jueves, 7 de marzo de 2019

CRECER EN NUESTRAS RESPONSABILIDADES - ESTUDIOS SOBRE EFESIOS - LECCIÓN 11

Introducción

En la lección anterior hablamos sobre las relaciones en el matrimonio, como la base para tener buenas relaciones como familia y luego como comunidad. Como cristianos, debemos mantener correctas relacione a nivel familiar, entre padres e hijos, pero también a nivel externo en nuestras relaciones laborales.



El nivel de responsabilidad y respeto a la autoridad que mostremos en este tipo de relaciones será también un testimonio de que Jesús está actuando en cada una de las áreas de nuestra vida.

Efesios 6:1  Hijos, obedezcan en el Señor a sus padres, porque esto es justo.
6:2  «Honra a tu padre y a tu madre —que es el primer mandamiento con promesa—
6:3  para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra.»
6:4  Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor.
6:5  Esclavos, obedezcan a sus amos terrenales con respeto y temor, y con integridad de corazón, como a Cristo.
6:6  No lo hagan sólo cuando los estén mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino como esclavos de Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios.
6:7  Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres,
6:8  sabiendo que el Señor recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre.
6:9  Y ustedes, amos, correspondan a esta actitud de sus esclavos, dejando de amenazarlos. Recuerden que tanto ellos como ustedes tienen un mismo Amo en el cielo, y que con él no hay favoritismos.

En este texto el apóstol Pablo extiende las responsabilidades de someterse los unos a los otros en amor, que mencionó en el versículo 5:21, ahora a las relaciones de hijos con los padres y de esclavos con amos. Que, aunque en este tiempo ya no existe la esclavitud, veremos más delante de qué manera podemos aplicar este texto a nuestros tiempos. 

1.- RESPONSABILIDADES DE LOS HIJOS
Efesios 6:1  Hijos, obedezcan en el Señor a sus padres, porque esto es justo.
6:2  «Honra a tu padre y a tu madre —que es el primer mandamiento con promesa—
6:3  para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra.»

Aunque los lectores de Pablo hayan sido judíos o gentiles, el mandamiento de que los hijos deben obedecer a los padres no debió haber sido extraño, ya que era lo común en la cultura del primer siglo.
Especialmente en el imperio romano existía lo que se conocía como Patria Potestas que era el derecho que tenían los padres sobre sus hijos, durante toda la vida de ellos. Es por esta razón que el respetar y obedecer a los padres era algo culturalmente aceptado. Sin embargo, lo que ofrece de nuevo la fe cristiana es la motivación que los hijos deben tener para obedecer a los padres. Ya que estas recomendaciones de Pablo las encontramos dentro del contexto del amor como la principal motivación para todo lo que hacemos. Y como dice el versículo 1, los hijos deben obedecer a sus padres en el Señor, porque esto es justo. Es decir, la obediencia y el respeto a nuestros padres ya no debe estar fundamentada en el temor, sino que es por amor, y como parte esencial de ser cristiano.

Dios ha puesto a nuestros padres terrenales para nuestra educación, nuestra protección, y para que de alguna manera practiquemos la obediencia y el respeto. 

Por un lado, los jóvenes no podrán decir que obedecen a Dios, si no pueden obedecer a sus padres aquí en la tierra. Pero, por otro lado, los adultos que viven independientes de sus padres tampoco pueden olvidarse del respeto y la honra que sus padres necesitan. No se podría decir que honramos a Dios, si no nos preocupamos por los adultos mayores que tanto nos necesitan.

Este asunto siempre fue de gran importancia en la ética que Dios demanda de sus hijos, es por esta razón que fue parte de los Diez Mandamientos, tal como Pablo cita en los versículos 2 y 3.
Dice Éxodo 20:12
Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el SEÑOR tu Dios.

El apóstol Pablo en el verso 3 también nos hace notar que este es el primer mandamiento que contiene una promesa:
para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra
No debemos desaprovechar la sabiduría y el conocimiento que la experiencia ha dado a nuestros padres, ya que, al seguir sus consejos, cuando estos son basados en la Palabra de Dios, podremos disfrutar de una mejor vida aquí en la tierra y disfrutar de las cosas que en verdad valen la pena.

2.- RESPONSABILIDADES DE LOS PADRES
6:4  Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor.
Como había mencionado, la ley de Patria Potestas otorgaba a los padres un derecho ilimitado sobre la vida de sus hijos, a tal punto que muchos padres vendían a sus hijos como esclavos, si tenían alguna necesidad. Por consiguiente, el respeto de los hijos a los padres estaba basado en el temor.

Pero en este versículo Pablo aconseja a los padres a no hacer enojar a sus hijos, es decir, el trato hacia ellos no debe estar basado en la violencia, la ira o el enojo, sino, nuevamente recordando, el contexto del amor.  Teniendo en cuenta, claro está, que el amor también implica disciplina.
Por eso dice: 
…sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor
Una de las principales responsabilidades que la Biblia asigna a los padres es la de educar a los hijos en la Palabra de Dios. Recordemos el conocido pasaje de Deuteronomio 6:4-9 que dice:

6:4  »Escucha, Israel: El SEÑOR nuestro Dios es el único SEÑOR.
6:5  Ama al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.
6:6  Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando.
6:7  Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.
6:8  Átalas a tus manos como un signo; llévalas en tu frente como una marca;
6:9  escríbelas en los postes de tu casa y en los portones de tus ciudades.

Debemos recordar en todo tiempo que la responsabilidad de la educación espiritual de los hijos recae principalmente en los padres. Es un error muy común que los padres intenten delegar toda esta responsabilidad a la Iglesia, a la escuela dominical o clubes de jóvenes. Estas son muy buenas herramientas que Dios a puesto para nuestra ayuda espiritual, pero no son la base, la base tiene que estar en el hogar, por medio de un discipulado intencional y del ejemplo de vida.


3.- RESPONSABILIDADES DE LOS TRABAJADORES
6:5  Esclavos, obedezcan a sus amos terrenales con respeto y temor, y con integridad de corazón, como a Cristo.
6:6  No lo hagan sólo cuando los estén mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino como esclavos de Cristo, haciendo de todo corazón la voluntad de Dios.
6:7  Sirvan de buena gana, como quien sirve al Señor y no a los hombres,
6:8  sabiendo que el Señor recompensará a cada uno por el bien que haya hecho, sea esclavo o sea libre.

Muchas veces se ha usado este texto para de alguna manera intentar atacar a la Biblia y al cristianismo al decir que este pasaje apoya la esclavitud. Pero esto, no es de ninguna manera así. Más bien, el texto nos muestra que la intención de Jesús, y en este caso de Pablo nunca fue organizar una revolución social, para luego llegar con el Evangelio. Más bien el proceso es, al contrario, Dios quiere revolucionar nuestros corazones con el Evangelio en primer lugar para que por medio del amor luego pueda darse alguna revolución social.

Por eso este pasaje se enfoca más bien en el testimonio que deben mostrar los esclavos frente a las responsabilidades que tienen con sus amos terrenales. Ya que parte importante de la vida cristiana es mostrar responsabilidad en todos los deberes que hayamos adquirido en nuestra sociedad.

Entonces, si de alguna manera podemos aplicar este texto a nuestro tiempo debe ser en nuestras relaciones laborales. Muchos de nosotros de una u otra forma también tenemos responsabilidades delegadas por nuestros jefes o líderes terrenales, y también es muy pertinente el consejo de Pablo de hacerlo todo con respeto, temor e integridad de corazón. Como si estuviéramos sirviendo a Cristo mismo.

Nuestro sentido de responsabilidad debe llegar al punto de hacer las cosas con excelencia independientemente de si alguien nos está supervisando o no, ya que sabemos que todo lo que nosotros hacemos algún día contará delante de Dios.

Por otro lado, nuestro testimonio también contará mucho para ganar a los jefes no creyentes, y se evitará que se hable mal del nombre de Dios por nuestra irresponsabilidad.

4.- RESPONSABILIDADES DE LOS JEFES
6:9  Y ustedes, amos, correspondan a esta actitud de sus esclavos, dejando de amenazarlos. Recuerden que tanto ellos como ustedes tienen un mismo Amo en el cielo, y que con él no hay favoritismos.

Ahora Pablo pasa a dirigirse a los amos. Es decir, parece ser que había cristianos que continuaban teniendo esclavos, sin embargo, las instrucciones que Pablo les da son para recordarles que ante los ojos de Dios no hay nadie que sea superior a los demás, todos somos iguales y debemos tratarnos como tal.  Por eso, los amos deben dejar de tratar mal a sus esclavos, recordando que todos tenemos un mismo Amo en el cielo, con quien no hay favoritismos. 
Es decir, la Biblia nunca ha estado de acuerdo con la esclavitud según la sociedad la ha impuesto, considerando a los esclavos como seres sin derechos y como propiedad de sus amos. Mas bien, desde el Antiguo Testamento Dios ha dejado leyes que protejan los derechos de aquellos que por alguna necesidad han tenido que venderse como esclavos.
Éxodo 21:1-2 dice:
21:1  »Éstas son las leyes que tú les expondrás:
21:2  »Si alguien compra un esclavo hebreo, éste le servirá durante seis años, pero en el séptimo año recobrará su libertad sin pagar nada a cambio.

Vemos que de acuerdo con la ley de Dios la esclavitud no era perpetua, sino que el esclavo tenía la oportunidad de recobrar su libertad después de haber servido durante seis años a su amo.

Incluso se podía dar el caso de que los esclavos se acostumbren a sus amos, y que tomen la decisión de continuar sirviéndoles por amor.

Dice Éxodo 21: 5-6

21:5  »Si el esclavo llega a declarar: “Yo no quiero recobrar mi libertad, pues les tengo cariño a mi amo, a mi mujer y a mis hijos”,
21:6  el amo lo hará comparecer ante los jueces, luego lo llevará a una puerta, o al marco de una puerta, y allí le horadará la oreja con un punzón. Así el esclavo se quedará de por vida con su amo.

Después de mencionar el contexto en el que nacen estos textos, nos daremos cuenta lo preocupante que es que, aunque en nuestro tiempo ya no existe la esclavitud como en tiempos antiguos, sin embargo, muchos jefes siguen tratando a sus empleados como si fueran esclavos. Buscando siempre los métodos legales o ilegales para pagar el mínimo de dinero, y para obtener el máximo de trabajo. 

Los malos tratos de jefes a empleados son algo frecuente en nuestra sociedad. Es por eso por lo que este texto sigue teniendo relevancia el día de hoy. Para recordarnos que si tenemos personas que trabajan para nosotros, eso no nos da el derecho de tratarlos mal. Y con mucha menos razón si somos cristianos y sabemos que nosotros también tenemos un amo en el cielo al que tendremos que dar cuenta de nuestras acciones.

Conclusión
Recordemos nuevamente que todos estos pasajes que nos hablan de las relaciones matrimoniales, las relaciones con nuestros padres y también relaciones laborales, nacen dentro del contexto de buscar la unidad en el cuerpo de Cristo, es decir en el contexto del amor.

Dijo Pablo en el capítulo 5:1-2
5:1  Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados,
5:2  y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios.


Solamente el amor expresado en todas las esferas de nuestras relaciones con las demás personas, seamos, esposos, padres, hijos, jefes o trabajadores, y en todas nuestras relaciones, puede causar el impacto necesario para que el Evangelio del Reino de Dios se expanda por el mundo. 

Hugo Efraín Vásquez 


Próximamente el libro recopilación de estos mensajes: 



Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter





Si quieres colaborar con este ministerio puedes hacerlo por medio de nuestra cuenta de Pay Pal en el siguiente enlace:

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario