viernes, 3 de marzo de 2017

CURSO DE DOCTRINA BÍBLICA - LECCIÓN 16 - LA IGLESIA



8.                     LA DOCTRINA DE LA IGLESIA

Esta es una doctrina muy importante ya que las Escrituras dan mucho énfasis a lo que significa la Iglesia y a su papel central en el plan de Dios para la humanidad.
Es importante también ya que a lo largo de la historia se han dado conceptos muy equivocados sobre lo que la Iglesia representa.




8.1                  El significado de la Iglesia

La palabra Iglesia proviene del griego “Ekklesia” que literalmente significa “llamado fuera” y en tiempos bíblicos se lo usaba para referirse a una asamblea o congregación que podía ser llamada afuera con varios propósitos.
En el sentido del Nuevo Testamento Iglesia se refiere a aquellas personas que han sido sacadas fuera del sistema de pecado del mundo y ahora pertenecen al pueblo de Dios.


8.1.1              La Iglesia como un organismo

En la Biblia se le llama a la Iglesia como “El cuerpo de Cristo”. En donde Él es la cabeza y los creyentes regenerados son los miembros:

Porque así como el cuerpo es uno solo, y tiene muchos miembros, pero todos ellos, siendo muchos, conforman un solo cuerpo, así también Cristo es uno solo.” (1 Corintios 12:12)

8.1.2. La Iglesia como una organización

La Iglesia es un cuerpo de creyentes que han sido reunidos por el Espíritu Santo con el propósito de llevar a cabo los principios y preceptos de la Palabra de Dios.
La Iglesia en el Nuevo testamento es una organización a la cual se hace participe como miembro con el único requisito de creer en Jesucristo como Señor y Salvador. No existe ningún tipo de discriminación. Sea de razas, sexo, edad, riqueza, cultura. Etc.
La Iglesia administra sus propios asuntos. No debe poner los mismos ante ninguna autoridad en el mundo.  Jesucristo es su único dador de leyes y preceptos por medio de su Palabra.
Disciplina a los miembros que se encuentren en desobediencia y además tiene también un sistema de autoridad por medio de: ancianos, obispos o pastores.   
Y las tareas son llevadas a cabo por medio de diáconos.

8.1.3. La organización de la Iglesia

Este es un tema muy importante ya que muchas veces la Iglesia no se ha podido poner de acuerdo a cómo debería ser la organización en la Iglesia.  Y muchas veces se ha hecho diferencias muy marcadas entre las funciones de obispos, pastores, y ancianos.  Muchas veces en sentido doctrinal y otras simplemente en un sentido práctico.
Por esta razón en este curso vamos a tratar de estudiar lo que las Escrituras nos muestran al respecto y también analizaremos algunos de los sistemas de organización que más se maneja en nuestro tiempo.

Lo primero que vamos a hacer es definir cada uno de estos términos:

Obispo.- Viene del griego “episkopos” que literalmente significa “el que supervisa”

Anciano.- Viene del griego “presbíteros”  que en el tiempo de las sinagogas judías eran quienes tenían la autoridad sobre la congregación.

Pastor.- En el Nuevo testamento se utiliza la palabra “Poimén” que significa pastor, pero solamente se la utiliza como verbo y no como sustantivo. Es decir el Nuevo Testamento solo usa el término “pastorear” lo que nos lleva a pensar que “pastor” no es un título otorgado a ciertas personas. Sino más bien la función de pastorear.

  Vamos a analizar un texto bíblico que utiliza estos tres términos:

“Cuando los ANCIANOS  llegaron, les dijo: «Ustedes saben cómo me he comportado todo el tiempo, desde el primer día que entré en Asia.
Saben que he servido al Señor con toda humildad y con muchas lágrimas, y que he sido puesto a prueba por las intrigas de los judíos.
También saben que no me he negado a serles útil, y que en público y en las casas he anunciado y enseñado a los judíos y a los no judíos que deben volverse a Dios, y tener fe en nuestro Señor Jesucristo.
Ahora voy a Jerusalén, llevado por el Espíritu, pero no sé lo que allá me espera, a no ser lo que el Espíritu Santo me ha confirmado en todas las ciudades, de que me esperan cárceles y tribulaciones.
Pero eso a mí no me preocupa, pues no considero mi vida de mucho valor, con tal de que pueda terminar con gozo mi carrera y el ministerio que el Señor Jesús me encomendó, de hablar del evangelio y de la gracia de Dios.
Yo sé que no me volverá a ver ninguno de ustedes, entre quienes he estado proclamando el reino de Dios; por lo tanto, puedo asegurarles que estoy limpio de la sangre de todos, pues no me he negado a anunciarles el plan de Dios.
Yo les ruego que piensen en ustedes mismos, y que velen por el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha puesto como OBISPOS, para que cuiden (PASTOREEN)  de la iglesia del Señor, que el ganó por su propia sangre.
Yo sé bien que después de mi partida vendrán lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño”.  (Hechos 20:18-29)

En este pasaje podemos ver como Pablo hablando a los ancianos les dice que el Espíritu Santo les ha puesto como obispos para que pastoreen.

Es decir vemos que estos tres términos se refieren a la misma función de liderar a la Iglesia del Señor. No hay diferencia bíblica.

También vamos a notar en este pasaje y en otros posteriormente que en cada Iglesia siempre se usan estos términos en plural, nunca se menciona solamente al pastor, al anciano, o al obispo.    

Por otro lado también tenemos en el Nuevo Testamento el término “diácono” que viene del griego “diakonos” y significa “siervo”

“En aquellos días el número de los discípulos iba en aumento, pero también comenzaron las murmuraciones de los griegos en contra de los hebreos, pues se quejaban de que en la distribución diaria (LA DIACONÍA) de ayuda las viudas de los griegos no eran bien atendidas. Entonces los doce convocaron a todos los discípulos y les dijeron: «No está bien que desatendamos la proclamación de la palabra de Dios por atender a las mesas.
Así que, hermanos, busquen entre todos ustedes a siete varones de buen testimonio, que estén llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, para que se encarguen de este trabajo. (QUE SEAN DIÁCONOS)  Así nosotros podremos continuar orando y proclamando la palabra.” (Hechos 6:1-4)

Aquí podemos ver que diácono es uno que sirve en las necesidades diarias de la Iglesia, no necesariamente una posición de autoridad un poco menor que la de los pastores o ancianos, como en algunas organizaciones eclesiales se los ha tomado.
Es importante notar que las características que los Apóstoles exigen de los diáconos son tan importantes como: tener un buen testimonio. Llenos del Espíritu Santo y de sabiduría.    

Por tanto toda posición de servicio en la Iglesia, implica una gran responsabilidad espiritual. No solamente para los dirigentes (ancianos, obispos o pastores) sino también para todo el que sirve (diácono)


8.1.4.- Requisitos para los líderes de la Iglesia

8.1.4.1.- Características de los líderes (Ancianos, Obispos, Pastores)

“Ésta es palabra fiel: Si alguno anhela ser obispo, desea una buena obra.
Pero es necesario que el obispo sea irreprensible y que tenga una sola esposa; que sea sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no afecto al vino, ni pendenciero, ni codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro;
que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción y con toda honestidad pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?); no debe ser un neófito, no sea que se envanezca y caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en los lazos del diablo”.  (1 Timoteo 3:1-7)

En estos versículos podemos ver una lista de características que la Biblia demanda de sus dirigentes. Entre ellas tenemos:

Irreprensible, que tenga una sola esposa, que sea sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso, amable, apacible, no avaro, que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción, que no se un nuevo convertido, que tenga buen testimonio para los de afuera.


8.1.4.2.- Características de los siervos  (Diáconos)

De igual manera, los diáconos deben ser honestos y sin doblez, no demasiado afectos al vino ni codiciosos de ganancias deshonestas; y deben guardar el misterio de la fe con limpia conciencia. Además, éstos primero deben ser puestos a prueba y, si son irreprensibles, entonces podrán ejercer el diaconado. Las mujeres, por su parte, deben ser honestas, y no calumniadoras, sino sobrias y fieles en todo.  Los diáconos deben tener una sola esposa, y gobernar bien sus hijos y sus casas, (1 Timoteo 3:8-12)

De aquí podemos desprender las características de todo siervo de Dios en la Iglesia:

Honestos, sin doblez (Sincero), no dados al vino, no codiciosos, guardar la Fe, tener limpia conciencia, deben ser puestos a prueba, irreprensibles, no calumniadores, tener una sola esposa, gobernar bien sus hogares 

Hugo Vásquez

Mira la lección en video:
 



Síguenos:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario