jueves, 18 de agosto de 2016

CURSO DE ROMANOS - LECCION 5 - EL JUSTO POR LA FE VIVIRA

“tal como está escrito: «El justo vivirá por la fe.»”

En este texto Pablo hace una cita de Habacuc 2:4. Por esta razón vamos a trasladarnos un momento al Antiguo Testamento para comprender este versículo en su contexto original, que probablemente es como Pablo lo entendió.


 Hab 2:4  »El insolente no tiene el alma recta, pero el justo vivirá por su fe.

En el contexto de Habacuc, el pueblo vivía muchas injusticias y opresión por parte de naciones extranjeras y el profeta intercede por el pueblo. Dios le responde y le habla de los pecados e injusticias de esas personas pero le promete también que el pueblo de Israel a quien llama justo vivirá por su fe. 

Ahora, ¿Qué quiso decir Dios con el que es justo vivirá por la fe? ¿Eran los judíos justos delante de Dios?
Vamos a analizar exegéticamente este texto:
Tsaddíc emuná kjaiá Literalmente dice “El justo (por fe o en fe) vivirá”
Por eso muchos comentaristas opinan que una traducción más adecuada sería: “el que por la fe es justo vivirá” o Como dice la RV de 1909: “El que es Justo en su fe vivirá”
Es decir, la traducción NVI puede prestarse a una mala interpretación ya que aparenta dar la justicia al individuo y la permanencia y la vida a la fe. Mientras que en el hebreo es más claro que la justicia no es del individuo sino que es la fe la que hace al ser humano justo. 
Esta es la manera en la que Pablo entendió el texto pues como lo cita en el griego del Nuevo Testamento sigue el mismo orden lingüístico del hebreo.  Similar a la Reina Valera.
Dice el TR:  Díkaios ec Pisteos,  literalmente “Justo en/por  fe”.

Otro asunto importante a considerar es el término fe que se usa en Habacuc del idioma hebreo el cual es emuná que de igual manera se puede traducir como firmeza, fidelidad o lealtad.
Y se lo puede comprobar en otros textos como:
1Sa 26:23 y que el Señor recompense a cada uno de nosotros según su justicia y lealtad (emuná) . Hoy el Señor puso tu vida en mis manos, pero yo no quise atentar contra el ungido del Señor.

De esta manera podemos comprender de mejor manera el significado más activo de la Fe.
Como conclusión podemos decir que este texto de 1:17 es la afirmación clave de toda la epístola y como ya dijimos fue lo que hizo descansar el corazón de Martín Lutero y de muchos otros que se han sentido incapaces de cumplir a la perfección la Justicia  de Dios y se han desesperado por temor al castigo divino.

Mientras que Pablo nos revela aquí a ese Dios que es justo pero a la vez por medio del Evangelio de Jesucristo nos perdona y nos hace justos por medio de la fe.

“La justicia de Dios revelada en el Evangelio en lugar de perseguir al pecador para condenarlo lo persigue para salvarlo” 

3.- Condenación: La necesidad de la justicia de Dios (Ro 1:18-3:20)

Luego de que Pablo nos hablara de la justicia de Dios que se revela en el Evangelio, pasa ahora a explicarnos el por qué de la necesidad de la justicia de Dios.  Es decir no solamente es necesario mostrar la cura cuando el paciente no conoce o rechaza su enfermedad.  Por esta razón es que en los programas de rehabilitación de Alcohólicos Anónimos el primer paso es reconocer que se tiene un problema.  Es decir, esta sección nos enseña que el problema no es que haya gente injusta, el problema es que algunos creen que son justos.       

Es interesante cómo Pablo va desarrollando sus argumentos ordenadamente. Imaginándose las inquietudes que deben estar surgiendo en la mente de sus lectores para ir dando las respuestas adecuadas.

En estos pasajes Pablo comprobará que de la misma manera que el ofrecimiento de salvación es universal, también el pecado es universal. Todos han pecado (3:23) desde los gentiles que viven desordenadamente, los filósofos que se creían más éticos que los demás y los judíos que tienen la Ley de Dios escrita.

3.1.- Gentiles injustos (Ro 1:18-32)

1:18  Ciertamente, la ira de Dios viene revelándose desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los seres humanos, que con su maldad obstruyen la verdad.
1:19  Me explico: lo que se puede conocer acerca de Dios es evidente para ellos, pues él mismo se lo ha revelado.
1:20  Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene excusa.
1:21  A pesar de haber conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se extraviaron en sus inútiles razonamientos, y se les oscureció su insensato corazón.
1:22  Aunque afirmaban ser sabios, se volvieron necios
1:23  y cambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes que eran réplicas del hombre mortal, de las aves, de los cuadrúpedos y de los reptiles.
1:24  Por eso Dios los entregó a los malos deseos de sus corazones, que conducen a la impureza sexual, de modo que degradaron sus cuerpos los unos con los otros.
1:25  Cambiaron la verdad de Dios por la mentira, adorando y sirviendo a los seres creados antes que al Creador, quien es bendito por siempre. Amén.
1:26  Por tanto, Dios los entregó a pasiones vergonzosas. En efecto, las mujeres cambiaron las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza.
1:27  Así mismo los hombres dejaron las relaciones naturales con la mujer y se encendieron en pasiones lujuriosas los unos con los otros. Hombres con hombres cometieron actos indecentes, y en sí mismos recibieron el castigo que merecía su perversión.
1:28  Además, como estimaron que no valía la pena tomar en cuenta el conocimiento de Dios, él a su vez los entregó a la depravación mental, para que hicieran lo que no debían hacer.
1:29  Se han llenado de toda clase de maldad, perversidad, avaricia y depravación. Están repletos de envidia, homicidios, disensiones, engaño y malicia. Son chismosos,
1:30  calumniadores, enemigos de Dios, insolentes, soberbios y arrogantes; se ingenian maldades; se rebelan contra sus padres;
1:31  son insensatos, desleales, insensibles, despiadados.
1:32  Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte; sin embargo, no sólo siguen practicándolas sino que incluso aprueban a quienes las practican.

“Ciertamente, la ira de Dios viene revelándose desde el cielo”
Nuevamente Pablo usa el término Gar que se utiliza para expresar un argumento, y que en otras traducciones se usa “Porque”.
Ahora el autor toca un tema delicado: La Ira de Dios.

Pregunta para el diálogo:
¿Qué significa la ira de Dios, cuando en otras partes de la Biblia la ira es algo negativo? (Gálatas 5:20) 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que la Ira a la que se refiere Pablo en Gálatas, como uno de las obras de la naturaleza pecaminosa, es la ira humana, que por lo general está motivada por sentimientos egoístas y con deseos de venganza.  Pablo mismo en Efesios hace una diferencia entre la ira y el pecado que se puede desprender de ella.

Efesios 4:26  «Si se enojan, no pequen.» No dejen que el sol se ponga estando aún enojados

Utiliza el verbo orgé, que es el mismo de Romanos 1:18.
La Ira de Dios se refiere a una indignación justa en contra del pecado, es decir, en palabras de Jhon Stott  es una santa hostilidad hacia el mal.  Esto se desprende del carácter santo de nuestro Dios, que por naturaleza no puede tolerar aquello que está en contra de su voluntad.
Pablo nos dice también que la Ira de Dios viene revelándose, es decir se está dando a conocer y manifestándose. Posteriormente nos aclarará cómo se manifiesta y se hace evidente.

“contra toda impiedad e injusticia de los seres humanos, que con su maldad obstruyen la verdad”
 Aquí encontramos cuál es el objeto de la ira de Dios: La impiedad y la Injusticia de los seres humanos.  La impiedad del griego asébeia se refiere a la indiferencia del ser humano para con Dios. Mientras que la injusticia del griego adikía tiene que ver con las malas relaciones con los seres humanos.  Podemos notar aquí que Dios está interesado no solamente por nuestra relación con él, sino también por nuestra relación con los demás.  Podemos decir que la impiedad y la injusticia resumen a todos los pecados, de la misma manera en la que Jesús resumió todos los mandamientos: (Mateo 22:36-40)
El resultado del pecado en el mundo es que obstruye la verdad de Dios. Pablo nos mostrará más adelante como la voluntad de Dios siempre ha sido revelarse al ser humano, pero el pecado en el corazón del ser humano es el que distorsiona la verdad.    

Pregunta de aplicación:
¿Basamos nuestra relación con Dios de forma vertical (con piedad) pero también de forma horizontal (Con justicia)?

Me explico: lo que se puede conocer acerca de Dios es evidente para ellos, pues él mismo se lo ha revelado.  Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó. De modo que nadie tiene excusa.

Nuevamente Pablo profundiza más en sus argumentos. En esta ocasión nos presenta una apología evidencialista de la existencia de Dios, en base a lo que en teología se conoce como la Revelación General o Natural.
  
La Revelación General es limitada ya que aunque  deja al hombre sin excusas delante de Dios y nos  muestra la majestad y gloria del Creador, sin embargo no nos revela rasgos de su personalidad, su amor sacrificial,  ni el camino para la Salvación.  También decimos que es limitada no por ella misma sino por el ser humano que por su naturaleza pecaminosa no puede leer de una manera correcta la Palabra de Dios en la Creación.  Por esta razón es necesaria la Revelación Especial o Sobrenatural que es la Palabra de Dios.

Pregunta para el diálogo:
¿Se puede por medio de la ciencia, la filosofía o la razón llegar a conocer a Dios?

Durante algunos siglos de la Edad Media se desarrollo un tipo de teología a la que se le conocía como teología Escolástica, la cual pretendía poder demostrar todas las verdades de la fe cristiana por medio de la razón o la filosofía.  Esto generó grandes discusiones que en la actualidad vuelven a tener relevancia. Aunque ya no es la filosofía la que juega un papel central pero si la ciencia. La pregunta de debate es hoy  ¿Puede la ciencia probar la existencia de Dios?
Aunque muchos ateos conocidos de nuestro tiempo como Richard Dawkins o Stephen Hawking afirman poder negar la existencia de Dios por medio de la ciencia. Esto siempre ha sido ilusorio e incompleto, ya que al analizar la evidencia de la Revelación General, la ciencia se topa con algunos obstáculos difíciles de atravesar.  En otras palabras la ciencia por sí misma no es mala. Los malos son los seres humanos que usan mal la Revelación General.
Pablo concluye su argumento con la frase: “de modo que nadie tiene escusa”.  No existe ningún ser humano que pueda alegar el día del juicio que no tuvo evidencias de la existencia de Dios.  Aún las culturas antiguas de Sudamérica como  los Incas, conocían de un Dios creador al que denominaban Pachacamac, cuya representación o manifestación visual era el Sol.
“De modo que nadie tiene escusa” nos da a entender que todo ser humano tendrá que responder según el grado de revelación al cuál haya tenido acceso. 

En los versículos siguientes Pablo continúa con su argumento tratando de probar que este rechazo de Dios es el origen de toda la impiedad y la injusticia de la humanidad.  


Hugo Vásquez

Sígueme:
siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario