es el amor.
Pablo nos dice que al devolver con bien el mal que nos causan hacemos que se avergüencen de su conducta, es decir les llevamos a reflexionar sobre sus acciones y es más fácil que acepten la fe en Jesús.
Literalmente dice que brazas de fuego amontonaremos en su cabeza, pero la intención es la misma.  Llevar a la reflexión y al arrepentimiento por las acciones cometidas.
Es muy importante reflexionar que por nuestro trato con los demás podemos ganar a las personas para Cristo o podemos alejarlas.
Hay ocasiones en las que motivados por nuestro mal humor o por cómo nos tratan otras personas tratamos mal también. Sin ponernos a pensar que nuestro testimonio está en juego. Y lo más importante es que la salvación de las otras personas está en juego.
Cuando los no creyentes nos traten mal, recordemos que precisamente ellos no tienen a Cristo. Nosotros si  ¿Reaccionaremos igual a ellos?

Conclusión

 “El amor en la vida del cristiano debe estar demostrado en acciones prácticas de hospitalidad y cuidado mutuo, para con los hermanos pero también para con los enemigos, con el objetivo final de llevarles al arrepentimiento y a la fe en Jesucristo”  

Hugo Vásquez

Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario