miércoles, 19 de octubre de 2016

CURSO DE ISAIAS - LECCION 6 - JUICIO POR MEDIO DE NACIONES EXTRANJERAS

3.3.- Castigo por medio de naciones extranjeras (7:1 -8:15)

Una de las consecuencias más comunes del pecado del pueblo era el juicio que Dios ejercía por medio de naciones extranjeras. Estas desde cierto punto de vita se convertían en instrumentos de Dios en contra de su pueblo.


3.3.1.- Siria y el Reino del Norte en contra de Judá

Isa 7:1  Acaz, hijo de Jotán y nieto de Uzías, reinaba en Judá. En ese tiempo Rezín, rey de Siria, y Pecaj hijo de Remalías, rey de Israel, subieron contra Jerusalén para atacarla, pero no pudieron conquistarla.
7:2  En el palacio de David se recibió la noticia de que Siria se había aliado con Efraín, y se estremeció el corazón de Acaz y el de su pueblo, como se estremecen por el viento los árboles del bosque.

Vemos en este pasaje que Isaías nos presenta primero un contexto histórico en el cual se llevan a cabo
estos acontecimientos.
En Jerusalén se encontraba reinando Acaz, quien fue nieto de Uzías. Este fue un rey que no tomaba en cuenta la voluntad de Dios. El contexto de este rey y lo relatado por Isaías lo podemos encontrar en 2 Crónicas 28 y 2 Reyes 16
Como habíamos mencionado en las lecciones anteriores, Dios le dijo a Isaías que uno de las consecuencias de su pecado sería que reyes injustos los gobiernen y este fue el caso de Acaz:

2Crónicas 28:1  Acaz tenía veinte años cuando ascendió al trono, y reinó en Jerusalén dieciséis años. Pero a diferencia de su antepasado David, Acaz no hizo lo que agrada al SEÑOR.
28:2  Al contrario, siguió el mal ejemplo de los reyes de Israel, y también hizo imágenes fundidas de los baales.

La invasión se menciona en Isaías 7, tiene probablemente su fecha histórica en el 735 a.C  Tiempo el que se sentía muy fuerte la amenaza del reino Asirio. Por tal razón el rey de Siria Rezín y el rey de Israel (El reino del Norte) se aliaron para hacer frente al reino Asirio. Ellos querían que Judá también se aliara, pero probablemente Acáz era un rey pro asirio o por lo menos neutral.

2Reyes 16:7  Acaz envió entonces mensajeros a Tiglat Piléser, rey de Asiria, con este mensaje: «Ya que soy tu servidor y vasallo, ven y líbrame del poder del rey de Siria y del rey de Israel, que se han puesto en mi contra.»

Por tal razón estos reyes decidieron invadir Jerusalén y poner en su lugar a un rey que se lo llama hijo de Tabel, pero no existen datos históricos de esta persona. Probablemente era alguien de la casa real que si estaba a favor de aliarse con Israel y Siria en contra del reino Asirio.
Al enterarse de esto Acaz se angustió mucho “se estremeció el corazón”. Probablemente porque ya había sido derrotado por estas dos naciones anteriormente (2 Crónicas 28:5).


3.3.2.- Un mensaje de esperanza para el Pueblo

Algo muy importante en la teología bíblica es reconocer la fidelidad y la misericordia de Dios a pesar
de la infidelidad del ser humano.  Es por esta razón que Dios envía a Isaías a darle un mensaje de esperanza al rey Acaz.   

7:3  El SEÑOR le dijo a Isaías: «Ve con tu hijo Sear Yasub a encontrarte con Acaz donde termina el canal del estanque superior, en el camino que conduce al Campo del Lavandero.
7:4  Dile que tenga cuidado y no pierda la calma; que no tema ante el enojo ardiente de Rezín el sirio, ni ante el hijo de Remalías; que no se descorazone a causa de esos dos tizones humeantes.
7:5  Dile también que Efraín, junto con el hijo de Remalías y el sirio, han tramado hacerle mal, pues piensan
7:6  subir contra Judá, provocar el pánico, conquistarla y poner allí como rey al hijo de Tabel.

Dios le pide a Isaías que lleve a su hijo a su encuentro con el rey ya que el nombre Sear Yasub era por si solo ya un mensaje de esperanza. Ya que significa “un remanente volverá” simbolizando la esperanza que Dios le dio a Isaías de que su pueblo, especialmente Judá no sería nunca destruido por completo, sino que de su descendencia tendría que venir la salvación a las naciones.

El lugar en donde tiene que encontrarse con el rey es “donde termina el canal del estanque superior, en el camino que conduce al campo del Lavandero”. Este era el lugar en donde se guardaba la provisión de agua para la ciudad. Recordemos que anta la amenaza de un asedio extranjero la ciudad podía sobrevivir gracias a los recursos internos. Y esto es lo que Acaz estaba verificando. Es decir, Acaz seguía confiando en los recursos de la ciudad y no en el Dios que provee los recursos.
En el versículo 4 Isaías le dice a Acaz “ten cuidado y no pierdas la calma”.  Es decir, “no dejes de estar alerta pero tampoco pierdas la calma”. El comentario de Matthew Henry hace una muy buena reflexión frente a este consejo, debido al equilibrio que Isaías le pide tener al rey. Muchas veces los más grandes errores cometemos por estar en los dos extremos, o no estamos alertas, es decir nos descuidamos, o estamos demasiado angustiados por algo.  Es importante guardar el equilibrio. El descansar en la confianza en Dios, nunca significa descuidarnos de nuestras responsabilidades.
Dios le dice a Acaz que los reyes de Siria y de Israel son como “tizones humeantes” es decir, como carbón que ya está dando las últimas bocanadas de humo antes de apagarse. Dios no iba a permitir en ese momento que Jerusalén fuera destruida.
La confianza que el pueblo de Judá debía tener en ese momento es que los reynos extranjeros están gobernados por simples mortales.

7:7  Pero dile además que yo, el SEÑOR omnipotente, digo: »“Eso no se cumplirá ni sucederá.
7:8  La cabeza de Siria es Damasco, y la cabeza de Damasco es Rezín; pero dentro de sesenta y cinco años Efraín será destrozado hasta dejar de ser pueblo.
7:9  La cabeza de Efraín es Samaria, y la cabeza de Samaria es el hijo de Remalías; si ustedes no creen en mí, no permanecerán firmes.” »

La consecuencia de estas afirmaciones si se quisiera completarla sería: “la cabeza de Judá es Jerusalén y la cabeza de Jerusalén es Dios”.  No Amoz, ya que este ni siquiera confiaba en Dios.
La amenaza de la destrucción de Israel dentro de 65 años es un asunto que ha sido discutido por los estudiosos, ya que el reino del norte fue destruido por los asirios en el 722, solo 13 años después de esta profecía.  Existen diversas opiniones al respecto. Desde los más liberales que se atreven a asegurar que hay un error en el texto bíblico probablemente de traducciones, pero también hay algunos que piensan que se refiere a que dentro de 65 años el territorio de Israel sería finalmente habitado por naciones extranjeras y dejaría de ser Israel como tal.
En el versículo 9 se le hace al pueblo una advertencia muy importante teológicamente: “si ustedes no creen en mí, no permanecerán firmes”. Una alusión en el Antiguo Testamento de que la fe es esencial para nuestra relación con Dios y por consiguiente para nuestra seguridad.   

3.3.3.- La señal de Emanuel

Dios continua con su mensaje de esperanza para Acaz, y en esta ocasión se hace un anuncio profético muy importante:

7:10  El SEÑOR se dirigió a Acaz de nuevo:
7:11  —Pide que el SEÑOR tu Dios te dé una señal, ya sea en lo más profundo de la tierra o en lo más alto del cielo.
7:12  Pero Acaz respondió: —No pondré a prueba al SEÑOR, ni le pediré nada.
7:13  Entonces Isaías dijo: «¡Escuchen ahora ustedes, los de la dinastía de David! ¿No les basta con agotar la paciencia de los hombres, que hacen lo mismo con mi Dios?
7:14  Por eso, el Señor mismo les dará una señal: La joven concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel.
7:15  Cuando sepa elegir lo bueno y rechazar lo malo, comerá cuajada con miel.
7:16  Porque antes de que el niño sepa elegir lo bueno y rechazar lo malo, la tierra de los dos reyes que tú temes quedará abandonada.

Dios le dice a Acaz que le pida un señal, ofrecimiento que es rechazado por Acaz. Los comentaristas concuerdan en que más que humildad al decir: “No pondré a prueba al Señor, ni le pediré nada” lo que se halla en Acaz es soberbia, ya que pensaba que no necesitaba de Dios.
Pero Dios no se detiene ante la negativa de Acaz sino que les dice cuál sería la señal de que ellos cuentan con la misericordia de Dios.  Y El verso 14 es muy conocido:

7:14  Por eso, el Señor mismo les dará una señal: La joven concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel.

Este versículo ha sido objeto de debate entre los estudiosos judíos y cristianos. Ya que en el Nuevo Testamento se lo da una clara aplicación mesiánica.

Mat 1:23 «La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel»(que significa «Dios con nosotros»).

Sin embargo, en el resto de la profecía se la da un cumplimiento contemporáneo con el profeta, apuntando a la desolación de Siria e Israel.
Para comprender este conflicto debemos comenzar por comprender que muchas profecías mesiánicas tenían también su aplicación contemporánea con la fecha en las que fueron escritas. Especialmente las profecías que tenían que ver con el rey David, y que también eran figura del Mesías.
En este caso debemos preguntarnos primero ¿Quién es la mujer que concebirá y dará a luz un hijo?. La palabra hebrea que se traduce por “la joven” en Isaías es Almah que literalmente significa: un joven o doncella antes de su matrimonio. Existía otra palabra hebrea que se refería más textualmente a la virginidad que es bethulá. Pero esta no es usada por el profeta.  Fue en la traducción griega del Antiguo Testamento conocida como la Septuaginta que se usó el término Partenós (virgen en griego) para traducir este versículo. Y es esta traducción la que citan los escritores del Nuevo Testamento.
En base a esto muchos estudiosos judíos argumentan que la profecía no se trata de un hecho sobrenatural, sino simplemente del nacimiento natural de un bebe de una mujer joven. Sin embargo, como cristianos debemos comprender que precisamente porque la profecía tenía también un cumplimiento para ese tiempo es que se usa el término Almah. Y que según algunos estudiosos probablemente se refería a la esposa de Acaz y madre de Ezequías. Otros dicen que puede ser incluso una esposa de Isaías, o también solamente un personaje simbólico, ya que el nombre de Eamnuel literalmente significa “Dios con nosotros” y era una forma de mostrarles que Dios no los había abandonado.  Lo cual tuvo su plena confirmación en el Nuevo Testamento con el nacimiento del Mesías. Y en esta ocasión si fue un evento sobrenatural, por tal razón los autores prefirieron usar el término “virgen” más textualmente.
   
3.3.4.- Invasión de Asiria a Jerusalén
A pesar de la misericordia que Dios manifestó para con su pueblo, vemos que el capítulo termina con el anuncio de un juicio en contra de Judá. Por causa de persistir en su rebelión en contra de Dios.

7:17  »El SEÑOR hará venir sobre ti, sobre tu pueblo y sobre la dinastía de tu padre, días como no se conocieron desde que Efraín se separó de Judá, pues hará venir al rey de Asiria.»
7:18  En aquel día el SEÑOR llamará con un silbido a la mosca que está en los lejanos ríos de Egipto, y a la abeja que está en la tierra de Asiria.
7:19  Todas ellas vendrán y anidarán en las quebradas profundas, en las hendiduras de las rocas, en todos los matorrales espinosos y sobre todos los abrevaderos.
7:20  En aquel día, con el rey de Asiria como navaja prestada del otro lado del río Éufrates, el Señor le afeitará a Israel la cabeza y el vello púbico, y también la barba.
7:21  En aquel día, un hombre criará un ternero y dos cabras;
7:22  y le darán tanta leche que tendrá leche cuajada para comer. Además, todos los que permanezcan en la tierra comerán cuajada con miel.
7:23  En aquel día, allí donde hubo mil viñedos que costaban mil monedas de plata[e] cada uno, no quedarán más que zarzas y espinos,
7:24  los cuales cubrirán toda la tierra. Sólo se podrá entrar allí con arco y flecha.
7:25  Y por temor a estos espinos y a estas zarzas, ya no irás a los cerros que antes se cultivaban con el azadón, pues se convertirán en lugares donde se suelta el ganado y corretean las ovejas.

A pesar de que el rey Acaz buscó seguridad en los asirios para resistir a Israel y Siria, después fueron los asirios mismos a quienes Dios usó para juzgar a Acaz.

En este pasaje se describe los males que tendría que enfrentar el pueblo. Efectivamente esto se cumplió por el año 705 a.C. Cuando los reyes de Egipto y Asiria causaron grandes males en Israel, tanto en el reino del norte como del sur.  

Hugo Vásquez

Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

Todas las lecciones del curso 

No hay comentarios:

Publicar un comentario