jueves, 19 de enero de 2017

CURSO DE ISAÍAS - LECCIÓN 14 - UN REINO DE PAZ

7.3.- Un Pueblo de paz


Isaías 2:1  Palabra que Isaías hijo de Amoz recibió en visión acerca de Judá y Jerusalén:
2:2  En los últimos días, el monte de la casa del SEÑOR será establecido como el más alto de los montes; se alzará por encima de las colinas, y hacia él confluirán todas las naciones.
2:3  Muchos pueblos vendrán y dirán: «¡Vengan, subamos al monte del SEÑOR, a la casa del Dios de Jacob!, para que nos enseñe sus caminos y andemos por sus sendas.» Porque de Sión saldrá la enseñanza, de Jerusalén la palabra del SEÑOR.
2:4  Él juzgará entre las naciones y será árbitro de muchos pueblos. Convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. No levantará espada nación contra nación, y nunca más se adiestrarán para la guerra.
2:5  ¡Ven, pueblo de Jacob, y caminemos a la luz del SEÑOR!


En este texto Isaías está hablando nuevamente del establecimiento del Reino de Dios. Muchos autores afirman que es una profecía exclusiva para luego de la segunda venida de Jesús. Sin embargo hay ciertas ideas que nos indican que se puede pensar en la realidad de la Iglesia. Ya que “Muchos pueblos vendrán” se puede referir a la inclusión de los gentiles en el plan de Dios. Y que “de Jerusalén saldrá la Palabra de Dios” se refiere a las enseñanzas de Jesús para el Reino de Dios.
Vamos hoy a centrarnos en el versículo 4 que nos presenta una de las características especiales del Reino de Dios.
  2:4  Él juzgará entre las naciones y será árbitro de muchos pueblos. Convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. No levantará espada nación contra nación, y nunca más se adiestrarán para la guerra.

Podemos notar que este texto se refiere exclusivamente al establecimiento completo del Reino de Dios, ya que lo que aquí se relata no ha sucedido aún. El mundo sigue viviendo guerras y violencia en todas partes.
Al observar que este texto nos muestra el ideal del Reino de Dios como un pueblo de paz, nos surgen algunas interrogantes:
1)      ¿Cuál debe ser la actitud de un cristiano frente a la guerra y la violencia en nuestro tiempo?
2)      ¿Cómo podemos entender todos los textos del Antiguo Testamento en donde parece ser que Dios mismo aprueba y respalda la guerra y la violencia?
Ante la primera pregunta debemos remitirnos a la vida de Jesús con quien se cumplen todas las expectativas del Reino de Dios.

7.3.1.- Jesús y la no violencia

Jesús es el modelo de cómo debe ser la vida en el Reino de Dios. Y por esa razón es que debemos
preguntarnos ¿Cuál fue la actitud de Jesús respecto al tema de la violencia?
Recordemos la escena de Getsemaní en el arresto de Jesús y de cómo un Pedro armado por una espada intentó usar la violencia para defender a Jesús:
Mat 26:51  En eso, uno de los que estaban con él extendió la mano, sacó la espada e hirió al siervo del sumo sacerdote, cortándole una oreja.
Mat 26:52  —Guarda tu espada —le dijo Jesús—, porque los que a hierro matan, a hierro mueren.

Humanamente hablando, esa era la ocasión perfectamente justificada para usar la violencia. Sin embargo las palabras de Jesús son contundentes: “Guarda tu espada”. Si en esa ocasión donde se podría justificar el uso de las armas Jesús no lo permitió ¿Cómo nosotros pretendemos muchas veces en situaciones menores justificar el uso de la violencia?
Muchos argumentan que la razón principal por la que Jesús no permitió que Pedro use la espada fue solamente porque sabía que el plan de Dios tenía que cumplirse de esa manera. Sin embargo podemos ver que la reprensión de Jesús es también porque “quien a hierro mata a hierro muere”
Por otro lado también las enseñanzas de Jesús en el Sermón del monte son radicales en este sentido:

Mateo 5:5 Bienaventurados los mansos porque ellos recibirán la tierra por heredad (RV)

Es interesante notar que en el tiempo de Jesús existía cierto grupo conocido como los Zelotes quienes pretendían recuperar la posesión de la tierra que le pertenecía a Israel po medio de la violencia. Pero Jesús dice que serán los mansos, es decir los que no usan la violencia, los que recibirán la tierra.     
Debemos comentar aquí que nos parece mucho mejor la traducción de la Reina Valera (Mansos) ya que la NVI traduce (Humildes). Pero el término griego Praus hace referencia claramente a aquel que no actúa con violencia.

Pregunta para el diálogo:
1.- Las guerras en nuestro tiempo son también muchas veces por tierra ¿Cómo sería la actitud de Jesús al respecto? ¿Cuál debe ser nuestra actitud?

En el resto del Sermón del Monte Jesús profundiza mucho más en el tema de la violencia:
Mat 5:38  «Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente.”
Mat 5:39  Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.
Después de este corto análisis, es claro que como cristianos seguidores de Jesús y miembros del Reino de Dios, nuestra actitud a la violencia debe ser radicalmente contraria.
Pero nos queda la siguiente pregunta: ¿Cómo podemos entender todos los textos del Antiguo Testamento en donde parece ser que Dios mismo aprueba y respalda la guerra y la violencia?

7.3.2.- La violencia en el Antiguo Testamento

Es innegable que el Antiguo Testamento nos presenta un problema con respecto al ideal del Reino de Dios. ¿Si Dios espera que su Reino sea un pueblo de paz, qué hacemos con tantos relatos de guerra y violencia en el Antiguo Testamento?
Frente a este conflicto se han presentado algunas posibles soluciones

1.- Jesús no fue del todo pacifista
Muchos han argumentado que las enseñanzas de Jesús con respecto a la violencia tienen una aplicación personal, cuando a mí me agreden, pero no se aplican a temas de estado. Es decir según muchos Jesús si aprobaría las guerras entre naciones cuando los propósitos son justos. Y que este texto de Isaías 2:4 es solamente para el establecimiento pleno del Reino de Dios.
Esta idea fue apoyada ya por el teólogo Agustín de Hipona en el siglo IV después de Cristo al presentar su defensa de la Guerra Santa.
Ante esta posible explicación tenemos que comentar que si en Jesús se cumple el ideal del Reino de Dios que nos presenta Isaías. Es claro que en ese texto la aplicación es a los conflictos internacionales:
2:4  Él juzgará entre las naciones y será árbitro de muchos pueblos. Convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. No levantará espada nación contra nación, y nunca más se adiestrarán para la guerra.
Por otro lado me parece muy difícil separar la aplicación de las enseñanzas de Jesús entre temas individuales y temas políticos o de estados. Es decir, un soldado que va a la guerra a matar personas de otro país, ¿cómo pueden entender la enseñanza de “amar a los enemigos” si va a matarlos?   

2.- Eran diferentes épocas
Por otro lado desde el punto de vista dispensacionalista se puede argumentar que en el Antiguo testamento, Dios administraba a la humanidad de una diferente forma. Es decir en ese entonces era necesario y por tanto Dios aprobaba la guerra y la violencia. Pero hoy con la venida de Jesús las cosas cambian y ya no es parte del plan de Dios que su pueblo actúe con violencia.  
Esta perspectiva también nos plantea algunos problemas ya que es difícil comprender un Dios con una voluntad que cambie. Si los valores morales que Dios plantea son absolutos de igual manera lo tiene que ser la no violencia. Caso contrario los valores ya no serían absolutos sino relativos.
También podemos ver ciertas cosas en el Antiguo Testamento que nos invitan a pensar que nunca fue el ideal de Dios que su pueblo actúe con violencia. Un ejemplo de esto es el hecho de que Dios no le permitió al David construir su templo ya que “tenía las manos manchadas de sangre”

3.- No todos los textos del Antiguo Testamento tienen la misma autoridad espiritual
Una perspectiva contemporánea y racionalista argumenta que en el Antiguo Testamento no todos los textos tienen la misma autoridad. Y que todos estos pasajes en donde prácticamente es Dios  quien ordena la violencia no son inspirados por Dios.
Esta perspectiva es mucho más difícil de aceptar para cristianos que tenemos la convicción de que “Toda la Escritura es inspirada por Dios”



4.- Solución propuesta: Interpretar el Antiguo Testamento de forma espiritual.
Frente a este conflicto y a cualquier otro que nos presente el Antiguo Testamento debemos recordar que la Roca de nuestra fe es Cristo. Y que debemos comprender el Antiguo testamento como él lo entendió. No puede haber ningún texto del Antiguo Testamento que enseñe algo que contradiga las enseñanzas de Jesús y ante estas aparentes contradicciones es preciso priorizar las enseñanzas de Jesús.
Es decir, Jesús nos enseña cómo dar una correcta interpretación de forma espiritual a cualquiera de los textos que hablen de violencia en el Antiguo Testamento. Y en lugar de afirmar que ciertas partes de los textos no son inspiradas por Dios, debemos afirmar más bien que estos textos no han sido correctamente interpretados.
Jesús dijo:
Mateo 5:43 «Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.
5:44  Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen

Probablemente Jesús está haciendo referencia a todos estos textos de los Salmos en donde los autores afirman odiar a sus enemigos y claman a Dios  por venganza. Pero Jesús nos muestra que debemos amar a nuestros enemigos. Es decir, nos deja clara la idea de que nuestros enemigos no son los seres humanos.
De esta misma manera entendió este tema el apóstol Pablo cuando dijo:
Efesios 6:12  Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales

Desde esta perspectiva podemos deleitarnos también al leer todos estos salmos en los que el autor pide la destrucción de sus enemigos.


Como conclusión de todo este tema podemos decir que el Reino de Dios es un reino de Paz. Independientemente de si Isaías esté hablando de la primera o segunda venida de Jesús, es nuestra responsabilidad ahora vivir de acuerdo a los valores de su Reino. Y comenzar como Iglesia a mostrarnos como un Pueblo de paz. 

Hugo Vásquez
Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

Todas las lecciones del curso

Más cursos

Videos Recomendados:

Jesús y la No Violencia

La guerra en el Antiguo Testamento


No hay comentarios:

Publicar un comentario