viernes, 2 de noviembre de 2018

¿CÓMO ESCOGER LO MEJOR? - LA HISTORIA DE MARTA Y MARÍA - LUCAS 10:38-42

Introducción


Muchas veces nuestras vidas son muy activas, el sistema en el que vivimos nos tiene ocupados todo el tiempo. Las muchas actividades nos hacen descuidarnos de las cosas más importantes, como el propósito mismo de nuestra vida que es tener una relación personal con Dios.  




¿Alguna vez nos hemos dado cuenta que por muchas cosas que hacemos no tenemos tiempo para Dios?

Muchas veces dedicamos tiempo para Dios y nos involucramos en muchos ministerios, pero las actividades son tantas que de igual manera no pasamos tiempo a solas con Dios.

¿Alguna vez nos hemos dado cuenta que por tantas actividades en el ministerio no dedicamos tiempo a la oración y la lectura personal de la Biblia?

Jesús nos manda a escoger lo mejor para nuestra vida, lo que es más importante. Vamos a analizar una historia que nos lleva a meditar sobre nuestras prioridades en el día a día, sobre qué es lo mejor que podemos escoger:


Lucas 10:38  Mientras iba de camino con sus discípulos, Jesús entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.
10:39  Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía.
10:40  Marta, por su parte, se sentía abrumada porque tenía mucho que hacer. Así que se acercó a él y le dijo: —Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que me ayude!
10:41  —Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas,
10:42  pero sólo una es necesaria.  María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.


1.- RECIBIR A JESÚS EN NUESTRO HOGAR
Lucas 10:38  Mientras iba de camino con sus discípulos, Jesús entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.

Jesús se encontraba cerca de Betania, lugar donde vivían Marta, María y Lázaro, tres hermanos que eran amigos de Jesús. Es muy probable que Marta fuera la mayor de los tres hermanos, y la casa tal vez era de ella, por eso vemos en esta historia que ella toma la iniciativa de recibir a Jesús.
Marta tenía un concepto muy claro de quién era Jesús, esto lo podemos ver en otros pasajes:

Juan 11:21  —Señor —le dijo Marta a Jesús—, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto.
11:22  Pero yo sé que aun ahora Dios te dará todo lo que le pidas.
11:23  —Tu hermano resucitará —le dijo Jesús.
11:24  —Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día final —respondió Marta.
11:25  Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera;
11:26  y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?
11:27  —Sí, Señor; yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo.

Por eso podemos ver que Marta tomó la mejor decisión que alguien puede tomar, recibir a Jesús en su hogar.
En nuestra vida de igual manera la mejor decisión que podemos tomar es invitar a Jesús a nuestro hogar. No se trata solamente de aceptar a Jesús una sola vez, sino de hospedarlo todos los días. Por ejemplo, teniendo tiempos devocionales como familia, sirviendo juntos en la Iglesia. Abriendo nuestra casa para una célula.  

2.- NO DEJAR QUE LAS PREOCUPACIONES NOS DISTRAIGAN

10:39  Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía.
10:40  Marta, por su parte, se sentía abrumada porque tenía mucho que hacer. Así que se acercó a él y le dijo: —Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que me ayude!

Una vez que Jesús estaba en la casa Marta, ella estaba muy distraída por las actividades. Tenía que alimentar a Jesús, posiblemente con todos sus discípulos. Las motivaciones de Marta no eran malas, ya que ella estaba motivada por el servicio a Dios. Sin embargo, las muchas actividades desviaron su vista de lo que en realidad importaba.  
Así mismo nosotros en nuestra vida muchas veces las muchas actividades nos pueden desviar de lo que en realidad importa. En el mundo en el que vivimos por lo general las actividades que nos preocupan suelen ser las necesidades materiales del día a día.

Necesidades económicas

¿Cuántos han tenido estrés por las necesidades económicas? ¿Sabemos que la ansiedad puede enfermarnos?

Preocuparnos por ¿Qué comeremos, ¿qué beberemos, o qué vestiremos? Es algo natural en los seres humanos. Sin embargo, estas preocupaciones pueden causar estrés o ansiedad y eso se convierte en un problema cuando desvían nuestra atención de lo primordial.  
Jesús ilustra esto en la parábola del Sembrador:
Mat 13:22  El que recibió la semilla que cayó entre espinos es el que oye la palabra, pero las preocupaciones de esta vida y el engaño de las riquezas la ahogan, de modo que ésta no llega a dar fruto.

Pero la solución para este problema es la confianza en Dios.  
Mat 6:31  Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?”
Mat 6:32  Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan.
Mat 6:33  Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.
Mat 6:34  Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.

Jesús aquí nos da una clave de la enseñanza principal de este mensaje:
busquen primeramente el reino de Dios y su justicia”
Por más preocupados o ansiosos que estemos por las necesidades económicas no debemos desviar nuestra vista de Jesús, eso es una prueba de fe.
OJO: Muchas veces las preocupaciones que tenemos son por causa de nuestras propias irresponsabilidades o pecados. Ejemplo: Deudas irresponsables, mala administración del dinero, vicios, mentiras y engaños. En ese caso la solución es arrepentirnos, tratar de reponer el daño causado, y buscar en Dios la restauración requerida.
         
 Activismo ministerial desenfocado
Con esto me refiero a las preocupaciones que nos causan las muchas actividades eclesiásticas que tratamos de hacer con nuestras propias fuerzas descuidando la dependencia de Dios
En el caso de Marta, ella estaba preocupada por servir a Jesús, que como dijimos anteriormente la intención era buena, sin embargo, eso le llevó a descuidar el hecho que quien estaba en su casa era el mismo Dios. El mismo que multiplicó los panes y los peces.
Escoger lo mejor en ese momento no era preocuparse por la cocina. Si reflexionamos en nuestros ministerios o en las actividades que desarrollamos en la Iglesia podemos ver que muchas veces caemos en ese mismo error. Nos preocupamos mucho por tanta actividad y nos estresamos descuidando que es Dios quien tiene todo el control

Salmo 127:1 Si el SEÑOR no edifica la casa, en vano se esfuerzan los albañiles. Si el SEÑOR no cuida la ciudad, en vano hacen guardia los vigilantes.
127:2  En vano madrugan ustedes, y se acuestan muy tarde, para comer un pan de fatigas, porque Dios concede el sueño a sus amados.

Un síntoma de que esto está pasando en nuestra vida es cuando nos damos cuenta de que por mucha actividad en la Iglesia no tuvimos tiempo para leer la Biblia u orar.
“Nos preocupamos tanto por la obra de Dios que descuidamos al Dios de la obra”
Debemos recordar que Dios es quien tiene el control de todo, y por eso no debemos descuidar nuestra relación personal con él.

La reacción equivocada
Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que me ayude!

Marta estaba tan estresada que incluso le reclama a Jesús. Parece que a ella no le agradó para nada la actitud de su hermana, incluso puede ser que tuvo envidia de María.
Cuando nos enfocamos en lo que no es lo primordial podemos tener estas reacciones equivocadas. Le reclamamos a Jesús por no hacer las cosas como nosotros queremos.  A veces nos preocupamos por las cosas que están haciendo los demás, y por cómo las están haciendo.

3.- SER UN DISCÍPULO QUE ESTÁ A LOS PIES DE SU MAESTRO
10:41 —Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas,
10:42 pero sólo una es necesaria.  María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.

Jesús le deja claro a Marta que escoger lo mejor era lo que hizo María.
10:39 Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía.

Una costumbre hebrea era que la gente se siente en una especie de cojines o almohadas, pero cuando un maestro hablaba sus discípulos se sentaban a sus pies. María se comportó como una discípula de Jesús, aún cuando en su tiempo eso debe haber sido mal visto, ya que las mujeres no podían ser discípulas de un maestro conocido. Pero a ella eso no le importó, sino que escogió lo mejor en esa ocasión. Ya que, si Jesús estaba en la casa, la comida era lo de menos lo importante era estar con él.  Ella sabía que si tenía la oportunidad de estar a los pies de Jesús aprendiendo de él

Ilustración personal: Desde que estoy casado y ya no vivo con mis papás en las ocasiones que voy a visitarles, mi mamá se preocupa mucho por darme algo de comer, y atenderme bien, pero para mí eso no es importante, lo que me importa es pasar tiempo con ellos.
Pienso que igual se debe sentir Jesús cuando nos preocupamos en hacer muchas cosas para él, pero no pasamos tiempo con él. Esto nos muestra que para Jesús escoger lo mejor es ser un discípulo de él. Un discípulo sabe cuáles son las prioridades de la vida. Un discípulo sabe que hay un tiempo para estar activo y un tiempo para disfrutar de la presencia y las enseñanzas de su maestro.  

OJO: No se trata de no hacer las cosas del día a día, sino de confiar en Jesús y su provisión. No se trata de no esforzarnos por el servicio en la Iglesia, sino más bien de esforzarnos sin descuidar nuestro tiempo a solas con él.  
Cada uno de nosotros sabe cuál es el mejor tiempo en su día para dedicarse a orar y leer la Biblia, eso es la base de todo lo demás que podamos hacer.

Conclusión:
El estrés y la ansiedad causados por el mucho activismo nos pueden distraer de lo que es más importante en la vida cristiana; disfrutar de Jesús, aprender de él y ser su discípulo; esto sin duda es escoger lo mejor, pero no debemos descuidar todo lo demás.  
  



Síguenos:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

Apóyanos:

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario