lunes, 22 de mayo de 2017

PRÉDICA - EL JUICIO FINAL - MATEO 25:31-46

Introducción

Cuándo pensamos en la idea de un juicio final ¿Qué viene a nuestra mente? ¿Qué nos causa esta idea? ¿Temor? ¿Inseguridad? O tal vez ¿Esperanza? ¿Gozo?
 En el mundo se asocia el juicio final con destrucción, muerte y cosas semejantes. Pero como cristianos ¿Cuál es nuestra expectativa para ese día? ¿Estamos preparados?


Mat 25:31  »Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, con todos sus ángeles, se sentará en su trono glorioso.
25:32  Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras.
25:33  Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda.
25:34  »Entonces dirá el Rey a los que estén a su derecha: “Vengan ustedes, a quienes mi Padre ha bendecido; reciban su herencia, el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo.
25:35  Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento;
25:36  necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.”
25:37  Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber?
25:38  ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos?
25:39  ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?”
25:40  El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.”
25:41  »Luego dirá a los que estén a su izquierda: “Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.
25:42  Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron nada de comer; tuve sed, y no me dieron nada de beber;
25:43  fui forastero, y no me dieron alojamiento; necesité ropa, y no me vistieron; estuve enfermo y en la cárcel, y no me atendieron.”
25:44  Ellos también le contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, o como forastero, o necesitado de ropa, o enfermo, o en la cárcel, y no te ayudamos?”
25:45  Él les responderá: “Les aseguro que todo lo que no hicieron por el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron por mí.”
25:46  »Aquéllos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

1.- Jesús volverá como un Juez Justo


Una de las cosas que podemos saber con seguridad sobre los asuntos del futuro es que Jesús volverá. No sabemos cuándo, Jesús dijo que de la fecha nadie sabía. Pero Jesús lo prometió, fue la esperanza de los primeros cristianos, y esa es también hoy nuestra esperanza.

Sin embargo, Jesús no va a volver como el niño que nació en Belén, o como un ser humano con las mismas limitaciones de su primera venida. El volverá como Rey, en toda su gloria, y algo muy importante es que vendrá como Juez.
Y lo importante de este texto es que algún día todos nos vamos a presentar ante él para rendir cuentas. Por eso tenemos que estar preparados.  
En este Sermón Jesús termina con la Parábola de las Vírgenes, luego la Parábola de los Talentos y al final este relato del juicio. Jesús nos está invitando a reflexionar si estamos preparados o no.
Muchas veces pensamos que como la salvación es por gracia nuestras obras ya no cuentan, pero el texto parece darnos a entender que en ese día Jesús nos haga ver las cosas que hayamos hecho o lo que no hayamos hecho.
Lo primero que Jesús hará es separar Ovejas de Cabras,

25:32  Todas las naciones se reunirán delante de él, y él separará a unos de otros, como separa el pastor las ovejas de las cabras.
25:33  Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda.

Es decir, separar aquellos que son sus hijos por la fe, de aquellos que lo han rechazado.   
Desde aquí podemos ver que la salvación no es por las obras. Dios los separa por ser ovejas y cabras no por las obras que hicieron.  No es por las obras que uno se convierte en oveja, sino es porque uno es oveja de Jesús que esto se hará evidente haciendo buenas obras.
Llegamos a ser ovejas de Jesús por medio de la fe.
La comparación que hace Jesús entre ovejas y cabras era una ilustración que ellos iban a entender
Las características de las ovejas, dóciles, siguen al pastor. Las cabras en cambio son rebeldes. Existe un dicho: “La cabra siempre tira al monte”. La Palabra Cabra viene del latín Capra de donde se deriva la palabra Capricho.

2.- Bendecirá a quienes son sus hijos
El día del juicio para quienes somos cristianos es un día de esperanza es un día en el que se cumplen completamente sus promesas. Es el día en el que Jesús nos dirá “benditos del Padre” y recibiremos la herencia preparada para nosotros. Nuevamente la idea de que la salvación no es por obras ya que las herencias no se ganan, son gratuitas.  

Los cristianos reciben la herencia que Jesús ganó para nosotros en la cruz. Nosotros no podíamos hacer nada por nuestros pecados, el murió para darnos la vida eterna.

Sin embargo, ¿Cuál es la evidencia? ¿Cómo se puede saber si en realidad hemos tenido fe en Jesús?

25:35  Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me dieron alojamiento;
25:36  necesité ropa, y me vistieron; estuve enfermo, y me atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron.”

La principal evidencia, la prueba de grado, para saber si uno en realidad ha tenido fe en Jesús son las obras de misericordia.  Esto tiene mucha relación con lo que Jesús les había dicho anteriormente “en esto conocerá la gente que ustedes son mis discípulos si se aman los unos a los otros” Juan 13:35

La misericordia es el amor en acción.  

La evidencia de ser oveja en este relato es la compasión por las personas que tienen necesidades (hambrientos, sedientos, enfermos, presos) ¿Sentimos compasión por estas personas?

Tal vez sea fácil mostrar misericordia por los hambrientos y sedientos, con los enfermos, mientras no sea nada contagioso o desagradable. Pero, mostrar compasión por los presos es algo que me llama la atención ya que un preso por lo general no está ahí por hacer cosas buenas, sino malas, y cualquiera de nosotros podría pensar que un preso no merece compasión. Sin embargo, esto sería contrario a todas las enseñanzas de Jesús. El quiere que tengamos misericordia de todos.

Como habíamos mencionado no somos salvos por obras pero dice Efesios

Efesios 2:8  Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios,
2:9  no por obras, para que nadie se jacte.
2:10  Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.


Esto quiere decir que en nuestro día a día de la vida cristiana Dios ya ha preparado obras que tenemos que hacer.  Por eso es que siempre se nos presentan oportunidades de hacer algo bueno por alguien. El peligro es que muchas veces podemos pasar de largo como el Sacerdote y el Levita en la parábola del Buen Samaritano.  

No desaprovechemos las oportunidades que Dios nos pone en nuestro camino para servirle.  

El texto también nos muestra que incluso las motivaciones de las buenas obras tienen que ser las correctas

25:37  Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber?
25:38  ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o necesitado de ropa y te vestimos?
25:39  ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?”

Los cristianos están confundidos ¿Cuándo hicimos eso? De alguna forma nos muestra que un cristiano debe hacer estas obras porque es algo que le nace naturalmente, no porque esté pensando en hacer algo para que Dios le recompense.  

25:40  El Rey les responderá: “Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.”

Que mayor motivación podemos tener al servir a alguien, sabiendo que al hacerlo lo estamos haciendo por Jesús.

Martín de Tours fue un cristiano de principios de siglo IV que un día vio un mendigo que tenía frío y dividió con su espada su capa en dos para regalarle la mitad al mendigo. Luego en la noche tuvo un sueño en el que vio a Jesús vestido con su media capa. Desde ahí Martín decidió ser cristiano. Al siguiente día volvió al lugar donde estaba el mendigo y clavo su espada con la mitad de su capa como recuerdo. Con el tiempo se construyó ahí un templo al que se lo llamó Capilla, por la media capa de Martín de Tours.  

No perdamos oportunidades en las que podemos servir a Jesús por medio de servir a los demás
Las cosas buenas que hacemos por alguien más se la hacemos a Jesús, pero, esto implica que las cosas malas que hacemos a alguien también se las hacemos a Jesús.  

Hechos 9:4  Él cayó al suelo y oyó una voz que le decía: —Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?
9:5  —¿Quién eres, Señor? —preguntó. —Yo soy Jesús, a quien tú persigues —le contestó la voz—

Cuando le trato mal a mi hermano, no importa quien sea, si me cae bien o me cae mal, si me ha hecho daño o no, si lo trato mal, también es a Jesús a quien trato mal. Mas bien aprovechemos las oportunidades para bendecir. Por servir incluso a los que parecen menos importantes “los más pequeños”. Tiene más valor el servicio a alguien que sé que nunca me va a poder devolver el favor.  

3.- Juzgará a quienes lo han rechazado

Aquí hay algunos paralelos que nos invitan a reflexionar:
Los justos les dijo benditos de mi Padre. Es decir, es Dios quien bendice. A los injustos solo les dice malditos. Porque son ellos mismos quienes se buscan la maldición. A los justos les dijo que heredarán el Reino que Dios había preparado para ellos. Pero los injustos irán al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Dios no preparó el infierno para mandar gente allá. Todos los que van al infierno lo hacen porque rechazan a Dios y prefieren seguir a Satanás.  

Pero Dios no se complace con la condenación de un pecador

Eze 33:11  Diles: “Tan cierto como que yo vivo —afirma el SEÑOR omnipotente—, que no me alegro con la muerte del malvado, sino con que se convierta de su mala conducta y viva. ¡Conviértete, pueblo de Israel; conviértete de tu conducta perversa! ¿Por qué habrás de morir?”

También lo dice Pedro “Dios no quiere que nadie se pierda” 2 Pedro 3:9. Dios está ofreciendo su salvación, el reino de Dios, a todos, y si alguien no va al reino de Dios simplemente es porque está rechazando la oferta de Dios.

De igual manera existe la evidencia externa de que esas personas habían rechazado a Jesús y es que vivieron una vida sin compasión

25:42  Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron nada de comer; tuve sed, y no me dieron nada de beber;
25:43  fui forastero, y no me dieron alojamiento; necesité ropa, y no me vistieron; estuve enfermo y en la cárcel, y no me atendieron.”

Es interesante que Jesús les juzga en esta ocasión no por cosas malas que hicieron si no por las cosas buenas que no hicieron. Porque a los ojos de Dios el pecado no son solamente las cosas malas que hacemos sino también las cosas buenas que no hacemos.  

“El que sabe hacer lo bueno y no lo hace peca” Santiago 4:17

En la parábola que está justo antes de este texto, la Parábola de los Talentos, Jesús le juzga al que le dio una moneda no por lo malo que hizo con la moneda sino por haberla guardado.  

25:44  Ellos también le contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, o como forastero, o necesitado de ropa, o enfermo, o en la cárcel, y no te ayudamos?”
25:45  Él les responderá: “Les aseguro que todo lo que no hicieron por el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron por mí.”

Negarle la ayuda a alguien cuando en nuestras manos está el ayudar es negarle la ayuda a Jesús.

1Jn 3:17  Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él?
1Jn 3:18  Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad.

Al final de todo Jesús dice:

25:46  »Aquéllos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Esto tiene su paralelo con:

Santiago 2:13  porque habrá un juicio sin compasión para el que actúe sin compasión. ¡La compasión triunfa en el juicio!

Conclusión

¿Nuestra vida está mostrando las evidencias de que en realidad tenemos fe?
¿Las demás personas pueden reconocer el amor de Dios en nosotros por nuestras obras de misericordia?


“Jesús, aparte de ser nuestro Señor y Salvador, algún día volverá como Juez. Y bendecirá a quienes han sido justificados por su gracia y lo han manifestado viviendo una vida de misericordia hacia los demás. Pero también juzgará a quienes lo han rechazado y por tal razón no han mostrado compasión por los más necesitados” 


Hugo Vásquez

Mira la prédica en video:





Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario