miércoles, 3 de mayo de 2017

CURSO DE DOCTRINA BÍBLICA - LECCIÓN 25 - EL ANTICRISTO, EL 666 Y EL MILENIO

10.2. El Anticristo

Sin duda este es uno de los términos que más se nos viene a la mente cuando se habla de la doctrina de los últimos tiempos. Por esa razón vamos a dedicar una sección de este estudio para ocuparnos de lo que la Biblia nos revela sobre la naturaleza de este personaje.


Queridos hijos, ésta es la hora final, y así como ustedes oyeron que el anticristo vendría, muchos son los anticristos que han surgido ya. Por eso nos damos cuenta de que ésta es la hora final. Aunque salieron de entre nosotros, en realidad no eran de los nuestros; si lo hubieran sido, se habrían quedado con nosotros. Su salida sirvió para comprobar que ninguno de ellos era de los nuestros. Todos ustedes, en cambio, han recibido unción del Santo, de manera que conocen la verdad. No les escribo porque ignoren la verdad, sino porque la conocen y porque ninguna mentira procede de la verdad.
¿Quién es el mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo? Es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.  (1 juan 2:18-22)

Este es uno de los pasajes más explícitos en cuanto al Anticristo.  Primero Juan comienza hablando que el Anticristo vendrá en la hora final. Pero esa hora final está relacionada al tiempo de la Iglesia a partir de la resurrección de Cristo hasta su segunda venida.  
Juan también se refiere a muchos anticristos refiriéndose a falsos maestros y a todos aquellos que se oponen a la obra y doctrina de  Dios.

Durante la historia de la Iglesia se ha intentado relacionar la figura del Anticristo con la Bestia representada en Apocalipsis y con algunas imágenes también del libro de Daniel.

Entonces vi que del mar subía una bestia, la cual tenía diez cuernos y siete cabezas. En cada cuerno tenía una diadema, y en cada cabeza un nombre blasfemo contra Dios. La bestia parecía un leopardo, pero tenía patas como de oso y fauces como de león. El dragón le confirió a la bestia su poder, su trono y gran autoridad. Una de las cabezas de la bestia parecía haber sufrido una herida mortal, pero esa herida ya había sido sanada. El mundo entero, fascinado, iba tras la bestia y adoraba al dragón porque había dado su autoridad a la bestia. También adoraban a la bestia y decían: «¿Quién como la bestia? ¿Quién puede combatirla?» A la bestia se le permitió hablar con arrogancia y proferir blasfemias contra Dios, y se le confirió autoridad para actuar durante cuarenta y dos meses.
Abrió la boca para blasfemar contra Dios, para maldecir su nombre y su morada y a los que viven en el cielo. También se le permitió hacer la guerra a los santos y vencerlos, y se le dio autoridad sobre toda raza, pueblo, lengua y nación. A la bestia la adorarán todos los habitantes de la tierra, aquellos cuyos nombres no han sido escritos en el libro de la vida, el libro del Cordero que fue sacrificado desde la creación del mundo.
El que tenga oídos, que oiga.  El que deba ser llevado cautivo, a la cautividad irá. El que deba morir a espada, a filo de espada morirá. ¡En esto consisten la perseverancia y la fidelidad de los santos!  (Apocalipsis 13:1-10)
 
Sin embargo debemos hacer mención que en Apocalipsis no se menciona el término Anticristo en ninguna parte.  Si aplicamos algunas de las normas interpretativas para la literatura del libro de Apocalipsis podemos notar algunos aspectos importantes:

·         La descripción que el texto nos da de la Bestia con siete cabezas y diez cuernos en cada cabeza puede representar a un reino, un sistema de poder etc. ya que las cabezas significan autoridad y los cuernos poder. En el libro de Daniel es claro que las bestias representaban reinos.
Veamos la interpretación que en el libro de Daniel se da a esta bestia

