miércoles, 9 de noviembre de 2016

CURSO DE ISAÍAS - LECCIÓN 7 - UN NIÑO NOS HA NACIDO

4.- Promesas sobre el Mesías

Si bien es cierto el pueblo de Israel tenía que enfrentar grabes consecuencias por su pecado. Pero, aun así, la misericordia de Dios nunca cambia, y por medio del profeta Isaías les anunció la salvación por medio del Mesías.


4.1.- Un futuro Rey

Isaías 9:1  A pesar de todo, no habrá más penumbra para la que estuvo angustiada. En el pasado Dios humilló a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pero en el futuro honrará a Galilea, tierra de paganos, en el camino del mar, al otro lado del Jordán.
9:2  El pueblo que andaba en la oscuridad ha visto una gran luz; sobre los que vivían en densas tinieblas la luz ha resplandecido.
9:3  Tú has hecho que la nación crezca; has aumentado su alegría. Y se alegran ellos en tu presencia como cuando recogen la cosecha, como cuando reparten el botín.
9:4  Ciertamente tú has quebrado, como en la derrota de Madián, el yugo que los oprimía, la barra que pesaba sobre sus hombros, el bastón de mando que los subyugaba.
9:5  Todas las botas guerreras que resonaron en la batalla, y toda la ropa teñida en sangre serán arrojadas al fuego, serán consumidas por las llamas.
9:6  Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.
9:7  Se extenderán su soberanía y su paz, y no tendrán fin. Gobernará sobre el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora y para siempre. Esto lo llevará a cabo el celo del SEÑOR Todopoderoso.

En el texto Masorético el primer versículo del capítulo 9 está como el último del capítulo 8. Parece ser que algunos traductores posteriores lo ubicaron en esta sección por la unidad del contenido.  
La tierra de Zabulón y Neftalí son mencionadas en esta sección probablemente porque fueron las más perjudicadas en la invasión asiria. En esta sección se hace una promesa futura de parte de Dios, de que algún día honrará a Galilea, llamada “Tierra de Paganos” literalmente “Galilea de los gentiles” por su proximidad a naciones extranjeras. Pero, ¿de qué manera Dios honraría a Galilea?
Es interesante que fue precisamente en este sector en donde Jesús comenzó públicamente su predicación del Evangelio.

Mateo 4:12  Cuando Jesús oyó que habían encarcelado a Juan, regresó a Galilea.
4:13  Partió de Nazaret y se fue a vivir a Capernaúm, que está junto al lago en la región de Zabulón y de Neftalí,
4:14  para cumplir lo dicho por el profeta Isaías:
4:15  «Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles;
4:16  el pueblo que habitaba en la oscuridad ha visto una gran luz; sobre los que vivían en densas tinieblas la luz ha resplandecido.»


El evangelista nombra a Zabulón y Neftalí, para darnos a entender que la manera en la que Dios honraría a Galilea era porque allí comenzaría el anuncio del Evangelio.



En el siguiente versículo dice:
“El pueblo que andaba en la oscuridad ha visto una gran luz; sobre los que vivían en densas tinieblas la luz ha resplandecido”

Podemos ver aquí que parte de la promesa de Dios tenía que ver con traer luz a un pueblo que vivía en oscuridad.
Esta dualidad de la luz y las tinieblas, es común en muchas culturas a lo largo de toda la historia de la humanidad. Parece ser que por esta razón el culto al sol es también algo que se repite y se puede ver en varias culturas. Pero, sabemos que en la Biblia la luz es una expresión metafórica de Dios guiando a la humanidad, mientras que la oscuridad es la desobediencia a la guía de Dios.

A partir del versículo 3 el autor comienza a referirse a Dios, diciéndolo “Tú” mientras que en el versículo uno se estaba refiriendo a Dios en tercera persona. Por eso muchos autores concuerdan con las versiones hebreas antiguas de que el verso uno no pertenece a esta sección.  

La mención a la derrota a Madián, que fue un hecho que aconteció aproximadamente 500 años antes de este texto, cuando Dios usó a Gedeón y sus 300 hombres para lograrlo. Es una muestra de cómo siempre estos relatos estuvieron presentes en el pueblo de Israel para recordarles el poder de Dios y su fidelidad.

Pregunta para la reflexión:

1.- ¿Tenemos presente en nuestra vida aquellas ocasiones en el pasado en las que hemos sido testigos de la fidelidad de Dios? ¿Esos recuerdos nos motivan en tiempos de dificultad?


Isaías continúa mencionando las promesas de Dios para el futuro de su pueblo y dice que Él “quebrará el yugo que los oprime”.  Es interesante comentar sobre la metáfora del Yugo. Este era un instrumento utilizado para unir dos mulas o bueyes para llevar a cabo las labores del campo. Este se convirtió en un símbolo muchas veces de la opresión de los gobernantes hacia el pueblo. Quienes se sentían unidos a la fuerza a ese gobierno, es decir se sentían esclavos. Unidos por el yugo.

En el nuevo testamento tenemos esta metáfora también aplicada al pecado, que nos esclaviza y nos tiene unidos a él.

Gálatas 5:1  Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.

Por tal razón el yugo que el Mesías rompería era el del pecado y no el de un gobierno político.
Jesús también utiliza la metáfora del yugo, pero para referirse a su relación con él.

Mateo 11:28  »Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso.
11:29  Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.
11:30  Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana.»

En este sentido podemos entend3er al yugo más bien con la realidad de estar unido a Cristo y no tanto a la carga que esto representa.

Pensando en la aplicación política y temporal que podían tener estas promesas de liberación de la opresión de los gobiernos extranjeros. Muchos han afirmado que este texto tiene una doble aplicación, tanto en el futuro con el Mesías venidero, pero también en el tiempo de Isaías, por medio del rey Ezequías quien sería el niño del verso 6. Al igual que en el capítulo 7 el nombre de Emanuel.   Sin embargo cuando leemos el versículo 6 podemos darnos cuenta que los nombres que se aplican a este niño, no hubiera sido posible aplicarlos a ningún rey terrenal.


4.2.- Los nombres del Rey

9:6  Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz.



Primero en este texto se anuncia el nacimiento de un niño que será rey. Es muy interesante que en las culturas antiguas el anuncio de esta noticia se le conocía como basar que significa buenas o alegres noticias. Lo que en el griego se traduce como Euangelio. Y en este caso el anuncio del nacimiento de este niño se estaba refiriendo literalmente al Evangelio que nos trae salvación.

Parte del anuncio del nacimiento del heredero era dar el nombre que se le daría al niño, incluyéndolo con algunos adjetivos calificativos.  Recordemos que para la cultura judía el nombre era de gran importancia ya que reflejaba los atributos que los padres querían que su hijo reflejara en su vida.


4.2.1.- El Rey que lo sabe todo

El primer nombre que se le da al Mesías es de “Consejero Admirable”. Hablar de alguien que es consejero nos trae a la mente el tema de la sabiduría. En tiempos de los reyes de Israel eran los profetas quienes servían como consejeros de los reyes ya que ellos tenían la Palabra de Dios. Y es probablemente a este oficio de profeta es a lo que se refiere la profecía.  Dándonos a entender que el niño que va a nacer, será rey, pero también será su propio consejero.

Recordemos que toda la sabiduría de Dios la podemos encontrar en Jesús, por esta razón él es nuestro mejor consejero. Es un consejero “Admirable”.

Algunos estudiosos sugieren que los nombres consejero y admirable son diferentes y no deberían estar unidos. Como en la traducción Reina Valera que se encuentran los nombres invertidos “Admirable, consejero”.  Ya que es muy interesante notar también que una de las pocas veces en el Antiguo Testamento en las que el ángel de Jehová reveló su nombre a un ser humano le dio este mismo nombre:

Jueces 13:16  Pero el ángel del SEÑOR respondió: —Aunque me detengan, no probaré nada de tu comida. Pero si preparas un holocausto, ofréceselo al SEÑOR. Manoa no se había dado cuenta de que aquél era el ángel del SEÑOR.
13:17  Así que le preguntó: —¿Cómo te llamas, para que podamos honrarte cuando se cumpla tu palabra?
13:18  —¿Por qué me preguntas mi nombre? —replicó él—. Es un misterio maravilloso.  (RV - Admirable)



4.2.2.- El Rey que lo puede todo
El segundo nombre que se le da es de “Dios fuerte” haciendo énfasis en el poder de este rey. Y a quién se le compara como Dios mismo. Es por esta razón que no creemos que se esté refiriendo también a Ezequías. Esta profecía es solamente para el futuro, para el reinado del Mesías en donde Dios mismo se sentará en el trono.
En este texto podemos ver también una referencia muy clara sobre la divinidad de Cristo.

4.2.3.- El rey que nos ama
También se le da el nombre de “Padre eterno” que refleja la relación de este rey con su pueblo, como la de un padre con sus hijos. Es decir, ya no será un rey que gobierne solo con poder, sino también con amor.

4.2.4.- El rey de justicia
El nombre “Príncipe de paz” refleja gran parte de la esperanza del pueblo de Israel. Ya que la paz en hebreo Shalom tenía un significado que va mucho más allá que la sola ausencia de violencia. Sino que significaba el bienestar integral, social, físico, económico etc. Por eso el saludo del judío hasta el día de hoy es Shalom reflejando la esperanza que ellos tienen.

4.3.- La misión del Rey
9:7 Se extenderán su soberanía y su paz, y no tendrán fin. Gobernará sobre el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo con justicia y rectitud desde ahora y para siempre. Esto lo llevará a cabo el celo del SEÑOR Todopoderoso.
Las expectativas de un rey y un reino ideal que vendría en el futuro, no son originales del pueblo de Israel. Era algo común en todas las culturas esperar de cierta forma a su Mesías. Muchos autores liberales han argumentado que la esperanza mesiánica del pueblo judío solo fue una copia cultural de otros pueblos. Sin embargo, como cristianos podemos reconocer también que de alguna forma Dios se ha revelado en todas las culturas, lastimosamente la naturaleza caída del ser humano no le ha permitido entender correctamente la revelación divina. Y por esta razón Dios encomendó las Escrituras primeramente al pueblo de Israel.  En donde claramente se menciona la esperanza mesiánica.  

En el versículo 7 se menciona que este reino no tendrá fin, que estará lleno de la soberanía y la paz del rey.  Se deja establecido que será de la dinastía de David. Pero será eterno, con justicia y rectitud. 

Hugo Vásquez

Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

Todas las lecciones del curso

Más cursos

No hay comentarios:

Publicar un comentario