martes, 13 de septiembre de 2016

CURSO DE ROMANOS - LECCION 16 - LA IMPUTACION DE LA JUSTICIA

4.4.- La imputación de la justicia  (5:12-21)
En esta porción Pablo concluye el tema de la justificación y lo hace dándonos una justificación teológica de la misma, en base a las figuras de Jesús y Adán.
El estudio y la interpretación que cada uno de a este pasaje influirá de  gran manera en la teología personal.


4.4.1.- La muerte consecuencia del pecado de Adán

5:12  Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron.
5:13  Antes de promulgarse la ley, ya existía el pecado en el mundo. Es cierto que el pecado no se toma en cuenta cuando no hay ley;
5:14  sin embargo, desde Adán hasta Moisés la muerte reinó, incluso sobre los que no pecaron quebrantando un mandato, como lo hizo Adán, quien es figura de aquel que había de venir.

“Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte”

La afirmación de que por un solo hombre entró el pecado en el mundo es una referencia
directa al pecado de Adán. Pablo convierte a Adán como el responsable aún cuando  la primera en pecar fue Eva. Esto puede ser un factor importante para entender la responsabilidad del hombre en el matrimonio como líder espiritual de su familia.
La consecuencia de ese pecado que el pasaje nos presenta es la muerte. Esto es una clara referencia a Génesis 2:17

“pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás.” 

Algunos teólogos han sugerido que la muerte a la que se refiere este pasaje es la espiritual. Ya que inmediatamente luego del pecado de Adán y Eva ellos no murieron sino que fueron separados de la presencia de Dios.

Sin embargo una lectura cuidadosa del texto en Génesis 3:19, nos ayuda a comprender que la muerte física si fue una consecuencia del pecado. 

“Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste sacado. Porque polvo eres, y al polvo volverás.”

Por tal razón podemos afirmar que la muerte a la que se refiere Pablo en Romanos es la muerte física.    Aunque podría ser que quede incluida también la muerte espiritual. Esto lo analizaremos más adelante.

“fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron”

La muerte que es la consecuencia del pecado ahora vemos que de alguna manera pasa a toda la humanidad. 
¿Cuál es la razón para que la muerte pase a todos? Pablo inmediatamente ofrece una respuesta  “porque todos pecaron”.  Pero ¿De qué manera sucede esto? ¿Se refiere al pecado que cada uno comete en imitación al pecado de Adán? o ¿se refiere a que en Adán todo pecamos?

La lectura de este versículo y su aplicación inmediata nos sugiere que la causa por la que la muerte pasó a todos los seres humanos es por el pecado que cada uno cometió. Esto estaría en concordancia con la posición “pelagiana” de la que hemos hablado anteriormente. Incluso con la “semi-pelagiana” que afirma que heredamos de Adán una naturaleza corrupta y enferma que nos lleva a pecar, pero sin embargo la paga del pecado sigue siendo por el pecado de cada uno, no por el pecado de Adán.    

Sin embargo al leer este versículo en su contexto podremos comprender que la interpretación más acertada sería que todos morimos porque pecamos en y con Adán;  porque todos compartimos las consecuencias del pecado de Adán.  Es decir todos tendremos que morir no solamente por nuestros pecados personales sino porque Adán pecó. 
Esto lo podemos ver al leer los versículos 13 y 14:
Aquí la explicación de nuestro autor es que;  aunque la gente desde Adán hasta Moisés poseía la Revelación Natural de Dios  y tenía cierta ley moral a la cual obedecer, su pecado no lo hacía culpable de quebrantar un mandamiento expreso directamente de Dios y sin embargo la muerte también reinó en todos ellos, por culpa del pecado de Adán. Esto incluye también a los pueblos paganos que no conocen a Dios y a los niños pequeños que no tiene conciencia de pecado.

También es importante notar que en los versículos 16 y 17 se enfatiza que la muerte es el resultado de un solo pecado cometido por  un solo hombre:

5:16  Tampoco se puede comparar la dádiva de Dios con las consecuencias del pecado de Adán. El juicio que lleva a la condenación fue resultado de un solo pecado, pero la dádiva que lleva a la justificación tiene que ver con una multitud de transgresiones.
5:17  Pues si por la transgresión de un solo hombre reinó la muerte, con mayor razón los que reciben en abundancia la gracia y el don de la justicia reinarán en vida por medio de un solo hombre, Jesucristo.
 
Otro argumento importante a favor de esta interpretación es  la comparación que hace Pablo entre Jesús y Adán. Ya que si el texto quiere decir que nosotros morimos por nuestros pecados en imitación a Adán también significa que la justicia de Jesús se hace nuestra por nuestros actos de Justicia en imitación a los de Jesús. Y esto obviamente es contrario al mensaje del texto en donde se enfatiza como veremos luego que es la justicia de Jesús la que se hace nuestra sin mediación de nuestras obras. 
Esta idea de que Adán fue representante de toda la humanidad y nosotros pagamos las consecuencias de lo que él hizo es bastante difícil de aceptar para nuestras mentes occidentales en donde culturalmente se ha enfatizado el individualismo. Pero es más fácil de aceptar en culturas orientales en donde la colectividad está por encima del individuo.    Lo importante para nosotros sería analizar el énfasis que la Biblia le da a la colectividad, y por lo menos en la iglesia de alguna manera todos somos responsables de todos.  

Pregunta para el diálogo:
¿Es la muerte espiritual también una consecuencia heredada del pecado de Adán?

4.4.2.- Comparación entre Adán y Cristo.

5:15  Pero la transgresión de Adán no puede compararse con la gracia de Dios. Pues si por la transgresión de un solo hombre murieron todos, ¡cuánto más el don que vino por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, abundó para todos!
5:16  Tampoco se puede comparar la dádiva de Dios con las consecuencias del pecado de Adán. El juicio que lleva a la condenación fue resultado de un solo pecado, pero la dádiva que lleva a la justificación tiene que ver con una multitud de transgresiones.
5:17  Pues si por la transgresión de un solo hombre reinó la muerte, con mayor razón los que reciben en abundancia la gracia y el don de la justicia reinarán en vida por medio de un solo hombre, Jesucristo.
5:18  Por tanto, así como una sola transgresión causó la condenación de todos, también un solo acto de justicia produjo la justificación que da vida a todos.
5:19  Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.
5:20  En lo que atañe a la ley, ésta intervino para que aumentara la transgresión. Pero allí donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia,
5:21  a fin de que, así como reinó el pecado en la muerte, reine también la gracia que nos trae justificación y vida eterna por medio de Jesucristo nuestro Señor.

“Pero la transgresión de Adán no puede compararse con la gracia de Dios. Pues si por la transgresión de un solo hombre murieron todos, ¡cuánto más el don que vino por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, abundó para todos!”

Luego de dejar claro que por el pecado de Adán todos tenemos que morir, inmediatamente introduce el tema de la gracia de Dios;  la cual no tiene comparación con la transgresión de Adán. Ya que aunque en alcance el pecado llegó a toda la humanidad, con mucha más razón el don de gracia que nos ofrece Dios en Jesús puede abundar para toda la humanidad.  Entonces tenemos que plantearnos una pregunta  ¿Por qué no son todos salvos y si todos pecadores?

Muchos autores universalistas encuentran en este texto una justificación de su postura de que algún día todos los seres humanos serán salvos; ya que la misma idea se repite en el verso 18:

5:18  Por tanto, así como una sola transgresión causó la condenación de todos, también un solo acto de justicia produjo la justificación que da vida a todos.
  
Algunas traducciones bíblicas como  la Reina Valera han traducido en el verso 15 “muchos” en lugar de “todos”. Esto tiene su explicación ya que el término griego es polus que también puede significar “una gran cantidad”.  Por eso en el verso 19 que es un pasaje paralelo la NVI traduce la misma palabra como “muchos”

5:19  Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.

Sin embargo no sucede lo mismo en el verso 18 en donde el término es Pas que necesariamente se tiene que traducir como “todos” como lo hacen la mayoría de traducciones.
Pero entonces ¿Qué significa que todos serán salvos?
Para responder esto  tenemos que tomar en cuenta que Pablo, al contrario de lo que piensan los universalistas, en Romanos ya habló también de la condenación de algunos:

2:5  Pero por tu obstinación y por tu corazón empedernido sigues acumulando castigo contra ti mismo para el día de la ira, cuando Dios revelará su justo juicio.

2:8  Pero los que por egoísmo rechazan la verdad para aferrarse a la maldad, recibirán el gran castigo de Dios.

2:12  Todos los que han pecado sin conocer la ley, también perecerán sin la ley; y todos los que han pecado conociendo la ley, por la ley serán juzgados.

Teniendo en cuenta que Pablo no puede contradecirse a sí mismo en una misma epístola tenemos que concluir que el “todos” del verso 15 y 18 no se refiere a toda la humanidad.

Para comprender a que se refiere con “todos” tenemos que tener en cuenta que en el verso 15 se habla del don que vino por la gracia de Jesucristo abundó para todos. Es decir, está disponible para todos. Pero no necesariamente todos lo reciben. Esto lo explica en el verso 17.   

5:17  Pues si por la transgresión de un solo hombre reinó la muerte, con mayor razón los que reciben en abundancia la gracia y el don de la justicia reinarán en vida por medio de un solo hombre, Jesucristo.

Por tal razón podemos entender el “todos” del verso 18 como “todos los que reciben”.
Esta interpretación está en concordancia con Juan 3:16. El amor de Dios (Gracia) es para todos, pero se hace efectiva en “todo aquel que cree”.   Y también recordemos que el énfasis principal de la epístola a los Romanos es la salvación por Fe.  

“Tampoco se puede comparar la dádiva de Dios con las consecuencias del pecado de Adán. El juicio que lleva a la condenación fue resultado de un solo pecado, pero la dádiva que lleva a la justificación tiene que ver con una multitud de transgresiones”

Pablo sigue argumentando que no se puede comparar la Gracia de Dios con las consecuencias del pecado de Adán. Ya que si un solo pecado llevó a tanta condenación, la Gracia de Dios es mucho más inmensa ya que no se trata de un solo pecado sino de todos los de los seres humanos que recibimos la gracia de Dios.  
Una afirmación importante en este versículo es que si el resultado del pecado de Adán fue el juicio, el resultado del don de Dios que tiene que ver con la obediencia de uno (Cristo en el verso 19) es la justificación.

“En lo que atañe a la ley, ésta intervino para que aumentara la transgresión. Pero allí donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia, a fin de que, así como reinó el pecado en la muerte, reine también la gracia que nos trae justificación y vida eterna por medio de Jesucristo nuestro Señor”

Pablo concluye esta sección de su epístola recordándonos cuál era el papel de la ley, de lo cual ya hablamos en otras ocasiones, sirvió para dejar en evidencia el pecado. Pero aquí se afirma que donde abundó el pecado “sobre abundó la gracia”. Dando nuevamente primacía al papel de la Gracia de Dios.  


Un asunto muy importante a considerar es que estas expresiones “sobre abundó” del verso 20; “cuanto más” del 15; “con mucha más razón” del 17. Nos pueden llevar a pensar, como lo afirma Jhon Stott en su comentario, en la posibilidad de que la cantidad de personas que serán salvas al final del tiempo superará en gran manera a la cantidad de personas condenadas. Y de esta manera se cumple la promesa a Abraham de que su descendencia no podrá ser contada.  

Hugo Vásquez

Sígueme:
siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario