martes, 4 de octubre de 2016

CURSO DE ISAIAS - LECCION 4 - EL VERDADERO AYUNO

1.3.- Otro ejemplo de auto justificación (Isaías 58)

Un pasaje muy similar al analizado en la lección anterior de Isaías 1:10-20 lo encontramos en el capítulo 58. Con la diferencia de que en este caso no se trata de ceremonias practicadas en el templo sino de actos más personales como el ayuno y el sábado.


Isa 58:1  »¡Grita con toda tu fuerza, no te reprimas! Alza tu voz como trompeta. Denúnciale a mi pueblo sus rebeldías; sus pecados, a los descendientes de Jacob.
58:2  Porque día tras día me buscan, y desean conocer mis caminos, como si fueran una nación que practicara la justicia, como si no hubieran abandonado mis mandamientos. Me piden decisiones justas, y desean acercarse a mí,
58:3  y hasta me reclaman: “¿Para qué ayunamos, si no lo tomas en cuenta? ¿Para qué nos afligimos, si tú no lo notas?” »Pero el día en que ustedes ayunan, hacen negocios y explotan a sus obreros.
58:4  Ustedes sólo ayunan para pelear y reñir, y darse puñetazos a mansalva. Si quieren que el cielo atienda sus ruegos, ¡ayunen, pero no como ahora lo hacen!
58:5  ¿Acaso el ayuno que he escogido es sólo un día para que el hombre se mortifique? ¿Y sólo para que incline la cabeza como un junco, haga duelo y se cubra de ceniza? ¿A eso llaman ustedes día de ayuno y el día aceptable al SEÑOR?
58:6  »El ayuno que he escogido, ¿no es más bien romper las cadenas de injusticia y desatar las correas del yugo, poner en libertad a los oprimidos y romper toda atadura?
58:7  ¿No es acaso el ayuno compartir tu pan con el hambriento y dar refugio a los pobres sin techo, vestir al desnudo y no dejar de lado a tus semejantes?

En esta primera parte del capítulo 58 Dios le pide a Isaías que denuncie el pecado de su pueblo, que en este caso se trata de una falsa piedad, y también de un intento de auto justificación por medio del ayuno.

Concepto de ayuno
El ayuno, en hebreo tsom, originalmente en el pueblo de Israel era un tiempo en el que el pueblo tenía que abstenerse de algunas cosas, entre ellas de alimentos, para tener un tiempo dedicado a buscar a Dios.  
Dios mismo les había pedido hacerlo de esa manera.
Lev 16:29  »Éste será para ustedes un estatuto perpetuo, tanto para el nativo como para el extranjero: El día diez del mes séptimo ayunarán y no realizarán ningún tipo de trabajo.
16:30  En dicho día se hará propiciación por ustedes para purificarlos, y delante del SEÑOR serán purificados de todos sus pecados.
16:31  Será para ustedes un día de completo reposo, en el cual ayunarán. Es un estatuto perpetuo.
En la traducción RV 1960 en lugar de traducir ayuno se dice “afligir vuestras almas” ya que ese era el sentido original del ayuno.  
El pueblo de Israel ayunaba cuando tenían que tomar una decisión importante, por arrepentimiento o por dolor. 
Nehemías 1 es un ejemplo:
Neh 9:1  El día veinticuatro de ese mes los israelitas se reunieron para ayunar, se vistieron de luto y se echaron ceniza sobre la cabeza.
9:2  Habiéndose separado de los extranjeros, confesaron públicamente sus propios pecados y la maldad de sus antepasados,
9:3  y asumieron así su responsabilidad. Durante tres horas leyeron el libro de la ley del SEÑOR su Dios, y en las tres horas siguientes le confesaron sus pecados y lo adoraron
También podemos notar que el ayuno siempre está ligado con la oración.  
El problema fue que con el pasar del tiempo el ayuno se fue convirtiendo en una tradición religiosa más y fue perdiendo su sentido original de dedicar un tiempo para Dios. El pueblo pensaba que sólo por el hecho de ayunar ya le estaban haciendo un favor a Dios, y que Dios tenía la obligación de responder a sus oraciones o de darles lo que pedían. Incluso se sentían en el derecho de reclamarle a Dios por no darles lo que querían. Pero descuidaban cosas más importantes como su vida de obediencia a Dios.

 Pregunta de aplicación:
1.- ¿Creemos que Dios tiene la responsabilidad de darnos lo que pedimos por las cosas que nosotros hacemos para él?

1.3.1.- El verdadero ayuno no tiene que ver con las apariencias externas
En estos textos Dios no les dice que esté mal ayunar, pero si les dice que tienen que hacerlo con un corazón sincero delante de Dios. Ya que el problema era que muchos de los judíos se preocupaban solo por las apariencias externas.

Isa 58:5  ¿Acaso el ayuno que he escogido es sólo un día para que el hombre se mortifique? ¿Y sólo para que incline la cabeza como un junco, haga duelo y se cubra de ceniza? ¿A eso llaman ustedes día de ayuno y el día aceptable al SEÑOR?

Esta situación continuó hasta tiempos de Jesús y se puede ver en los fariseos
Mat 6:16  »Cuando ayunen, no pongan cara triste como hacen los hipócritas, que demudan sus rostros para mostrar que están ayunando. Les aseguro que éstos ya han obtenido toda su recompensa.
6:17  Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara
6:18  para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino sólo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

Si pensamos en cuál será la aplicación para nuestro tiempo sobre el ayuno, tenemos que pensar en lo
mismo. Dedicar un tiempo para apartarnos de las cosas del mundo, para ayunar no solo de comida, sino de todo aquello que pueda distraer nuestra atención, y concentrarnos sólo en buscar a Dios. De nada nos sirve abstenernos de alimentos si no nos abstenemos de nuestros deseos pecaminosos.
También debemos cuidarnos de no caer en los mismos errores de los judíos cuando pensamos que nuestro ayuno es para forzarle a Dios a que haga algo por nosotros. O cuando decidimos ayunar para buscar la voluntad de Dios, pero no nos arrepentimos de nuestros pecados, también cuando decimos que vamos a ayunar, pero no nos apartamos para orar, sino que seguimos haciendo las mismas cosas del día a día.

Debemos buscar a Dios con un corazón limpio. “Bienaventurados los limpios de corazón” Y el único que puede limpiar nuestro corazón es Jesús, por eso es necesario arrepentirnos y confiar en Jesús para que nuestro ayuno sea agradable a Dios.

Pregunta para el diálogo:
1.- ¿Cómo aplica el ayuno en su vida espiritual?

1.3.2.- El verdadero ayuno es practicar la justicia y la misericordia
Isa 58:6  »El ayuno que he escogido, ¿no es más bien romper las cadenas de injusticia y desatar las correas del yugo, poner en libertad a los oprimidos y romper toda atadura?

Isaías nos muestra que para Dios lo más importante es que vivamos una vida de justicia en nuestro trato con los demás. “desatar las correas del yugo y poner en libertad a los oprimidos” tiene que ver con la opresión de los más ricos hacia los más pobres. Concepto recurrente en los profetas del Antiguo Testamento. Por eso en el verso 3 reclama a los que explotan a sus obreros
Isa 58:3  y hasta me reclaman: “¿Para qué ayunamos, si no lo tomas en cuenta? ¿Para qué nos afligimos, si tú no lo notas?” »Pero el día en que ustedes ayunan, hacen negocios y explotan a sus obreros.
Para acercarnos a Dios y buscar la voluntad de Dios debemos preocuparnos por nuestra vida de justicia ante los demás. Y no sólo de justicia sino también de misericordia.
Isa 58:7  ¿No es acaso el ayuno compartir tu pan con el hambriento y dar refugio a los pobres sin techo, vestir al desnudo y no dejar de lado a tus semejantes?

Siempre para Dios lo más importante fue la misericordia. Jesús decía: “Misericordia quiero y no sacrificios”. La compasión que mostremos por los demás se ve reflejada específicamente en la generosidad, en el compartir nuestro pan.
Jesús alguna vez dijo que cualquier cosa que hacemos por algún necesitado lo estamos haciendo por él mismo
Mat 25:34  »Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo.
25:35  Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento;
25:36  necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.”
25:37  Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber?
25:38  ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos?
25:39  ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?”
25:40  El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.”

Recordemos que no somos salvos por hacer estas cosas, pero estas cosas son la evidencia de que hemos sido salvados por Jesús. Es la evidencia de que hemos comprendido el amor de Dios.

El apóstol Juan también lo dice de la siguiente manera:
1Jn 3:17  Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él?

Pregunta de aplicación:
1.- ¿Estamos conscientes de que para Dios nuestra vida de Justicia y misericordia es más importante que cualquier sacrificio que podemos hacer, sea en el servicio en la Iglesia, sea en nuestro tiempo de oración, lectura de la Palabra de Dios o de ayuno?

1.3.3.- El verdadero ayuno trae bendición

Ser luz en la oscuridad
Isa 58:8  Si así procedes, tu luz despuntará como la aurora, y al instante llegará tu sanidad; tu justicia te abrirá el camino, y la gloria del SEÑOR te seguirá.

Isa 58:10  si te dedicas a ayudar a los hambrientos y a saciar la necesidad del desvalido, entonces brillará tu luz en las tinieblas, y como el mediodía será tu noche.

Por medio de estos actos de justicia y misericordia es cuando nosotros el ser humano puede brillar con la luz de Cristo.
Mat 5:16  Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.


Dios escuchará las oraciones de un corazón misericordioso
Isa 58:9  Llamarás, y el SEÑOR responderá; pedirás ayuda, y él dirá: “¡Aquí estoy!” »Si desechas el yugo de opresión, el dedo acusador y la lengua maliciosa,

El ser humano que quiere que sus oraciones sean escuchadas por Dios debe presentarse ante él con un corazón sincero, no perfecto, si no que reconoce su pecado y está dispuesto a hacer la voluntad de Dios.

Experimentar la guía y el poder de Dios
Isa 58:11  El SEÑOR te guiará siempre; te saciará en tierras resecas, y fortalecerá tus huesos. Serás como jardín bien regado, como manantial cuyas aguas no se agotan.

Como siempre en Isaías Dios ofrece su gracia y misericordia a un pueblo rebelde. Les da la oportunidad de arrepentirse y les ofrece guiarles y fortalecerles.   
Para nosotros hoy esto también significa que, para poder permanecer firmes es necesario dedicar tiempos especiales para buscar a Dios, por medio de la oración, de la lectura de su Palabra, y si esto es con un corazón sincero vamos a experimentar el poder de Dios.
Isa 58:14  entonces hallarás tu gozo en el SEÑOR; sobre las cumbres de la tierra te haré cabalgar, y haré que te deleites en la herencia de tu padre Jacob.» El SEÑOR mismo lo ha dicho.

No hay nada mejor que deleitarse en la presencia de Dios


Pregunta de aplicación:
1.- ¿Cuándo fue la última vez que dedicamos un tiempo especial solamente para buscar a Dios?


Para concluir esta lección podemos decir que el problema del pueblo de Israel en tiempos de Isaías, y el problema de muchos de nosotros hoy, es querer auto justificarse con actos externos de piedad y religión y descuidar lo que para Dios es lo más importante:

Santiago 1:27  La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo.


Hugo Vásquez

Sígueme:

No hay comentarios:

Publicar un comentario