jueves, 9 de febrero de 2017

CURSO DE ROMANOS - LECCIÓN 31 - LA CONDUCTA Y LA JUSTICIA DE DIOS


7.- Aplicación: La conducta de la justicia de Dios (12:1-15-13)

Aquí Pablo comienza una sección nueva en su epístola. Que tiene que ver con la aplicación de todos los fundamentos teóricos expuestos hasta este punto. Esto es un gran ejemplo para todo expositor de la Palabra de Dios, quien tiene la obligación de llevar esta Palabra a la vida práctica de todos los seres humanos. Dice William Barclay sobre este tema: “Puede debatirse con los problemas más pro­fundos de la teología; pero siempre acaba con las demandas éticas que gobiernan la vida de todo el mundo”



Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios

Es muy interesante como nuestro apóstol se dirige a los hermanos en la Iglesia, los cuales ya quedó claro que son judíos y gentiles,  pero para rogarles, es decir levantar una súplica por lo que ellos tienen que hacer.

Esto nos hace pensar que si bien es cierto Pablo tenía autoridad como apóstol para demandar un estilo de vida en la comunidad. Aquí presenta una súplica, ya que, en la vida cristiana la decisión de vivir conforme a los propósitos de Dios tiene que ser una decisión personal.   Y con mucha más razón cuando se trata de ofrecerse uno mismo como sacrificio espiritual para Dios.

Con esta expresión Pablo hace referencia al sistema sacrificial muy bien conocido por el pueblo judío. Pero ahora nos deja claro que el sacrificio tiene que ser nuestro propio cuerpo, y que al igual que un sacrificio de animales en el Antiguo Testamento tenía que estar sin mancha y en perfectas condiciones, ahora se menciona que nosotros debemos presentarnos de una manera santa y agradable a Dios.
Otra cosa importante que tenemos que mencionar es que para los lectores de origen griego esta expresión puede causar consternación ya que “ofrecer el cuerpo” no tendría mucho sentido bajo la filosofía platónica en donde el cuerpo es malo y lo espiritual es lo bueno. Sin embargo Pablo aplica este mismo término para dejar claro que a Dios debemos ofrecernos por completo, y que nuestro mejor sacrificio es nuestra vida entera ofrecida a Dios, por medio de actos de justicia, los cuales realizamos con nuestros cuerpos.

También debemos mencionar que para Pablo la motivación para vivir de esta manera se encuentra en “las misericordias de Dios” de las cuales ya habló de una forma teórica en todos los capítulos anteriores de la epístola, pero ahora tienen que aterrizar en nuestra vida práctica.

No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta

Continua Pablo con su petición, y pide a sus lectores que no se amolden al mundo actual. Con esto nos da a entender que un cristiano nunca debe comportarse como un camaleón y adaptarse a las circunstancias. Si no más bien la ética cristiana siempre nos presentará diferentes desafíos al no estar de acuerdo con los criterios del sistema en el que vivimos.
La manera en la que tenemos que hacerlo es: “ser transformados mediante la renovación de la mente”. Esto es muy importante, ya que solo una mente renovada y transformada por la Palabra de Dios estará dispuesta a confrontar los pensamientos del sistema dominante.

7.1.- Los dones espirituales (12:3-8)
En esta sección Pablo hace algo que es muy característico en él y es, comparar a la Iglesia cristiana con un cuerpo. Ya lo ha hecho en: 1 Corintios 12:12-27. Y ahora lo vuelve a mencionar con la intención de que nadie dentro de la Iglesia se considere superior a otra persona. La analogía del cuerpo nos hace pensar en la necesidad que tenemos de cada parte de nuestro cuerpo.
Dentro de la Iglesia cada uno posee diferentes dones, lo cual nos hace diferentes, pero no superiores ni inferiores. Si no más bien nos complementamos los unos a los otros al poner nuestros dones al servicio de toda la Iglesia.
Los dones que Pablo menciona son:
1)      Profecía. Tenemos que recalcar que en el Nuevo Testamento no se relaciona este don con la predicción del futuro. Si no más bien Pablo dice en 1 Corintios 14:3 que el que profetiza lo hace para exhortar, consolar y edificar. Y esto solo es posible por medio de la predicación de la Palabra de Dios.
2)      Servicio. Mostrar amor por medio de actos en favor de la Iglesia.
3)      Enseñanza. Dice William Barclay  “No basta con proclamar el mensaje de Cristo; también hay que explicarlo”
4)      Exhortación. Tiene que ver con la confrontación del pecado. Pero siempre el objetivo es animar y motivar a cada cristiano a perseverar en el camino de Dios
5)      Compartir. Una característica imprescindible en la vida cristiana tiene que ser siempre la generosidad.

7.2.- Características del amor fraternal (12:9-13)

“No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos. Si es posible, y en cuanto dependa de ustedes, vivan en paz con todos”

Esta palabra “todos” se repite dos veces en estos versículos  para enfatizar que el amor que debemos vivir es para todo ser humano. En este pasaje es claro que el amor no está limitado para los hermanos.  
12:14  Bendigan a quienes los persigan; bendigan y no maldigan.

En el tiempo de Pablo quienes perseguían a los cristianos eran los no creyentes y es a ellos a quienes debemos bendecir también. Jesús en el Sermón del Monte también fue muy claro en cuanto al amor a los enemigos. El amor a todo ser humano es parte de la imitación de Dios  ya que Dios ama a todos los seres humanos. (Mateo 5:44-48)  

En este pasaje Pablo nos muestra algunas formas de cómo mostrar de una manera práctica el amor por los demás:

 “Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose”

Pablo nos manda a amarnos como hermanos  y a respetarnos como tales. La Biblia nos manda a reconocer en cada uno de los seres humanos la imagen de Dios y el valor que cada uno tiene por ser creado por Dios. Y a tratarnos de esa manera.
También. La Biblia nos manda a no ser orgullosos y tratar a los demás como inferiores, sino más bien debemos dar un trato de honra, reconociendo siempre lo bueno de los demás antes que lo nuestro.

El trato de respeto y honra no está limitado a los amigos sino también a los enemigos-
12:14  Bendigan a quienes los persigan; bendigan y no maldigan.

Esto es muy importante ya que como seres humanos pensamos que debemos un trato de respeto solo a quienes nos respetan. Un dicho popular dice: “respétame para que te respete”. Pero la Biblia es muy clara en que debemos responder con bendición incluso a quienes nos maldicen. Esto es una muestra de que queremos imitar a Jesús. (1 Pedro 2:23; 3:9)  
Rom 12:13  Ayuden a los hermanos necesitados. Practiquen la hospitalidad.
Rom 12:15  Alégrense con los que están alegres; lloren con los que lloran.

Una forma muy práctica de mostrar nuestro amor es cuando ayudamos a los necesitados y cuando somos hospitalarios. Es muy importante en la fe cristiana el identificar y hacer lo posible por suplir las necesidades de los demás. "El cristianismo es una fe de mano abierta, de corazón abierto, y de puerta abierta"
Algo muy importante en la vida cristiana es poder identificarse con el dolor de los demás, y también con sus alegrías.
Es importante tener en cuenta en cuanto al mandamiento de llorar con los que lloran, esto implica el comprender el dolor y no hacer de menos o querer aconsejar nada más. ¡Ojo! No dice: “hagan reír a los que lloran”
Como ya mencionamos anteriormente este también es un asunto no solo para nuestros amigos sino también para nuestros enemigos. Esto lo explica Pablo en los versículos del 17-21.  
Incluso debemos procurar hacer lo bueno a quienes nos hacen daño. Este es un asunto muy importante ya que Jesús también lo enfatizó en el Sermón del Monte. No se trata solamente de no devolver el mal, sino que el mandamiento es más activo y se trata de devolver con bien el mal.
Dar de comer y dar de beber a nuestros enemigos significa que vamos a buscar activamente el bienestar de ellos. Y esto es muestra de que queremos imitar a nuestro Dios, ya que esto es lo que Jesús hizo por nosotros. Dios su vida por nosotros aun cuando éramos sus enemigos.

 “Antes bien, «Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta.»”
                                                                                        
Es muy importante reconocer que el amor que vivimos servirá como testimonio delante de los que no conocen a Jesús. Él también dijo que “en esto conocerán que son mis discípulos si se aman los unos a los otros”  (Juan 13:35)
Muchas veces queremos que nos identifiquen por muchas cosas, como no bailar, no tomar, no fumar, no decir malas palabras etc. Cosas que están bien. Pero no debemos descuidar la verdadera razón por la que deben identificarnos que es el amor.  
Pablo nos dice que al devolver con bien el mal que nos causan hacemos que se avergüencen de su conducta, es decir les llevamos a reflexionar sobre sus acciones y es más fácil que acepten la fe en Jesús. Literalmente dice que “brazas de fuego amontonaremos en su cabeza” pero la intención es la misma.  Llevar a la reflexión y al arrepentimiento por las acciones cometidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario