lunes, 17 de septiembre de 2018

¿QUÉ ESPERA DIOS DE SUS HIJOS? - ESTUDIOS SOBRE EFESIOS - LECCIÓN 2

Introducción


En la sección anterior de Efesios (1:3-14) Pablo nos enseñó que hemos sido elegidos por Dios para ser parte de su plan. Él desde antes de que creara el mundo ya había pensado en nosotros, nos había amado, y por eso se entregó en una cruz para morir por nuestros pecados.

Pero ahora debemos plantearnos la pregunta ¿Qué espera Dios de nosotros? ¿Cómo podemos vivir nuestras vidas para ser consientes y agradecidos por todo lo que Dios ha hecho por nosotros? Toda la Epístola a los Efesios nos ayudará a responder esa pregunta. Sin embargo, en este pasaje que vamos a leer hay un bonito resumen de las expectativas que Dios tiene para la vida de su Iglesia.    



Efesios 1:15  Por eso yo, por mi parte, desde que me enteré de la fe que tienen en el Señor Jesús y del amor que demuestran por todos los santos,
1:16  no he dejado de dar gracias por ustedes al recordarlos en mis oraciones.
1:17  Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor.
1:18  Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos,
1:19  y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz
1:20  que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales,
1:21  muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero.
1:22  Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia.
1:23  Ésta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo.

En este pasaje vemos que Pablo está agradecido por lo que había escuchado acerca de cómo vivía la Iglesia de Éfeso. En especial por su fe y amor. 

1.- FE
Efesios 1:15 Por eso yo, por mi parte, desde que me enteré de la fe que tienen en el Señor Jesús y del amor que demuestran por todos los santos,
Lo primero que podemos mencionar acerca de lo que Dios espera de su Iglesia es la fe. La fe es algo básico en nuestra relación con Dios. Por medio de la fe en Jesús llegamos a ser hechos hijos de Dios, somos salvados de nuestros pecados, tenemos vida eterna. Y por medio de esa misma fe es que podemos seguir caminando día a día en nuestra relación con Dios.
Dice el apóstol Pablo en Romanos 1:17
De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin, tal como está escrito: «El justo vivirá por la fe.»

Y el autor de hebreos también nos dice en Hebreos 11:6
En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan

Entonces, podemos ver como la fe es algo básico e indispensable en nuestra relación con Dios.
Sin embargo, nuestra relación con Dios, en especial, el amor que tenemos para con Dios tiene que expresarse de una manera externa para con nuestros hermanos. Eso nos lleva al siguiente punto de que lo que Dios quiere para su Iglesia.

2.- AMOR
 Efesios 1:15 Por eso yo, por mi parte, desde que me enteré de la fe que tienen en el Señor Jesús y del amor que demuestran por todos los santos,

Lo segundo por lo que Pablo estaba agradecido es del amor que los Efesios mostraban por todos los santos, es decir por todos los hermanos. Y esto es porque si nuestra fe en Jesús es genuina, dará como resultado el que queramos imitarle, y la vida de Jesús estuvo caracterizada por el amor.
Jesús dijo en Juan 13:34.35
»Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. 11:35 De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.

Notemos que en este pasaje Jesús enseñó que la evidencia exterior por medio de la cual la gente debe identificarnos como hijos de Dios es el amor. No podremos decir que somos discípulos de Jesús si no estamos mostrando amor a nuestros semejantes.
Debemos trabajar y ejercitarnos en nuestra vida cristiana para que el amor sea algo natural que lo vivamos día a día. El amor en la vida de un cristiano debe convertirse en algo tan natural como respirar, es decir, algo que lo deberíamos hacer sin pensar, sino como algo inconsciente que fluye de lo que Dios ha hecho por nosotros.
Una de las formas más prácticas en las que podemos mostrar nuestro amor por los demás es por medio de orar los unos por los otros.   Esto nos lleva a nuestro siguiente punto.


3.- ORACIÓN E INTERCESIÓN
1:16 no he dejado de dar gracias por ustedes al recordarlos en mis oraciones
Este pasaje es una oración de intercesión de Pablo por los Efesios. Podemos ver que primero daba gracias a Dios por la fe y el amor que ellos mostraban, pero también posteriormente tiene una serie de peticiones a Dios para el bienestar de los Efesios.
Es decir, la vida de oración también es vital para un cristiano. Por medio de la oración profundizamos nuestra relación con Dios. Pero también por medio de la oración podemos presentar a Dios nuestras necesidades, y en especial, no hay mejor manera de mostrar el amor por los demás que interceder por las necesidades de nuestros hermanos.  Personalmente pienso que tiene mucho valor delante de Dios si en nuestras oraciones damos prioridad a las necesidades de otros antes que a las nuestras. Es también parte de negarnos a nosotros mismos por amor a los demás.
Conforme avanzamos en nuestra vida cristiana no hay mejor satisfacción que ser sensibles a la voz de Dios y a darnos cuenta de cuántas veces él ha respondido nuestras oraciones. En nuestra vida como Iglesia Puente de Amor, hemos sido testigos de cómo Dios escucha nuestras oraciones cuando intercedemos por los hermanos que están en necesidad.     
Una cosa muy importante que tenemos que mencionar es que es importante en nuestras oraciones dar prioridad a lo que tiene que ver con la vida espiritual y el Reino de Dios. En este pasaje que estamos estudiando Pablo intercede por los Efesios para que Dios les ayude a conocerlo mejor, que les dé más sabiduría e ilumine sus ojos espirituales. Esto me lleva al siguiente punto de lo que Dios espera de sus hijos.

4.- CONOCIMIENTO DE DIOS
1:17  Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor.
Pablo ora por los Efesios y lo primero que pide es que Dios les de el Espíritu de sabiduría y de revelación. Pero con el propósito de que lo conozcan mejor. Como cristianos siempre debemos estar conscientes de la importancia que tiene cada día conocer más a Dios.  Aunque estamos seguros de que con nuestra mente finita no podremos nunca conocer toda la grandeza de Dios, si podemos conocer aquello que él mismo ha decidido revelarnos.
En el tiempo en el que Pablo escribe esto a los Efesios el Nuevo Testamento estaba recién en proceso de edición. Y por eso el Espíritu de Dios se revelaba por medio de los apóstoles quienes iban escribiendo las enseñanzas de Jesús y las demás cartas del Nuevo Testamento.  Hoy nosotros ya tenemos toda la Biblia completa, Antiguo y Nuevo Testamento. Ahí tenemos toda la revelación de Dios. Entonces el papel del Espíritu Santo ahora es iluminar nuestra mente y nuestro corazón para que podamos comprender las Escrituras. 
Entonces, si el anhelo de Dios es que lo conozcamos mejor, nosotros como sus hijos debemos dedicar tiempo y esfuerzo para estudiar la Biblia. Para poder conocer mejor a nuestro Dios, de esa manera profundizaremos nuestra relación con él. Así como cuando queremos profundizar nuestra relación con nuestra esposa o esposo, o con nuestros amigos. Necesitamos siempre conocernos mejor. Así necesitamos conocer mejor a Dios.
Cuando conocemos mejor a Dios, lo que él quiere de nosotros y los planes que tiene para el futuro, eso llenará nuestra vida de esperanza. Lo cual me lleva al siguiente punto.  

5.- ESPERANZA
1:18  Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos,

Pablo siempre se preocupa por trasmitir a sus lectores la esperanza que tenemos como hijos de Dios. Sabemos que al ser hijos de Dios disfrutamos ya de muchas cosas en el tiempo presente. Como son nuestra salvación, el poder tener una relación con Dios, poder ser testigos del poder de Dios, de su respuesta a nuestras oraciones, el poder disfrutar de una familia en la fe como es la Iglesia Etc. Sin embargo, la vida cristiana nos da una esperanza más grande sobre el futuro que tiene que venir, cuando Jesús regrese y establezca perfectamente su Reino. 
Debemos vivir el tiempo presente con la mirada en el tiempo por venir. Debemos ocuparnos ahora de las cosas del Reino de Dios, ya que eso es lo único que perdurará en el futuro. Esto no significa que podamos ser irresponsables con las cosas del tiempo presente, como nuestro trabajo, nuestra familia, nuestra salud, nuestras responsabilidades con el medio ambiente Etc. Si no más bien, debe ser todo lo contrario, ya que nuestra esperanza en el futuro Reino de Dios nos debe motivar a vivir el aquí y el ahora usando todo lo que Dios nos ha dado para su gloria, siendo testimonio en nuestro trabajo, en nuestros estudios, educando a nuestra familia en las cosas del Reino de Dios, cuidando nuestra salud porque somos templo del Espíritu de Dios, cuidando del medio ambiente que es una responsabilidad que Dios dio al ser humano desde el jardín del Edén.  Etc.
Tener esta esperanza en el futuro es algo también muy importante para poder enfrentar las aflicciones del tiempo presente, confiando siempre en que es Dios el que tiene el control de todas las cosas. Esto me lleva al siguiente punto.

6.- CONFIANZA
1:19  y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz
1:20  que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales,
1:21  muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero.

En estos tres versículos Pablo deja claro cual es la grandeza del poder de Dios. Muestra la resurrección de Jesús como la prueba máxima de su poder. Y también el hecho de que Jesús está por encima de cualquier poder tanto terrenal como espiritual.
Pero lo más importante es que ese poder está “a favor de los que creemos”. Es decir, como cristianos podemos estar seguros de que Dios es el único que tiene todo el poder y toda la autoridad de cada cosa que sucede en nuestra vida. Y por eso tenemos que tener confianza, aún en la situación más difícil en la que nos encontremos al estar seguros de que nada se escapa del control de Dios.     
Es importante mencionar que cuando Pablo dice que Jesús está sobre todo gobierno, autoridad, poder y dominio se refiere tanto a los poderes terrenales como también a los seres espirituales. Es similar a la enseñanza que va a dar en Efesio 6:12
Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.

Entonces los cristianos no debemos temer que ningún poder espiritual pueda actuar en contra de nosotros, ya que, al poner nuestra confianza en Dios, él está sobre todo poder. Nuestra responsabilidad debe ser más bien mantenernos en nuestra fe y confianza en Dios. Y perseverando en nuestra vida de santidad.  Eso me lleva al último punto de esta lista.


7.- OBEDIENCIA

1:22  Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia.
1:23  Ésta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo.

La conclusión de Pablo es que, si Jesús tiene el control de todas las cosas, obviamente nosotros como su Iglesia debemos antes que nada someternos al control de Jesús. Pablo usa aquí una metáfora que es muy importante siempre que explica la realidad de la Iglesia, dice que somos el Cuerpo de Cristo.
Es decir, nosotros como parte de la Iglesia de Dios debemos reconocer que él es nuestra cabeza, él es el que toma las decisiones.  Y de alguna manera nosotros estamos en el mundo para hacer su obra. Nosotros somos sus manos, para servir, colaborar y amar a las demás personas. Y también somos sus pies para llevar el evangelio a todos lados.
La Iglesia de Dios tiene que ser la evidencia visible en el mundo de que tenemos un Dios que tiene el control de todas las cosas, de que tenemos un Dios santo y que nos enseña a vivir en santidad. La Iglesia es una evidencia de que Dios está vivo y sigue actuando en el mundo.


Conclusión
En este pasaje el apóstol Pablo nos ha resumido de una hermosa manera cuales son las expectativas de Dios para con su Iglesia. Hemos hablado de siete cosas que están estrechamente relacionadas la una con la otra.
Una fe verdadera al mismo tiempo que nos ayuda en nuestra relación con Dios debe llevarnos a amar a nuestros hermanos. Y la mejor forma de preocuparnos los unos por los otros es intercediendo por nuestras necesidades en nuestro tiempo de oración.
También debemos perseverar cada día mas en nuestro conocimiento de Dios por medio del estudio de la Biblia, esto a su vez nos ayuda a tener esperanza en nuestro futuro y confianza en nuestro presente ya que Dios tiene el control de todas las cosas.
Pero lo más importante es reconocer que él es el Señor de nuestra vida. Vivir una vida de obediencia es la principal característica que debe tener la Iglesia, ya que esta es el Cuerpo de Cristo.  Es el medio por el cual Dios sigue haciendo su obra en el mundo.



Mira la lección en video




Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter





Si quieres colaborar con este ministerio puedes hacerlo por medio de nuestra cuenta de Pay Pal en el siguiente enlace:

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario