martes, 31 de octubre de 2017

UNA REFORMA EN EL CORAZÓN - 500 AÑOS DE LA REFORMA PROTESTANTE

Hace 500 años Martín Lutero se encontraba buscando una reforma dentro de la Iglesia de su tiempo.
Nunca su intención  fue separarse de la Iglesia o peor aún dividirla. Solamente buscaba un cambio, que era necesario, tanto en temas doctrinales como en cuestiones de ética y moral. Las circunstancias lo llevaron a lo que es hoy la Reforma Protestante.









(Video sugerido: Día de la Reforma Protestante)

Han pasado 500 años desde este 31 de octubre de 1517 en donde la tradición dice que Martín Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la catedral del palacio de Wittenberg. Pero aún hoy la Iglesia Cristiana sigue necesitando una reforma. La misma que debe ser primeramente dentro de nuestros corazones.
Es importante reflexionar en base a estos cinco principios de la Reforma, conocidos también como las cinco Solas de Lutero, para redescubrir aquellas áreas de nuestro corazón que necesitan ser Reformadas.

1.- SOLA ESCRITURA
Este fue un tema básico para los primeros reformadores, ya que nace en medio del contexto de la Iglesia Católica en donde no sola la Biblia es la Palabra de Dios, sino que también la tradición o los concilios tienen la misma autoridad.
Es ahí en donde nace el principio de volver a la Biblia como la única norma de fe y conducta.
¿Qué importancia damos hoy al estudio serio de las Escrituras?
 Algo muy importante en lo que debemos reflexionar es que muchas veces también tenemos nuestras tradiciones, personales o culturales que ponemos a la par de la Palabra de Dios. Y enseñamos a la gente a cumplir lo que dice la Biblia, pero también. como deben vestirse, que música deben y no deben escuchar, Etc. Cosas que nacen muchas veces más de nuetsra cultura que de los principios bíblicos.

2.- SOLA FE
Este fue uno de los principios centrales de la reforma. La fe como lo único necesario para nuestra Salvación. La fe en Jesús y en su obra. Pero esta fe, es algo mucho más allá que un simple conocimiento intelectual. Es algo que involucra nuestra confianza absoluta en Dios, en lo que ha hecho y lo que hace por nosotros. Y es producto de esta fe que nace todo lo que hacemos en la vida cristiana. Es decir, no hacemos cosas para ser cristianos, sino que las hacemos porque somos cristianos.  La fe es algo que debe acompañarnos toda nuestra vida. (Romanos 1:17)
¿Cómo está nuestra fe en estos días?

3.- SOLA GRACIA
Si recordamos el contexto en el nace la Reforma Protestante nos encontramos con el tema de la venta de indulgencias y con todo el sistema penitenciario mediante el cual los cristianos podían adquirir el perdón de sus pecados o recibir algún favor divino.   Es en contra de estas ideas que reacciona Martín Lutero al darse cuenta del principio bíblico de la Sola Gracia. Que quiere  decir que la salvación la obtenemos solamente por la Gracia de Dios, por su amor inmerecido al ser humano. No existe nada que nosotros podamos hacer para ganarnos el amor de Dios.
Es preocupante que en nuestro tiempo muchas veces se predique también que podemos dar dinero para obtener alguna bendición divina, y de esa manera se vende una especia de indulgencias protestantes.
Como cristianos debemos siempre recordar que todo lo que tenemos y somos es solamente por la Gracia de Dios, no por nuestras obras ni nuestros méritos.

4.- SOLO A DIOS LA GLORIA
Seguramente Martín Lutero y los primeros reformadores estaban consientes de como las autoridades eclesiásticas exigían para ellos un trato especial, llenos de privilegios y comodidades. De alguna manera buscaban tener ellos la gloria que solo le pertenece a Dios.
Pensemos un poco en nuestros ministerios, en las cosas que hacemos para Dios. ¿Muchas veces pensamos que nos merecemos un trato especial en la Iglesia? Si somo líderes ¿Creemos que las demás personas nos deben dar ciertos privilegios? Al contrario de esto como cristianos debemos reconocer que nosotros no podríamos hacer nada ni tener nada si no fuera por la soberanía de Dios. Por tal razón el único que debe llevarse toda la Gloria es Dios.


Estos son cinco puntos que resumen el pensamiento de los primeros reformadores. Pero no fue un invento de ellos, ya que son principios que nacen de la Palabra de Dios. Y es importante que hoy meditemos en aquellas áreas de nuestra vida que necesitan también una Reforma.

Mira el mensaje en video:


Hugo Vásquez
Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

No hay comentarios:

Publicar un comentario