jueves, 12 de enero de 2017

CURSO DE DOCTRINA BÍBLICA - LECCIÓN 10 - LA NATURALEZA DEL SER HUMANO

5.5 La Naturaleza del ser humano

A lo largo de la historia este ha sido un tema muy controversial. Ya que desde sus inicios y por las influencias de ciertas filosofías helenísticas la teología cristiana se ha dividido en tres posiciones diferentes: “dicotomía” “tricotomía” “monismo”. Los dicotomistas ven al ser humano como una combinación de solo dos partes “cuerpo y alma/espíritu” mientras que los tricotomistas lo ven como: “cuerpo, alma y espíritu”. Mientras que la posición monista no divide al ser humano. Todo es una unidad.   


5.5.1 El Dicotomismo

Enseña que en la Biblia claramente se puede observar que alma y espíritu son lo mismo ya que en muchos pasajes se los usa como sinónimos.

Comencemos por analizar Génesis 2:7

“Y Dios el SEÑOR formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente”.

Aquí podemos notar que Dios formó el cuerpo del hombre del polvo de la tierra, y al soplar (Darle su espíritu) el hombre fue un ser viviente (Literalmente en el hebreo dice: “fue un alma viviente”)

La palabra que se traduce como “alma” en el Antiguo Testamento es: “Nephesh” y muchas ocasiones se la traduce también por vida.   

“No obstante, ella se estaba muriendo, y en sus últimos suspiros alcanzó a llamar a su hijo Benoní, pero Jacob, su padre, le puso por nombre Benjamín” (Génesis 35:18)

La traducción literal de estar muriendo en este pasaje es “salirse el alma”

Si comparamos con Lucas 8:55

“Recobró la vida y al instante se levantó. Jesús mandó darle de comer”.

La traducción literal de “recobro la vida” es “el espíritu volvió a ella”

Como podemos ver la palabra alma o espíritu en toda la Biblia se las usa como sinónimos

Al igual que en el hebreo, en el griego la palabra alma es “Psique” que también se traduce por vida o por la fuerza vital del ser humano.


5.5.2 El Tricotomismo

El Tricotomismo afirma que alma y espíritu no son sinónimos sino son dos elementos diferentes en el ser humano.   

Para esto utilizan pasajes como: 1 Tesalonisenses 5:23

“Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser —espíritu, alma y cuerpo—irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.”

0 Hebreos 4:12:

“Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón”

Estos versículos parecen dar a entender que espíritu y alma son diferentes.   Pero son dos versículos que no pueden contradecir el resto de la Biblia en donde se los usa como sinónimos. Y siguiendo la lógica de los versículos se debería afirmar también que cuando Jesús dijo en Mateo 22:37:

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente” —le respondió Jesús—.”

 El ser humano también estaría dividido en corazón, ser y mente”
  

5.5.3  Monismo

Para la cultura judía nunca hubo una separación entre la parte material o inmaterial del ser humano. Tanto alma como espíritu son solamente la fuerza vital del ser humano. Y no son entes que pueda tener una vida aparte del cuerpo.   

Desde nuestra perspectiva bíblica y cristiana deberíamos tener mucho en cuenta la forma en la que el pueblo Judío vio la naturaleza del ser humano.  Y reconocer que muchas veces el intento de separar al ser humano en lo material y lo inmaterial es herencia de la filosofía de Platón en donde lo material es lo malo y lo inmaterial es lo bueno.

Por eso debemos tener mucho cuidado en pensar desde la perspectiva que el cuerpo es malo y el alma o espíritu buenos.  Ya que el mismo Jesús nos dio ejemplo que el cuerpo no es malo porque como dice Juan 1:14 “El verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”.

Y por tal razón la esperanza final del cristiano es la resurrección del cuerpo y no solamente la vida eterna del alma.


DEBER # 6

Consulte en la Biblia por medio de una concordancia versículos que hablen del alma y el espíritu. Escriba su criterio al respecto (dicotomismo, tricotomismo, o monismo) y justifique su respuesta. 



5.           LA DOCTRINA DEL PECADO



Hay dos grandes condiciones o principios morales que reciben énfasis en las Escrituras. Estos son: La santidad y su antagonista el pecado. De la primera tratándola como la moral correcta y el segundo como el máximo error moral que es la desobediencia a Dios.
Pecado en griego es “Hamartía” que significa errar al blanco

Todo el que comete pecado quebranta la ley; de hecho, el pecado es transgresión de la ley. (1 Juan 3:4)


6.1   El significado del pecado

No fue un hecho o acontecimiento fortuito a casual; no fue un incidente. (Romanos 5:12). La Biblia enseña que el pecado vino como un acto de desobediencia responsable de parte de Adán.

No es una mera debilidad de las criaturas; no es innato: Adán y Eva no tenían una naturaleza pecaminosa.

Nuestra Naturaleza pecaminosa no nos justifica delante de Dios, es decir el hecho de que nuestros instintos básicos sean de pecado seguimos siendo responsables ante Dios por nuestros actos. Los hacemos por nuestra propia voluntad. Especialmente en los cristianos que hemos sido regenerados por el Espíritu de Dios tenemos la libertad de no pecar.
Los no creyentes por su parte aunque no pueden evitar el pecar. Tienen todos la libertad de acudir a Jesús para obtener el perdón de sus pecados.

6.1.1  Algunas Características
 
Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, el pecado se caracteriza por la separación del hombre de su creador. La diferencia radica que en el Antiguo Testamento esto se producía por la desobediencia de la ley, es decir del mandamiento escrito.  Pero en el Nuevo Testamento Jesús profundiza mucho más el tema del pecado hasta llevarlo a la motivación interna del corazón de los seres humanos.
Esto lo podemos ver en la interpretación de la ley que Jesús hace en el Sermón del Monte en Mateo 5,6,7

Ejemplos:
“Ustedes han oído que fue dicho: “No cometerás adulterio”.
Pero yo les digo que cualquiera que mira con deseos a una mujer, ya adulteró con ella en su corazón.” (Mateo 5:27-28)

6.1.2  Algunas formas de cometer pecado en contra de Dios

Omisión del deber.- “Y al que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado” (Santiago 4:17)
El pecado se manifiesta no solamente en las cosas malas que hacemos, sino también en todo lo bueno que podemos hacer y no hacemos.

Apartarse de Dios.- El pecado también se manifiesta en vivir una vida en la que no buscamos la comunión con Dios.

El Pensamiento.-  “El pensamiento del necio es pecado, y abominación a los hombres el escarnecedor” (Proverbios 24:9)  Esto se refiere sin duda a que la raíz de nuestros pecados está en nuestros pensamientos.    

Práctica del orgullo y la arrogancia.-  “Altivez de ojos y orgullo de corazón, y pensamiento de impíos, son pecado” (Proverbios 21:4)  En la Biblia podemos ver que una de las actitudes que más le disgusta a Dios es el orgullo, por tanto es una forma grabe de pecado.

Murmuraciones contra Dios.- “Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová y contra ti” (Números 21:7)    Un pecado es también la insatisfacción con el plan y providencia divinos.

La Blasfemia contra el Espíritu Santo.- “Pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno” (Marcos 3:29)

Blasfemia significa “hablar mal en contra de”

Cuando analizamos el contexto de estas palabras de Jesús nos encontramos con que los escribas y fariseos acusaban a Jesús de expulsar demonios y hacer su obra por medio de Belcebú, príncipe de los demonios.  Y otros decían este tiene un “espíritu inmundo”. Es ahí cuando Jesús pronuncia estas palabras.
Es decir blasfemar en contra del Espíritu Santo es negar que la obra de Jesús fuera realizada por el Espíritu. Y en el contexto que estamos hablando era lo mismo que rechazar a Jesús. Y ese es  el pecado que no tiene perdón.

Rebelión.-   “Porque como pecado de adivinación es la rebelión” (1 Samuel 15:23)
Un carácter obstinado y rebelde en el ser humano puede ser una herramienta poderosa en las manos de Dios. Pero cuando el hombre es rebelde en contra de Dios. Este si es un gran pecado.

Desobediencia.- “En ese oprobio nos hallamos. La vergüenza nos envuelve, porque desde nuestra juventud y hasta este día, nosotros y nuestros padres hemos pecado contra ti, Señor y Dios nuestro. ¡No hemos querido obedecer tu voz!” (Jeremías 3:25)


 6.1.3 Pecados en contra del ser humano

Favoritismo.-  “Pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores” (Santiago 2:9)
Nuestro trato con los demás debe basarse no en el favoritismo sino en la justicia y la misericordia. Caso contrario es pecado
Toda injusticia.- “Toda injusticia es pecado;” (1 Juan 5:17) Toda actitud injusta en contra de los seres humanos es un pecado. Y debemos recordar que todo pecado es en contra de Dios.
Falta de amor.-  “Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?» Jesús le respondió: «“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.”
Éste es el primero y más importante mandamiento. Y el segundo es semejante al primero: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” (Mateo 22:36-39)

Si para Jesús el mandamiento más importante de la ley era el amor, de esto podemos deducir que la falta de amor es un pecado muy importante. Y como cristianos debemos considerar esto como parte esencial de nuestra vida.

6.1.4  El pecado de rechazo a Jesús

Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; (Juan 16:8-9)
La Incredulidad es el pecado a partir del cual han brotado todos los demás.  Este es el único pecado que impide la salvación del ser humano.

6.2  La realidad del pecado

El pecado en el mundo es evidente en todas partes.  Basta con mirar la Televisión. Un simple artículo de un diario. Un simple paseo por la ciudad, nos permiten darnos cuenta de la realidad del pecado que nos rodea.

Nuestra conciencia interior sabe que ninguno de nosotros somos libres de pecado. Cada uno sabe que es pecador.

6.3  El alcance del pecado
Las Escrituras nos enseñan que el pecado ha afectado los cielos, la tierra y a sus habitantes.


6.3.1  Los cielos   

Revístanse de toda la armadura de Dios, para que puedan hacer frente a las asechanzas del diablo. La batalla que libramos no es contra gente de carne y hueso, sino contra principados y potestades, contra los que gobiernan las tinieblas de este mundo, ¡contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes!  (Efesios 6:11-12)

El pecado y caída de Satanás han afectado los cielos, infestando los espacios celestiales con seres caídos.

6.3.2 La Tierra
Cuando estudiamos la doctrina del ser humano pudimos estudiar que el pecado tuvo muchas consecuencias en la naturaleza.

En la vegetación.-  “La Tierra sería maldita”

En el Reino animal.-
Dios bendijo a Noé y a sus hijos, y les dijo: «Reprodúzcanse y multiplíquense: ¡llenen la tierra! El temor y el miedo a ustedes estarán en todo animal de la tierra, en toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar. Quedan en las manos de ustedes. Todo lo que se mueve y tiene vida les servirá de alimento, lo mismo las legumbres que las plantas verdes. Yo les he dado todo. (Génesis 9:1-3)

El Reino animal también ha estado afectado por culpa del pecado.

El ser humano.-  
Estamos separados de la Gloria de Dios (Romanos 3:23)
Somos hijos de ira (Efesios 2:3)
Tenemos una naturaleza corrupta y engañosa (Jeremías 17:9)
Esclavizados por el pecado (Romanos 6:17)
Muertos en el pecado (Efesios 2:1)
Cuerpos debilitados y muerte sentenciada (2 Corintios 4:7)

Hugo Vásquez
Sígueme:

No hay comentarios:

Publicar un comentario