Dan 7:15  »Yo, Daniel, me quedé aterrorizado, y muy preocupado por las visiones que pasaban por mi mente. 7:16  Me acerqué entonces a uno de los que estaban allí, y le pregunté el verdadero significado de todo esto. Y ésta fue su interpretación:
7:17  “Las cuatro grandes bestias son cuatro reinos que se levantarán en la tierra, 7:18  pero los santos del Altísimo recibirán el reino, y será suyo para siempre, ¡para siempre jamás!” 7:19  »Quise entonces saber el verdadero significado de la cuarta bestia, la cual desmenuzaba a sus víctimas y las devoraba, pisoteando luego sus restos. Era muy distinta a las otras tres, pues tenía colmillos de hierro y garras de bronce. ¡Tenía un aspecto espantoso! 7:20  Quise saber también acerca de los diez cuernos que tenía en la cabeza, y del otro cuerno que le había salido y ante el cual habían caído tres de ellos. Este cuerno se veía más impresionante que los otros, pues tenía ojos y hablaba con insolencia. 7:21  »Mientras observaba yo, este cuerno libró una guerra contra los santos y los venció. 7:22  Entonces vino el Anciano y emitió juicio en favor de los santos del Altísimo. En ese momento los santos recibieron el reino. 7:23  »Ésta fue la explicación que me dio el venerable Anciano: “La cuarta bestia es un cuarto reino que surgirá en este mundo. Será diferente a los otros reinos; devorará a toda la tierra; ¡la aplastará y la pisoteará!  7:24  Los diez cuernos son diez reyes que saldrán de este reino. Otro rey les sucederá, distinto a los anteriores, el cual derrocará a tres reyes. 7:25  Hablará en contra del Altísimo y oprimirá a sus santos; tratará de cambiar las festividades y también las leyes, y los santos quedarán bajo su poder durante tres años y medio. 7:26  Los jueces tomarán asiento, y al cuerno se le quitará el poder y se le destruirá para siempre.  7:27  Entonces se dará a los santos, que son el pueblo del Altísimo, la majestad y el poder y la grandeza de los reinos. Su reino será un reino eterno, y lo adorarán y obedecerán todos los gobernantes de la tierra.”
7:28  »Aquí termina la visión. Yo, Daniel, me quedé desconcertado por tantas ideas que me pasaban por la mente, a tal grado que palideció mi rostro. Pero preferí mantener todo esto en secreto.

Muchos han relacionado la cuarta bestia del libro de Daniel con la que se menciona en Apocalipsis, y según un seguimiento histórico de los imperios que han dominado a Israel corresponde con el Imperio Romano.
                                                                             
·         La bestia de Apocalipsis recibe su autoridad y su poder del Dragón que es una representación de Satanás.

·         La Bestia será objeto de adoración por todos aquellos que no hayan sido inscritos en el libro de la vida.

De alguna manera se puede concluir, reconociendo que no tenemos en este curso el tiempo disponible para profundizar en la literatura apocalíptica. Que mientras que Juan nos alerta que el Anticristo es todo aquel que niega la verdad de Dios, Apocalipsis también nos recuerda que existe un sistema que recibe su poder de parte de Satanás para engañar y ser objeto de adoración.
Por nuestra parte solo debemos estar alertas para no ser engañados por todo aquello que vaya en contra del nombre de Dios.

10.2.1. La Marca de la bestia


En el libro de Apocalipsis se afirma que el número de la Bestia es el 666. Esto ha sido también objeto de mucha especulación e imaginación. Se han llegado a afirmar ideas como que el número corresponde a un código de barras, a un microchip implantado en las personas. Etc.
Vamos ahora a analizar bíblicamente lo que ese número puede significar.

Apocalipsis 13:16  Además logró que a todos, grandes y pequeños, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiera una marca en la mano derecha o en la frente, 13:17  de modo que nadie pudiera comprar ni vender, a menos que llevara la marca, que es el nombre de la bestia o el número de ese nombre. 13:18  En esto consiste la sabiduría: el que tenga entendimiento, calcule el número de la bestia, pues es número de un ser humano: seiscientos sesenta y seis.

Recordemos que en la literatura apocalíptica juegan un papel muy importante los símbolos, y para el pueblo judío especialmente los números tenían un significado simbólico.
La combinación de los números 3 y 4 significa perfección.
3 x 4 = 12;  3 + 4 = 7
De esta manera podemos ver que el número 12 y el 7 se los menciona repetidamente en las páginas de la Biblia.  Entonces, si el número 7 significa perfección el número 6 es aquello que intenta ser perfecto pero no lo es y la repetición de 3 veces el 6 es para darle un énfasis especial a que por más que intente parecerse a la perfección no lo será.

Otra interpretación histórica intenta relacionar el nombre del Emperador Nerón con el número 666, ya que en el griego antiguo los números se escribían por letras y la suma de las letras del nombre de Nerón es 666.
Con esto en mente podemos afirmar que el número de la Bestia no será un número literal tatuado, ni en un microchip, sino que es un símbolo de lo que quiere ser como Dios, pero no lo es, y el hecho de que la marca sea puesta en la mano derecha y en la frente significa también que todo aquel que sirve a la Bestia o que cree en la Bestia está marcado con su nombre.  Un contraste con el sello del cordero que será también marcado en la frente de los creyentes.

Apocalipsis 7:2  Vi también a otro ángel que venía del oriente con el sello del Dios vivo. Gritó con voz potente a los cuatro ángeles a quienes se les había permitido hacer daño a la tierra y al mar:  7:3  «¡No hagan daño ni a la tierra, ni al mar ni a los árboles, hasta que hayamos puesto un sello en la frente de los siervos de nuestro Dios!»

10.3. El Milenio
Durante toda la historia de la Iglesia, este ha sido uno de los temas más debatidos, que lamentablemente ha ocasionado divisiones en las Iglesia. Aunque de una manera interesante la palabra “Milenio” aparece en un solo capítulo de la Biblia.

Vi además a un ángel que bajaba del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. Sujetó al dragón, a aquella serpiente antigua que es el diablo y Satanás, y lo encadenó por mil años. Lo arrojó al abismo, lo encerró y tapó la salida para que no engañara más a las naciones, hasta que se cumplieran los mil años. Después habrá de ser soltado por algún tiempo. Entonces vi tronos donde se sentaron los que recibieron autoridad para juzgar. Vi también las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios. No habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni se habían dejado poner su marca en la frente ni en la mano. Volvieron a vivir y reinaron con Cristo mil años.
Ésta es la primera resurrección; los demás muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron los mil años. Dichosos y santos los que tienen parte en la primera resurrección. La segunda muerte no tiene poder sobre ellos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. Cuando se cumplan los mil años, Satanás será liberado de su prisión, y saldrá para engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra —a Gog y a Magog—, a fin de reunirlas para la batalla. Su número será como el de las arenas del mar.  Marcharán a lo largo y a lo ancho de la tierra, y rodearán el campamento del pueblo de Dios, la ciudad que él ama. Pero caerá fuego del cielo y los consumirá por completo. El diablo, que los había engañado, será arrojado al lago de fuego y azufre, donde también habrán sido arrojados la bestia y el falso profeta. Allí serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. Luego vi un gran trono blanco y a alguien que estaba sentado en él. De su presencia huyeron la tierra y el cielo, sin dejar rastro alguno.
Vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Se abrieron unos libros, y luego otro, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados según lo que habían hecho, conforme a lo que estaba escrito en los libros.
El mar devolvió sus muertos; la muerte y el infierno devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho. La muerte y el infierno fueron arrojados al lago de fuego. Este lago de fuego es la muerte segunda.  Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego. (Apocalipsis 20 1:15)

Antes de ponernos a analizar este texto debemos reconocer la dificultad de la interpretación de la literatura apocalíptica y en especial del libro de Apocalipsis. 
Muchos ven el Apocalipsis como un libro que nos habla solamente del futuro. Mientras que para otros son cosas que ya acontecieron en el pasado.
Pero existe también una interpretación aceptada por muchos de los teólogos y pensadores a lo largo de la historia y es que el Apocalipsis nos presenta en varios de sus capítulos un resumen de todo lo que fue y será la historia de la Iglesia desde la resurrección de Cristo hasta su regreso.
Esto es lo que sucede con este pasaje de Apocalipsis 20 según este tipo de interpretación.
A continuación vamos a ver las tres posiciones básicas de cómo entender este texto:

Premileniarismo.-  Es la creencia de que luego de que Cristo regrese se instaurará un reinado terrenal de mil años.  Y luego de eso será el juicio final.
Dentro de la posición premileniarista existen de dos tipos:
1.- Premileniaristas históricos.- Es una posición que ha existido desde casi el inicio de la Iglesia Cristiana. Especialmente por los cristianos de origen Judíos quienes esperaban que el Reino de Dios se realice aquí en la tierra.  La principal característica es que los mil años son simbólicos y no literales
2.- Premileniarismo dispensacional.- Como ya lo mencionamos esta es una posición reciente en la historia de la Iglesia y habla de mil años literales, solamente para el pueblo judío, en donde se restaurará el templo y los sacrificios

Amileniarismo o milenio espiritual.-  Como dije anteriormente es la interpretación de que el capítulo  20 de Apocalipsis es un resumen de la Historia de la Iglesia, el milenio se refiere al tiempo en el que los cristianos que han muerto están en la presencia de Cristo esperando el día que el vuelva y se dé la resurrección y el juicio final.

Posmileniarismo.-  Es la creencia de que el milenio se instaurará en algún momento en la historia de la humanidad gracias a la evangelización y a los esfuerzos de la Iglesia y que posteriormente Jesús regresa para el Juicio Final.

Quiero reconocer que este es uno de los pasajes más difíciles de interpretar en toda la Biblia. Pero recordemos siempre el principio de que los pasajes más difíciles se los debe interpretar a la luz de los pasajes más claros y como hemos estudiado de las palabras de Jesús mismo y sus apóstoles es muy difícil sustentar bíblicamente la posición “premileniarista dispensacional” y la posmileniarista;  ya que Jesús mismo advirtió que en los últimos tiempos las cosas se pondrían peor y no mejorarían.  Si no solo con el regreso de Cristo se establece el verdadero Reino de Dios en la Nueva Jerusalén con Nuevos Cielos y Nueva tierra. 

Hugo Vásquez

Todas las lecciones del curso 

Más cursos 

Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario