domingo, 18 de diciembre de 2016

RESPONSABILIDADES DEL MINISTERIO PASTORAL

El ministerio pastoral es una responsabilidad encargada por Dios para algunos de sus hijos que tienen un llamado a cuidar de la congregación de Dios. En este escrito quiero analizar algunas responsabilidades que recaen sobre este ministerio.  

Primero debemos comprender que la palabra pastor (poimen) en el idioma griego del Nuevo Testamento la podemos encontrar solamente como verbo y no como sustantivo. Es decir, no como un título especial sino como la acción de pastorear. Para referirse al cargo de los que ejercen este llamado la Biblia usa palabras como anciano (presbítero) u obispo (epískopos).

Desde esta perspectiva podemos usar la misma analogía del pastoreo de ovejas para pensar en las responsabilidades del ministerio pastoral. Un pastor de ovejas debe: alimentar, proteger, dirigir, curar y enseñar a su rebaño.

Sobre este tema podemos leer en: 1 Pedro 5:1-4; Hechos 20:17-28


1.-   Alimentar y educar a la congregación
En este punto debemos mencionar la prioridad de la Palabra de Dios en la vida del pastor. Primero este mismo debe alimentarse de ella diariamente para poder compartir con la congregación. Por tal razón es de mucha importancia el dedicar tiempo para el estudio serio de las Escrituras. Y también para aprender las herramientas pedagógicas, didácticas y homiléticas que se puedan aplicar en su ministerio. También debe ser sensible a las necesidades de las personas para saber aplicar los principios bíblicos a cada situación. Y de esta manera hacer relevante para su contexto las enseñanzas de la Biblia. Por esta misma situación pienso que es importante que el pastor dedique tiempo para el estudio de su realidad y no debe por ningún motivo desentenderse de lo que pasa en su entorno.
También es necesario un tiempo para visitar a las personas, y de una manera más directa conocer la situación de cada uno y de esta manera saber llegar con la Palabra de Dios a las vidas de cada uno.  
La predicación de la Palabra de Dios debe ser constante entre las responsabilidades de este ministerio.
Podemos leer: Hechos 6:4

2.- Proteger
Aquí podemos mencionar la responsabilidad de cuidar de los peligros que el entorno puede tener. Esto tiene que ver con saber reconocer las amenazas que se pueden presentar en las vidas de los miembros de la congregación. Y saber advertir de los riesgos a los que pueden enfrentarse en su vida.    
Uno de los riesgos y peligros a los que se enfrentan las personas es a tanta falsa enseñanza que se encuentra hoy en cada medio de información. Las tecnologías digitales han hecho posible el acceder a todo tipo de enseñanza de una manera muy fácil. Y por esta razón es de suprema importancia el cuidado doctrinal que el pastor de a sus ovejas.
Podemos leer 1 Pedro 5:2

3.- Dirigir
Dentro de la vida de la Iglesia, a cada momento se organizan actividades y proyectos en cada uno de los ministerios y como Iglesia en general. Es por esta razón que considero que el pastor debe ser un buen estratega y desarrollar una buena capacidad de liderazgo, dirección y motivación de las personas que tiene a su cargo. Si bien es cierto, la organización y el manejo del personal para cada evento, es algo que el pastor puede hacerlo en equipo sabiendo delegar esa autoridad en cristianos más talentosos en cada actividad. Pero de una forma general el pastor debe dirigir a su gente, especialmente siendo sensible a la voluntad de Dios, para saber trasmitir esa misma visión a toda su gente.
Para que esto suceda de una buena manera es de vital importancia el tiempo que el pastor dedique para tener comunión con Dios por medio de la oración. Para preguntarle a cada momento al Señor sobre el camino que se debe seguir. Y ser sensible a la voz de Dios por medio de la Biblia.
Podemos leer Hechos 20:28

4.- Curar
Los seres humanos somos susceptibles a sufrir muchos daños. Las personas nos lastiman, las circunstancias difíciles de la vida nos desaniman. Las enfermedades nos debilitan. Y en especial, el pecado, daña nuestra relación con Dios. Todas estas cosas van a influir de gran manera en la vida espiritual de cada persona, y una de las responsabilidades del pastor es ser un médico para los problemas del alma. Es decir, saber hacer uso de la medicina que es la Palabra de Dios, para atender los daños que cada persona puede tener.
El ministerio de la consejería es un asunto muy importante dentro de las responsabilidades de cada pastor. La capacitación en el arte y la ciencia de aconsejar bíblicamente debe ser prioridad también dentro de sus estudios. Saber hacer uso también de las herramientas que ciencias como la psicología pueden aportar para comprender los problemas emocionales y de comportamiento que los seres humanos podemos tener. Dios puede usar este tipo de conocimiento secular también para su gloria. Al igual que muchas otras ciencias.

Conclusión
He tratado de describir algunas de las responsabilidades del ministerio pastoral tomando en cuenta la metáfora bíblica del pastor de ovejas. Y siguiendo esta misma línea de pensamiento, debemos recordar que todos somos ovejas del Buen Pastor que es Cristo. Cada pastor de una iglesia debe recordar que también es una oveja del maestro. Y por lo mismo también debe buscar alguien con quien compartir, de quien aprender y a quien saber pedir consejo cuando se necesite.

Dios nos ha dado el mejor ejemplo de cómo ser un Buen Pastor con la vida de Jesús. Procuremos como pastores, mirar como Jesús mira, amar como él ama, y entregarnos como el mismo se entregó por nosotros.  

Hugo Vásquez

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario