jueves, 14 de julio de 2016

Prédica - ¿Qué es la gracia de Dios? - Juan 3:16

Introducción:
¿Les gustan los regalos? ¿Qué hace que un regalo sea bueno o malo?

Un regalo es mejor cuando nos lo da alguien importante, cuando es hecho con amor, cuando cuesta mucho, y cuando es útil. Pensando en todo esto: ¿Cuál es el mejor regalo que podemos recibir?
Hoy vamos a hablar sobre la Gracia de Dios. Y vamos a ver que la Gracia de Dios es el mejor regalo que podemos recibir.

1.- Un regalo de parte de Dios
Juan 3:16  »Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.

Hay muchos regalos que para nosotros tienen un valor sentimental porque nos dio alguien especial. ¿Se imaginan que pasaría si el presidente de la república nos da un regalo?
¿Quién es la persona más importante en nuestras vidas? ¿Quién es Dios para nosotros?
El ser más importante que nos puede hacer un regalo es Dios. Él nos ha regalado la vida.  Pero el mejor regalo que Dios nos da es a Jesús.
“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito”
Por medio de Jesús él nos regala la vida eterna. También nos ha dado junto con Jesús, su Espíritu, para poder vivir nuestra vida cristiana, para poder enfrentar las dificultades del día a día. No hay nadie más importante, ni más especial para nosotros que Dios.
Dios nos hizo un regalo porque nos conoce, lo hizo pensando en nosotros. Lo hizo por amor. Hay regalos que son mejores porque se hicieron con amor. Hay regalos que de pronto no cuesten mucho dinero, pero son importantes porque son hechos con amor.
Como cuando un niño muy pequeño regala a su padre un dibujo que ni siquiera se entiende que es.
Jesús es el mejor regalo porque fue hecho por amor
“Porque tanto amó Dios al mundo”
El amor de Dios es el amor más grande que existe y puede existir.  ¿Alguna vez nos hemos sentado a pensar en la realidad de que Dios nos ama?
Que él nos creó, nos dio la vida, se sacrificó por nosotros, que él tenía nuestro nombre en su mente antes de crearnos y mientras Jesús estaba en la cruz. 

2.- Un regalo que no merecíamos
Aún a pesar de que Dios nos ha amado tanto, todos los seres humanos le hemos fallado:
Romanos 3:23  pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios,
Nuestros pecados forman una barrera que no nos permite disfrutar de la gracia de Dios. Como las nubes que no nos permiten disfrutar del sol.
Romanos 5:8  Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.
La gracia de Dios se demuestra precisamente en darnos un regalo que no merecíamos.
Romanos 6:23  Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.
Aún después de ser cristianos necesitamos de la gracia de Dios porque cada día le seguimos fallando a Dios y cada día el nos da su perdón por Gracia. Nos sigue dando la vida y todas las bendiciones de cada día.   Es bueno levantarse cada día y reconocer que aún el aire que respiramos es fruto de la gracia de Dios.
Muchas veces cuando nos pasan cosas malas en la vida decimos “no me merecía esto”. Pero, si recibiéramos lo que merecemos estaríamos condenados al infierno. La Gracia de Dios es un regalo que no merecemos

3.-  El regalo más costoso
Hay regalos que son mejores porque costaron mucho, no necesariamente dinero,  pero esfuerzo o dedicación. El mejor regalo no se compra en un almacén que se llama “todo a 50 centavos”. 
La Gracia de Dios  es el mejor regalo para nosotros porque le costó su propia vida
1Pedro 3:18  Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, a fin de llevarlos a ustedes a Dios. Él sufrió la muerte en su cuerpo, pero el Espíritu hizo que volviera a la vida
El precio del mejor regalo de la historia fue la sangre del Hijo de Dios.
Efesios 1:7  En él tenemos la redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados, conforme a las riquezas de la gracia   1:8  que Dios nos dio en abundancia con toda sabiduría y entendimiento

Nuestra Salvación es el regalo más caro que se puede ofrecer, y el precio lo pagó Dios, para nosotros es gratis, solo hay que aceptarlo. La fe es eso, es reconocer que nosotros no podíamos pagar el precio de nuestra salvación y con gratitud aceptar el regalo que Dios nos da. 

4.- El regalo más útil
Muchas cosas que nos regalan son de mucha utilidad pero hay cosas que no son de mucha utilidad.  ¿Les ha pasado que tienen regalos guardados en algún mueble? O cuando nos regalan cosas que ya teníamos, tampoco sirven de mucho.
Pero así mismo hay cosas que necesitamos y cuando nos regalan es una gran alegría. La necesidad más grande del ser humano es la Salvación. Todos somos merecedores del infierno pero Jesús nos regala la salvación. Eso es la gracia de Dios. Jesús el mejor regalo es el mejor porque es útil no solamente para esta vida sino para la eternidad. Ningún regalo se puede comparar con Jesús 
Es útil también porque nos da una nueva vida ahora:
Romanos 6:22  Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna.
El Espíritu de Dios el cual también lo recibimos por gracia, nos capacita para vivir la vida cristiana, para vivir una vida que agrada a Dios. Si no vivimos una vida en santidad estaríamos desperdiciando el regalo de la gracia de Dios.
2Corintios 12:7  Para evitar que me volviera presumido por estas sublimes revelaciones, una espina me fue clavada en el cuerpo, es decir, un mensajero de Satanás, para que me atormentara.
12:8  Tres veces le rogué al Señor que me la quitara;
12:9  pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad.» Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo.
12:10  Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
La gracia de Dios es lo que a nosotros nos fortalece y nos capacita para enfrentar aún las circunstancias difíciles de la vida. Cuando en los momentos difíciles de la vida, preguntamos a Dios ¿por qué? Y no tenemos respuesta. O cuando le decimos a Dios que no vamos a poder atravesar esta prueba, que no nos creemos capaces. Y aunque pensemos que no tenemos una respuesta de parte de Dios, el nos dice “bástate mi gracia” “bástate mi amor inmerecido”   “bástate mi hijo Jesucristo” “Bástate mi espíritu contigo”
Bástate mi gracia, es lo que necesitamos escuchar en esos momentos.  
Por eso es que la gracia de Dios es el regalo más útil

Conclusión:
Comencé esta prédica hablando de cuál sería el mejor regalo que podemos recibir.
El mejor regalo que podemos recibir en nuestra vida es la gracia de Dios; ya que aunque no lo merecemos Él nos ama y estuvo dispuesto a sacrificarse en una cruz para que nosotros podamos tener una nueva vida y también la vida eterna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario