lunes, 12 de noviembre de 2018

FIRMES EN NUESTRA FE - ESTUDIOS SOBRE EFESIOS - LECCIÓN 6


Introducción

En lecciones anteriores hablamos sobre la verdad de que somos salvos solamente por gracia por medio de la fe en Jesús. Pero la fe es algo en lo que debemos mantenernos y perseverar durante toda nuestra vida cristiana.

Existen momentos en nuestra vida en los que enfrentamos diferentes circunstancias, como: enfermedades, problemas económicos o familiares etc. Y es precisamente en esos momentos en los que podemos ser debilitados en nuestra fe. Incluso muchas personas se han alejado de la fe al tener que enfrentar los momentos duros de la vida.


¿Cómo podemos mantenernos firmes en nuestra fe aún cuando las circunstancias de la vida sean adversas?

En el siguiente pasaje de la epístola a los Efesios el apóstol Pablo hace una oración por la Iglesia, pidiendo algunas cosas importantes, entre ellas que ellos puedan ser fortalecidos siempre en su fe, que puedan comprender la grandeza del amor y del poder de Dios, par que puedan confiar cada día más en Dios y darle la gloria por eso.

Efesios 3:14  Por esta razón me arrodillo delante del Padre,
3:15  de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra.
3:16  Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser,
3:17  para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor,
3:18  puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo;
3:19  en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.
3:20  Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros,
3:21  ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén.

Pablo se arrodilla delante de Dios, lo cuál es una posición de humildad y de reconocer que él es soberano y tiene el control de todas las cosas. Luego pasa a presentar sus peticiones para la Iglesia de Éfeso. Y lo primero que pide es que ellos puedan ser fortalecidos por medio del Espíritu de Dios.


1.- FORTALECIDOS POR EL ESPÍRITU DE DIOS
3:16  Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser,

Pablo siempre estuvo consciente de que la forma en la que Dios actúa hoy en el mundo y especialmente en su Iglesia es por medio de su Espíritu. Y por eso él sabía que solo por medio del Espíritu los cristianos podían ser fortalecidos en su fe.

El Espíritu de Dios actúa en cada cristiano desde el momento mismo en el que reconocemos a Jesús como Señor y Salvador. Él es quien nos regenera, es decir quien nos da una nueva vida, quien cambia nuestro corazón y quien nos hace nacer de nuevo.
Jesús dijo en Juan 3:5-6

3:5  Yo te aseguro que quien no nazca de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios —respondió Jesús—.
3:6  Lo que nace del cuerpo es cuerpo; lo que nace del Espíritu es espíritu.

Y no solo eso, sino que también cuando somos cristianos el Espíritu de Dios pasa a morar en nosotros. Por eso dice Pablo en 1 Corintios 6:19 que nosotros somos templo del Espíritu de Dios.

¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños;

Y sabemos que durante nuestra vida cristiana el Espíritu seguirá trabajando en nosotros, cambiando cada día más nuestro corazón, produciendo en nosotros el fruto de parecernos más a Jesús. Pero también fortaleciéndonos en nuestra fe y capacitándonos para hacer la obra de Dios.

Recordemos lo que Jesús dijo en Hechos 1:8
Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra

Necesitamos vivir nuestra vida cristiana dependiendo del Espíritu de Dios para ser fortalecidos. Cuando estamos pasando por momentos de debilidad espiritual es indispensable practicar los hábitos espirituales como la oración y la lectura y meditación de la Palabra de Dios.  


2.- COMPRENDIENDO EL INMENSO AMOR DE DIOS
3:17  para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor,
3:18  puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo;
3:19  en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.

La segunda petición de Pablo por los Efesios es para que ellos puedan comprender el inmenso amor de Dios. El verso 19 dice que es un amor que sobrepasa nuestro conocimiento. Es decir, el amor de Dios no podríamos compararlo ni remotamente con cualquier clase de amor humano.
El apóstol Juan dice en 1 Juan 4:8 que:

El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.

Y la muestra más grande de amor en la historia de la humanidad se dio en la vida de Jesús, especialmente en su muerte en la cruz para pagar por nuestros pecados. Él se entregó por amor a nosotros dándonos el más vivo ejemplo de lo que es el amor.

Dice Pablo en Romanos 5:8
Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros

Llegar a comprender el inmenso amor que Dios nos tiene es algo de suma importancia en nuestra vida cristiana. Ya que eso nos motiva a confiar en él en medio de las circunstancias difíciles de la vida.

Existen momentos en los que podemos ser tentados a dudar del amor de Dios, momentos en los que creemos que él nos ha abandonado, pero es ahí cuando tenemos que mirar a la cruz y recordar todo lo que él fue capaz de hacer por nosotros.

Debemos recordar que nuestro problema más grande, el pecado y la condenación eterna ya fue solucionado por Jesús en la cruz. Y todo lo hizo por amor.

Otra cosa muy importante que Pablo les recuerda a los Efesios es que Dios es Padre y nosotros somos sus hijos:

Efesios 3:14  Por esta razón me arrodillo delante del Padre,
3:15  de quien recibe nombre toda familia en el cielo y en la tierra.

Es decir, si de alguna manera podemos humanamente tratar de entender el amor de Dios debemos compararlo como un Padre que se preocupa, ama y provee a sus hijos. Es también puede fortalecer nuestra fe, especialmente en momentos de necesidad.

Jesús decía en Mateo 6:31-32
6:31  Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?”
6:32  Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan.

   
3- CONFIANDO EN EL PODER DE DIOS
3:20  Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros,
Pablo también les recuerda a sus lectores que tenemos un Dios que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos. Es decir, no hay ninguna petición que nosotros le podamos hacer a Dios que para él sea imposible.

El Dios en el que nosotros creemos es el mismo Dios que creo todo el universo solamente por medio de su Palabra. Él solo dijo “sea hecho” y todo fue hecho.  Es el mismo Dios que es soberano y sostiene todo lo que existe en la palma de su mano. No hay nada que se escape de su control.

¿Existe alguna necesidad que nosotros podamos tener que se escape del control de Dios?

Dice la Biblia en Lucas 1:37
Porque para Dios no hay nada imposible.

Cuando comprendemos esta realidad, que Dios es soberano y él tiene el control de todas las cosas, eso nos puede ayudar a encontrar algún sentido y propósito aun a las circunstancias difíciles de nuestra vida, porque sabremos que el poder de Dios está por encima de cualquier necesidad. Y si Dios está permitiendo algo en nuestra vida es porque él tiene un propósito.

Muchas veces los momentos duros de nuestra vida son también parte del plan de Dios. Muchas veces nos muestra su poder por medio de algún milagro al responder nuestras oraciones. Pero en otras ocasiones nos muestra su poder al darnos la fuerza y la paz que necesitamos en nuestra vida para enfrentar esos momentos de dolor. Ahí comprendemos que es solamente el poder de Dios el que está actuando en nuestras vidas.  Y eso afirma nuestra fe.


4.- GLORIFICANDO EL NOMBRE DE DIOS
3:21  ¡a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos! Amén.

Pablo termina esta sección de la carta alabando el nombre de Dios. Cómo ya lo hemos visto en otras lecciones, esto lo hacía regularmente. Cada que escribía alguna cosa grandiosa sobre Dios Pablo no podía hacer más que alabarle y darle a él la gloria.

Vivir una vida de alabanza a Dios es también algo muy importante que nos puede ayudar a permanecer firmes en nuestra fe.

Como comentábamos en lecciones anteriores debemos vivir nuestra vida reconociendo siempre que todo lo que tenemos y somos es solamente por la gracia de Dios, y debemos alabarle siempre por eso.

Debemos desarrollar en nuestra vida el hábito de alabar a Dios aun por las cosas más cotidianas, como ver salir el sol, ser testigos de las cosas que pasan en la naturaleza, ser agradecidos por tener aire para respirar.
Aun en los momentos difíciles de la vida siempre tenemos alguna razón para agradecer a Dios.
El apóstol Pablo decía en 1 Tesalonicenses 5:16-18

5:16  Estén siempre alegres,
5:17  oren sin cesar,
5:18  den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.

Cuando pienso en la idea de alabar a Dios aun en medio de los momentos de dolor siempre se me viene a la mente el ejemplo de Pablo y Silas cuando estaban prisioneros en Filipos y en medio de su prisión se pusieron a alabar a Dios

Dice Hechos 16:25
A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban

Esta historia es muy interesante ya que nos muestra que la actitud de Pablo y Silas fue testimonio para los demás prisioneros, y al final también resultó en la conversión del carcelero.

En definitiva, vivir una vida de alabanza a Dios, aparte de ser un testimonio a los demás de la gloria de Dios también fortalece nuestra fe.

Hay momentos en la vida en donde se nos hará muy difícil alabar a Dios, pero si lo hacemos por fe, Dios será fiel y pondrá en nuestro corazón el deseo de alabarle y de alguna manera también nos mostrará que el está presente con nosotros.


Conclusión

En este pasaje hemos visto que la oración del apóstol Pablo por los Efesios nos puede ayudar a nosotros también a afirmarnos más en nuestra fe. 


Debemos estar seguros de que tenemos a un Dios que es nuestro Padre, que él puede fortalecernos por medio de su Espíritu, que también nos ama de una manera que no podemos comprender, y que con su poder él puede hacer mucho más de lo que nosotros le podemos pedir, por eso debemos darle siempre toda la gloria que él se merece.    

Mira el mensaje en video




Hugo Vásquez 

Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter





Si quieres colaborar con este ministerio puedes hacerlo por medio de nuestra cuenta de Pay Pal en el siguiente enlace:

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario