martes, 26 de julio de 2016

Prédica - El desafío del amor - 1 Juan 3:16

Introducción

En la vida tenemos muchos desafíos y metas que cumplir, profesionales, familiares, deportivas etc. Y siempre hay algo que nos motiva a seguir adelante: la familia, el interés, la superación personal y otras cosas.  

En la vida cristiana uno de los desafíos más grandes es imitar a Jesús y en especial en su manera de amar a los demás. ¿Cómo podemos encontrar la motivación para cumplir ese desafío?


Vamos a analizar un versículo que nos habla de la motivación que como cristianos debemos tener.

1Juann 3:16 En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos.

1.- ¿Conocemos lo que es el amor?
“En esto conocemos lo que es el amor”
El amor es una de las palabras más mal usadas y mal interpretadas que existe.

     
     1.1- Conceptos equivocados de amor
 Enamoramiento entre parejas. Un sentimiento que nace cuando vemos a alguien. Mariposas en el estómago etc.
     
     1.2.- El amor en la Biblia
En el idioma griego existían muchas palabras para referirse al amor, ya que ellos sabían que se debe diferenciar entre las clases de amor que existen.
Las más usadas son:
Eros: un amor romántico
Filos: el amor entre amigos, parientes etc.
Ágape: Esta es una palabra que los griegos la usaban muy poco ya que su significado es muy fuerte, son muy pocos los escritores que la usaban, pero en la Biblia es la que más se usa. El significado de ágape es literalmente la “muerte del ego” o la “muerte del yo”
Esto significa que el verdadero amor es negarse a uno mismo por el bienestar de otra persona. Es decir, el amor es decir no a lo que nosotros queremos y si a lo que el otro quiere. Entendiendo claro está que lo que buscamos es el bienestar de la otra persona. 
Desde esta perspectiva nos damos cuenta como nuestro idioma es limitado para referirse al amor, ya que hay una sola palabra que se la puede usar en muchos sentidos. Pero el amor en la Biblia no es solo un sentimiento, es una decisión de buscar el bienestar del otro a costa de mi propio bienestar.
Así podemos entender mejor las palabras de Jesús:
Lucas 9:23  Dirigiéndose a todos, declaró: —Si alguien quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz cada día y me siga.

Y esto si es algo complicado por el egoísmo que existe en el ser humano. Es fácil observar que nacemos con una naturaleza egoísta, desde los niños pequeños que no quieren compartir sus juguetes. Pero en la Biblia podemos ver que es el mandamiento más importante
Mateo 22:36  —Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley?
22:37  —“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente”[c] —le respondió Jesús—.
22:38  Éste es el primero y el más importante de los mandamientos.
22:39  El segundo se parece a éste: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.”[d]
22:40  De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

¿Cómo podemos cumplir con el verdadero amor? Jesús es la respuesta.


2.- Jesús es el ejemplo más grande de amor
“En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros”.
El acto más grandioso de amor en la historia de la humanidad fue la crucifixión de Jesús. El ser humano es pecador, y los pecados ofenden a Dios que es nuestro creador. La condena para nuestros pecados es la muerte.
Romanos 6:23  Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Pero el amor de Dios es tan grande que prefirió experimentar él la muerte y el castigo de nuestros pecados para darnos salvación. En esto se cumple el verdadero concepto de amor. Él se negó a sí mismo por nosotros.

Es lo que declara el Apóstol Pablo:

Filipenses 2:5  La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús,
2:6  quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse.
2:7  Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza[b] de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos.
2:8  Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!

No consideró ser igual a Dios, es decir se negó a si mismo  “se rebajó voluntariamente”.
Hay algo interesante en el versículo que estamos estudiando de 1 de Juan 3:16.
1Juan 3:16  En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos.

La palabra que aquí se traduce por “vida” es “psique” que en griego significa no solo la vida física sino también significa “alma” o “todo el ser”. Es decir, el amor de Jesús se manifestó no solo en su muerte sino en toda su vida. Al vivir entregado a las demás personas.

     2.1.- Jesús nos capacita para vivir el verdadero amor
Jesús no solo nos dio el ejemplo de lo que es el verdadero amor sino que él también nos capacita para poder hacerlo. El nos da de su Espíritu y parte importante del fruto del Espíritu es el amor.
Gálatas 5:22  En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad,

Y por eso nos deja ese desafío.
  

3.- El amor es el desafío que tenemos que cumplir
1Jn 3:16  En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos.

Notemos que el versículo dice que si nosotros hemos conocido el amor de Dios así también debemos mostrar el amor por los hermanos. Y lo más impactante es que dice que debemos hacerlo de la misma forma que Jesús lo hizo, entregando la vida.

Jesús también lo expresó de esta forma:

Juan 15:12  Y éste es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado.

Note que dice “Como yo los he amado”

Pablo también lo menciona:

Filipenses 2:5  La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús,

Es decir, si en realidad decimos que hemos conocido el amor de Dios eso debe manifestarse en nuestras vidas.

Así distinguimos entre los hijos de Dios y los hijos del diablo: el que no practica la justicia no es hijo de Dios; ni tampoco lo es el que no ama a su hermano" 1 Juan 3:10

Es un desafío que no es fácil pero Dios nos promete ayudarnos en nuestra debilidad.

2Corintios 5:17  Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!

Una cosa importante:

La misma palabra que se usó para expresar que Jesús dio su vida (Psique) es la misma que se usa para expresar que nosotros debemos dar la vida por los demás. Es decir, no significa necesariamente que para mostrar el amor tengo que morir físicamente por alguien, sino que al entregarle mi tiempo, fuerzas, recursos, es decir lo que forma parte de mi vida así muestro el amor.

Mostrar el amor también implica hablar de Jesús a las personas que no lo conocen ya que esa es la mejor noticia que les podemos dar.


Conclusión

La motivación de nuestra vida debe ser el amor de Dios

Muchas veces conocemos de memoria Juan 3:16, pero desconocemos 1 Juan 3:16.

Este es el desafío que tenemos, no es fácil pero Jesús está de nuestro lado. Podemos hacer muchas cosas en nuestra fe cristiana, pero si estamos fallando en el amor fallamos en lo más importante

“Si conocemos el amor de Dios debemos mostrarlo de manera práctica por las demás personas”

Hugo Vásquez

Sigueme

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario