lunes, 21 de mayo de 2018

Prédica - ¡Permanecer Firmes! - 2 Timoteo 3:14-17

Introducción

 Vivimos en un mundo complicado. Con valores contrarios a los valores del Reino de Dios. Un Mundo donde abunda la inmoralidad sexual, la violencia, deshonestidad, vicios. Etc.   
¿Cómo podemos mantenernos firmes en nuestra fe en medio de un mundo con valores tan contrarios a la palabra de Dios?




La Biblia nos enseña que los cristianos tenemos que afrontar tiempos difíciles

2Timoteo 3:1  Ahora bien, ten en cuenta que en los últimos días vendrán tiempos difíciles.
3:2  La gente estará llena de egoísmo y avaricia; serán jactanciosos, arrogantes, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,
3:3  insensibles, implacables, calumniadores, libertinos, despiadados, enemigos de todo lo bueno,
3:4  traicioneros, impetuosos, vanidosos y más amigos del placer que de Dios.
3:5  Aparentarán ser piadosos, pero su conducta desmentirá el poder de la piedad. ¡Con esa gente ni te metas!

Las cosas han sido así desde tiempos de Pablo y Timoteo hasta nuestros tiempos. Pero en medio de todo esto Pablo le dice:

2Timoteo 3:14  Pero tú, permanece firme en lo que has aprendido y de lo cual estás convencido, pues sabes de quiénes lo aprendiste.
3:15  Desde tu niñez conoces las Sagradas Escrituras, que pueden darte la sabiduría necesaria para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús.
3:16  Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia,
3:17  a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

De estos versículos podemos desprender tres principios que podemos aplicar sobre como mantenernos firmes en medio de este sistema.


1.- Conocer con nuestra mente
3:14  Pero tú, permanece firme en lo que has aprendido y de lo cual estás convencido, pues sabes de quiénes lo aprendiste.

Lo primero que le dice Pablo a Timoteo es que permanezca firme en lo que ha aprendido y se refería a las Escrituras.
Si decimos que tenemos que mantenernos firmes en medio de antivalores, tenemos que conocer cuáles son los valores del Reino de Dios.

El ser humano por medio de sus razonamientos muchas veces llega a justificar como buenas muchas cosas que la Biblia llama malas.
Cada ser humano tiene su diferente sistema de ética, por eso tenemos que estar claros que solamente Dios es el que tiene la última palabra sobre lo bueno y lo malo.

En este caso Pablo le dice a Timoteo que el conocía las Escrituras desde su niñez. La madre de Timoteo era judía y probablemente siguió las tradiciones judías de enseñanza.  

Para los judíos era muy importante enseñar las Escrituras desde los años más tempranos en la vida

Deuteronoio 6:6  Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando.
6:7  Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.
6:8  Átalas a tus manos como un signo; llévalas en tu frente como una marca;
6:9  escríbelas en los postes de tu casa y en los portones de tus ciudades.

Los judíos estaban tan apasionados de que los hijos aprendan las escrituras que dicen que para ellos un niño podía olvidarse de su nombre, pero no de la ley de Dios.

Solo por medio del conocimiento de la palabra de Dios podemos enfrentar a los desafíos del mundo actual.

¿De qué estamos llenando nuestra mente?

Romanos 12:2  No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

Si lo que llena mi mente son las telenovelas, las películas, las conversaciones sin sentido, las canciones, mis patrones de pensamiento se van a ir amoldando a ese tipo de valores.

Por eso es importante llenar nuestra mente de la Palabra de Dios. Para que así podamos tener criterio y evaluar todo lo que vemos y escuchamos.

La solución no es dejar de ver televisión, o dejar de ver películas o escuchar música, para eso tendríamos que apartarnos del mundo. La solución es tener nuestra mente llena de la Palabra de Dios para poder evaluar lo bueno y lo malo.

Incluso el conocimiento de la Palabra de Dios nos ayuda a discernir lo que es bueno y es malo, a veces dentro de lo cristiano.Hay tanta información disponible en el internet, pero no todo es bueno.

3:14  Pero tú, permanece firme en lo que has aprendido y de lo cual estás convencido, pues sabes de quiénes lo aprendiste.

Es importante saber discernir de quién aprendemos, y solo la Biblia nos puede ayudar en eso 

En definitiva, demos a la Biblia el valor que se merece.

2.- Confiar con nuestro corazón
3:14  Pero tú, permanece firme en lo que has aprendido y de lo cual estás convencido, pues sabes de quiénes lo aprendiste.

No solamente se trata de conocer con la mente, sino que se tiene que estar convencido, tener una convicción.
En la Reina Valera dice persuadido. En el griego es una palabrita que se puede traducir como confiar plenamente.
No se trata solo de conocer, de aprender la Biblia, sino que se trata de confiar en lo que ahí está escrito con todo nuestro corazón.  

Una convicción es creer en algo con pasión, con el corazón

Romanos 10:9  que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.

Tenemos que aprender a amar la Palabra de Dios, disfrutar de cada lectura convencidos de que son las Palabras de nuestro Dios.

Salmo 119:103  ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! ¡Son más dulces que la miel a mi boca!

¿Cómo podríamos no amar a la Biblia si en la Biblia nos está hablando ese Dios que nos ama de tal manera que se entregó en una cruz por nosotros?

3:15  Desde tu niñez conoces las Sagradas Escrituras, que pueden darte la sabiduría necesaria para la salvación mediante la fe en Cristo Jesús.

En la Biblia nos encontramos con Jesús que nos da la Salvación por medio de la fe.

Solo en la Biblia descubriremos quien es en realidad el ser humano, y lo que merecíamos. Pero el amor de Dios por nosotros nos da salvación. Comprender esto nos ayuda a confiar con nuestro corazón

Cuando solo conocemos con nuestra mente a veces no tenemos la motivación necesaria para vivir lo que ahí está escrito. Pero cuando estamos convencidos, cuando creemos con el corazón eso nos va a dar la motivación necesaria para vivir lo que ahí está escrito


3.- Obedecer con todo nuestro ser
3:16  Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia,
3:17  a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.

En estos textos Pablo nos muestra el propósito de las Escrituras. Dice que es útil para: enseñar, reprender, corregir, instruir en la justicia y para estar enteramente capacitado para toda buena obra.
No sirve de nada si solo conozco con mi mente, confío con mi corazón y no viva según lo que ahí está escrito.
Toda teoría debe aterrizar en la práctica. Todo nuestro conocimiento de la Palabra de Dios se debe reflejar en nuestras obras. Tenemos que dar fruto

Santiago 1:22  No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica.
1:23  El que escucha la palabra pero no la pone en práctica es como el que se mira el rostro en un espejo
1:24  y, después de mirarse, se va y se olvida en seguida de cómo es.
1:25  Pero quien se fija atentamente en la ley perfecta que da libertad, y persevera en ella, no olvidando lo que ha oído sino haciéndolo, recibirá bendición al practicarla.

La Palabra es como un espejo, que nos muestra como somos y como estamos. Los espejos son muy importantes, pero solo nos damos cuenta el momento que nos hacen falta.  
Un espejo nos muestra como estamos, pero para tomar cartas en el asunto, y corregir nuestras imperfecciones.
El que solo lee la Biblia, pero no hace nada es como el que se mira en el espejo, pero se va, aunque sea despeinado.
Mientras más cerca estamos a un espejo más cosas podemos ver de nosotros, es igual con la Palabra de Dios.
En definitiva, la vida cristiana se trata de tener la teoría, pero también se trata de practicar.
Lo importante en la vida cristiana es que la Biblia nos muestra lo que tenemos que hacer, pero también tenemos el Espíritu de Dios que nos capacita en las cosas que tenemos que hacer.
Los frutos que damos son algo que Dios produce en nosotros.
“Dame lo que pides y pide lo que quieras” Agustín de Hipona

Conclusión
Hemos hablado de tres cosas: mente, corazón, y voluntad

Para permanecer firmes en medio de un sistema tan contrario a los valores del Reino de Dios, es importante no dejar de aprender las Escrituras, confiar en ellas con nuestro corazón y obedecer lo que ahí está escrito con todo nuestro ser. 


Hugo Vásquez

Más prédicas


Síguenos:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

Apóyanos:

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario