jueves, 20 de abril de 2017

CURSO DE DOCTRINA BIBLICA - LECCIÓN 23 - LA ARMADURA DE DIOS

9.7.4 La armadura de Dios

Ahora pasaremos a analizar el texto de la armadura de Dios, el cual resume de mejor manera las armas que Dios ha puesto a nuestro alcance para hacer frente a las asechanzas del diablo.


Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza. Manténganse firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos por la coraza de justicia, y calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz. Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno. Tomen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos.  (Efesios 6:13-18)

Analicemos cada parte de la armadura:

Cinturón de la verdad: Confianza en la verdad revelada en la Palabra de Dios y en la obra de Jesús en la cruz.
Coraza de justicia: Una vida de imitación a Jesús.
Calzados con la disposición de predicar el evangelio: Tiene que ver con nuestra vida dispuesta a obedecer la comisión de Dios.
Escudo de la fe: Confianza en Dios y sus promesas, en especial la de la salvación
El casco de la Salvación: Nuestra mente confiada en la Salvación que Dios ha provisto
La espada del Espíritu que es la Palabra de Dios: aquí es importante recalcar que la única arma de ataque en contra del enemigo es la Palabra de Dios.
Orar en todo tiempo: Y nuestra vida de dependencia a Dios se manifiesta en una vida de oración.

9.7.5. ¿Qué hacer frente a una posesión demoniaca de un no creyente?

Primero debemos estar conscientes que no todo lo que aparenta ser posesión demoniaca lo es. En la actualidad se conocen muchas enfermedades mentales que en tiempos antiguos fácilmente podían pasar por manifestaciones demoniacas, como por ejemplo la esquizofrenia o la epilepsia.

Por tanto la recomendación en cualquier caso así debe ser primeramente descartar cualquier enfermedad de orden biológico para después considerar un problema espiritual.

En caso de llegar a la conclusión de que se trata de una posesión real. Debemos analizar lo siguiente:

·         Como ya hemos dicho “mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo”
·         La Biblia no nos habla de ninguna liturgia, ceremonia o pasos específicos para liberar a un endemoniado.
·         Jesús dio autoridad a sus discípulos para echar fuera demonios.

Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas;  (Marcos 16:17) 

En conclusión podemos decir que como cristianos debemos estar seguros de que el poder de Dios que habita en nosotros es infinitamente superior a cualquier demonio. Por lo tanto al enfrentarnos a un caso de posesión lo único que la Biblia reconoce como válido es la oración pidiendo que Dios libere a esa persona.
Sin embargo debemos reconocer también que al igual que cuando oramos por una sanidad física, siempre los resultados dependerán de la voluntad de Dios.
Por eso nuestra misión es vivir una vida alineados a la voluntad de Dios para que él pueda glorificarse en nuestras vidas. Por medio de nuestra fe.  


10.        LA DOCTRINA DE LAS ULTIMAS COSAS

Esta es una de las doctrinas más controversiales en toda la Biblia, ya que según ha ido pasando la historia del cristianismo hay algunos aspectos que se han ido perdiendo de la esperanza futura de la Iglesia. Mientras han ido apareciendo también algunas creencias. Muchas novedosas y recientes.

Por todas estas razones, y como lo hemos hecho en todo este curso nos limitaremos a afirmar lo que la Biblia nos ha revelado sin irnos más allá de lo que está escrito en nuestra interpretación del tiempo futuro.

Y para esto comenzaremos con el aspecto más importante de la esperanza futura del cristianismo.

 10.1      La segunda venida de Cristo


Este fue un tema muy apreciado en la Iglesia primitiva y que poco a poco ha sido relegado por otros aspectos. Sin embargo en los escritos apostólicos podemos ver la importancia que se daba a este hecho. 

10.1.1. La realidad de la segunda venida de Cristo

Establecida por los profetas en el Antiguo Testamento.- 

Entonces saldrá el SEÑOR y peleará contra aquellas naciones, como cuando pelea en el día de la batalla.
»En aquel día pondrá el SEÑOR sus pies en el monte de los Olivos, que se encuentra al este de Jerusalén, y el monte de los Olivos se partirá en dos de este a oeste, y formará un gran valle, con una mitad del monte desplazándose al norte y la otra mitad al sur.
Ustedes huirán por el valle de mi monte, porque se extenderá hasta Asal. Huirán como huyeron del terremoto en los días de Uzías, rey de Judá. Entonces vendrá el SEÑOR mi Dios, acompañado de todos sus fieles.
»En aquel día no habrá luz, ni hará frío.
Será un día excepcional, que sólo el SEÑOR conoce: no tendrá día ni noche, pues cuando llegue la noche, seguirá alumbrando la luz.  (Zacarías 14:3-7)

Gran parte de la profecía del Antiguo Testamento se enfoca en la segunda venida de Jesús, a la que muchas veces llaman “El día del Señor”. Sin embargo cabe aclarar que en los profetas del Antiguo Testamento no estaba muy clara la diferencia entre la primera y la segunda venida de Jesús y muchas veces lo describían como la misma cosa.
Esto es a lo que se le llama la “Horizonte profético del Antiguo testamento”


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           
 Un ejemplo clásico de esto lo encontramos en Lucas 4:16-20
Fue a Nazaret, donde se había criado, y un sábado entró en la sinagoga, como era su costumbre. Se levantó para hacer la lectura,
y le entregaron el libro del profeta Isaías. Al desenrollarlo, encontró el lugar donde está escrito:
«El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos,
a pregonar el año del favor del Señor.»
Luego enrolló el libro, se lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga lo miraban detenidamente,

En esta ocasión vemos como Jesús cita un texto de Isaías 61 y lo aplica a su ministerio. Sin embargo cuando leemos  la profecía completa en Isaías 61:1-7

El Espíritu del SEÑOR omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros,
a pregonar el año del favor del SEÑOR y el día de la venganza de nuestro Dios, a consolar a todos los que están de duelo,
y a confortar a los dolientes de Sión. Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizas, aceite de alegría en vez de luto, traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento. Serán llamados robles de justicia, plantío del SEÑOR, para mostrar su gloria.
Reconstruirán las ruinas antiguas, y restaurarán los escombros de antaño; repararán las ciudades en ruinas, y los escombros de muchas generaciones.
Gente extraña pastoreará los rebaños de ustedes, y sus campos y viñedos serán labrados por un pueblo extranjero.
Pero a ustedes los llamarán «sacerdotes del SEÑOR»; les dirán «ministros de nuestro Dios». Se alimentarán de las riquezas de las naciones, y se jactarán de los tesoros de ellas.
En vez de su vergüenza, mi pueblo recibirá doble porción; en vez de deshonra, se regocijará en su herencia; y así en su tierra recibirá doble herencia, y su alegría será eterna.

Aquí nos encontramos con algunas frases intercaladas que Jesús no las cita como por ejemplo: “el día de la venganza de nuestro Dios”  Ya que esto no tiene que ver con la primera venida de Jesús sino con su segunda venida.   De igual manera podemos ver: “Reconstruirán las ruinas antiguas”  “su alegría será eterna”
Es decir Isaías visualizó todo esto como un único hecho. Sin embargo el Nuevo Testamento nos aclara que hay un período de tiempo entre la primera y segunda venida de Jesús. El periodo de la Iglesia.


El Testimonio de Cristo
En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar.
Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.   (Juan 14:2-3)

Jesús enfatizó la realidad de la segunda venida también en muchas de sus parábolas en las que nos insta a estar preparados. Porque nadie sabe ni el día ni la hora.

»Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.  (Mateo 24:36)

En este pasaje también podemos concluir que el día en que Jesús regrese es imposible determinarlo de ninguna manera. No existen cálculos matemáticos que puedan demostrar la fecha exacta de la segunda venida. Al contrario de lo que algunas sectas pretenden demostrar.

El testimonio de los ángeles

—Galileos, ¿qué hacen aquí mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido llevado de entre ustedes al cielo, vendrá otra vez de la misma manera que lo han visto irse.  (Hechos 1:11)

Los mismos ángeles que en algún momento también dieron fiel testimonio de la venida de Cristo. Ahora afirman que volverá.

El testimonio de los apóstoles

Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza.
¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él.
Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto.
El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero.
Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre.
Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras. (1 Tesalonicenses 4:13-18)

En este pasaje Pablo nos enseña grandes verdades que posteriormente en este estudio seguiremos analizando como son: la resurrección de los muertos y el tema del arrebatamiento. Al cual trataremos de analizarlo conforme a las Escrituras.

En fin con estos versículos podemos afirmar categóricamente que la segunda venida de Cristo es claramente enseñada por la Biblia, sin ningún lugar a dudas,  y es la principal esperanza que tenemos como cristianos.

 Deber:

1.- Citar 3 pasajes de la Biblia demostrando la existencia de los ángeles
2.- Explique la labor de los ángeles buenos
3.- ¿Cuál es la labor de los ángeles caídos?
4.- Citar 3 pasajes que demuestren la existencia de Satanás
5.- Que es lo que podemos saber según la Biblia de la caída de Satanás
6.- ¿Cuál es la morada actual de Satanás?
7.- Cite 3 pasajes que demuestren la existencia de demonios
8.- ¿Puede un cristiano ser poseído de un demonio? ¿Por qué?
9.- ¿Cómo me enfrento en la lucha espiritual? Explique

10.- ¿Cuál es la única arma de ataque en la armadura de Dios?


Hugo Vásquez

Todas las lecciones del curso 

Más Cursos

Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario