lunes, 1 de abril de 2019

LA LUCHA ESPIRITUAL - ESTUDIOS SOBRE EFESIOS - LECCIÓN 12


Introducción

Toda la epístola a los Efesios nos ha presentado diferentes desafíos para nuestra vida cristiana. Tanto en nuestra relación personal con Dios, como en nuestras relaciones interpersonales como comunidad, también en nuestras responsabilidades familiares y sociales. Es decir, de alguna manera Efesios nos resume cual es el propósito de Dios para nuestras vidas.


Es precisamente por esta razón por la que debemos estar consientes también de que tenemos una batalla espiritual, ya que, nuestro adversario el diablo no estará contento con que se cumplan los propósitos de Dios para nosotros. Entonces, por un lado, no debemos desestimar las artimañas engañosas de nuestros enemigos espirituales. Pero, por otro lado, debemos saber cuál es la manera correcta de enfrentarnos a esta batalla espiritual.

El apóstol Pablo termina su epístola con un llamado a estar preparados en todo tiempo para esta lucha espiritual, con el propósito de permanecer firmes en nuestra fe, y que fortalecidos con el poder de Dios podamos vivir de una manera digna del Evangelio, tal como se lo ha presentado a lo largo de todas estas lecciones.    

Efesios 6:10  Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor.
6:11  Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo.
6:12  Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.
6:13  Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza.
6:14  Manténganse firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos por la coraza de justicia,
6:15  y calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz.
6:16  Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno.
6:17  Tomen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.
6:18  Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos.
6:19  Oren también por mí para que, cuando hable, Dios me dé las palabras para dar a conocer con valor el misterio del evangelio,
6:20  por el cual soy embajador en cadenas. Oren para que lo proclame valerosamente, como debo hacerlo.

1.- CONSIENTES DE NUESTRA LUCHA ESPIRITUAL

6:12  Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.

En este texto Pablo claramente nos advierte que tenemos una lucha, pero que no es en contra de ningún ser humano, sino es en contra de fuerzas espirituales malignas. 
Todos quienes creemos en la existencia de Dios, y creemos que la Biblia es su Palabra, debemos entonces también creer en la existencia de Satanás, el principal enemigo y oponente de Dios. Por tal razón también es enemigo de todo aquel que trate de cumplir con los propósitos de Dios. Es decir, es también nuestro enemigo.  
Desde los primeros capítulos de la Biblia podemos ver cómo Satanás en forma de una serpiente fue el primer tentador del ser humano, y fruto de esa tentación dio origen al primero de los pecados..

Dice Génesis 3:13
Entonces Dios el SEÑOR le preguntó a la mujer: —¿Qué es lo que has hecho? —La serpiente me engañó, y comí —contestó ella.

Sabemos también, por la Biblia, que Satanás, a diferencia de Dios, no es un ser omnipresente, ni omnipotente, él no puede estar en todos lados al mismo tiempo, pero si tiene todo un ejército de ángeles caídos, o demonios que están obedeciendo su voluntad.

Dice Apocalipsis 12:9
Así fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero. Junto con sus ángeles, fue arrojado a la tierra

La actividad de los demonios en la Biblia se encuentra con mucha más intensidad en los Evangelios, cuando la obra de Dios se estaba realizando en el mundo por medio de Jesús. Ahí encontramos muchos relatos de posesión demoníaca.  Pero que al mismo tiempo nos permiten ver que quien tiene toda la autoridad en contra de cualquier ser espiritual es Jesús.
Ante el tema de la posesión demoniaca debemos comentar que un verdadero cristiano, que tiene al Espíritu de Dios morando en él puede estar seguro, ya que no podrían habitar la luz y las tinieblas en un mismo lugar.
Sin embargo, el diablo y los demonios harán todo lo posible para que nosotros caigamos en pecado, y para que la obra de Dios no se realice en nuestras vidas. Estos seres espirituales se pueden valer de nuestras propias tentaciones y debilidades para ocasionar nuestra perdición. Es por eso por lo que no debemos descuidarnos y debemos estar siempre preparados para hacer frente a esta lucha espiritual.

Dice 2 Corintios 2:11
para que Satanás no se aproveche de nosotros, pues no ignoramos sus artimañas.

Entonces surge la pregunta: ¿Cómo podemos enfrentarnos en nuestra lucha espiritual? Esto me lleva al siguiente punto.


2.- FORTALECIDOS CON EL PODER DE DIOS

Efesios 6:10  Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor.

Desde el primer capítulo de esta epístola pudimos ver como Pablo oraba para que los Efesios comprendan la grandeza del poder de Dios

Dice Efesios 1:19
1:19  y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz

Ahora nos muestra la importancia de ser fortalecidos con ese poder, ya que tenemos esta constante lucha espiritual.
Entonces, podemos decir, que para un cristiano la única, y la mejor manera de enfrentarnos en contra de cualquier poder espiritual es por medio del Poder de Dios. No existen otros medios, como rituales, amuletos, producto de diferentes tradiciones culturales. Dios es el único que tiene todo el poder y toda la autoridad aún en contra de Satanás y sus demonios.

Notemos la enseñanza de Santiago 4:7
Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes

Muchas veces hay cristianos que tienen la tendencia de dar más importancia a Satanás que a Dios mismo, a veces viven en constante temor, reprendiendo con su boca al diablo y a sus demonios. Pero el apóstol Santiago nos muestra en este versículo que la manera de resistir al diablo es sometiéndose a Dios.  Solo de esa manera podemos ser llenos del poder de Dios.
La forma más práctica en la que podemos ser llenos de ese poder es no descuidar nuestros hábitos espirituales. A lo largo de estas lecciones hemos insistido mucho en esto, ya que nada en la obra de Dios se puede hacer sin su poder. Es por eso por lo que la oración tiene que ser un hábito imprescindible en nuestras vidas. Por eso Pablo termina este pasaje en el que nos enseña sobre la lucha espiritual con un llamado a una constate oración.

6:18  Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos.
6:19  Oren también por mí para que, cuando hable, Dios me dé las palabras para dar a conocer con valor el misterio del evangelio,
6:20  por el cual soy embajador en cadenas. Oren para que lo proclame valerosamente, como debo hacerlo..

En especial Pablo pide que se ore por él, ya que también estaba consiente que su trabajo en la obra de Dios dependía solamente de Dios.
Todos los cristianos tenemos acceso a ese inmenso poder, pero también debemos equiparnos con la armadura que Dios mismo nos ha dado para enfrentar esta batalla. Esto me lleva al siguiente punto.

3.- EQUIPADOS CON LA ARMADURA DE DIOS

6:13  Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza.
6:14  Manténganse firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, protegidos por la coraza de justicia,
6:15  y calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz.
6:16  Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las flechas encendidas del maligno.
6:17  Tomen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios

Probablemente Pablo estaba pensando en un soldado romano cuando escribió este texto. Puede ser incluso que tenía alguno a la vista custodiándolo en prisión. Por eso, hace una comparación entre la armadura que se llevaba para la guerra, con la armadura que un cristiano debe llevar para la batalla espiritual.
Cada parte de esta armadura es un símbolo de alguna realidad espiritual con la que nosotros debemos identificarnos.
A lo largo de toda la epístola Pablo enseñó sobre cada uno de estos aspectos, pero ahora que está concluyendo su escrito los resume advirtiéndonos que cada parte es importante para mantenernos firmes en esta batalla.

Ceñidos con el cinturón de la verdad
Nuestra confianza debe ser siempre firme en la verdad revelada en la Palabra de Dios, y en especial a la obra realizada por Jesús en la cruz.
Protegidos por la coraza de la justicia
Al mismo tiempo que somos justificados por la muerte de Jesús en la cruz, nuestra vida debe ir reflejando esa justicia en nuestro día a día.
Calzados con la disposición de proclamar el Evangelio
Recordemos el inmenso privilegio que Dios nos ha dado de poder ser sus embajadores, y ser portadores de la mejor noticia que existe en la humanidad, el Evangelio.
Tomen el escudo de la fe
Confiar en Dios y en sus promesas es algo que nos ayuda en gran manera para mantenernos firmes ante los ataques espirituales.
 Tomen el caso de la Salvación
Dios nos ha regalado la salvación y la vida eterna, no por nuestras obras sino por su gracia y misericordia. Eso deberíamos recordarlo todo el tiempo, en especial cuando por nuestro pecado, Satanás quiera hacernos sentir que estamos lejos del amor de Dios. Más bien, es justamente cuando hemos caído que debemos recurrir a la misericordia de Dios para encontrar su perdón.  
Tomen la espada del Espíritu que es la Palabra de Dios.
Dentro de las partes de una armadura que es por lo general defensiva, nos encontramos con la única arma de ataque que es la espada. Es decir, la única arma con la que podemos atacar en nuestra lucha espiritual es la Palabra de Dios. Recordemos el ejemplo de Jesús cuando fue tentado en el desierto por Satanás. Su respuesta siempre fue: “escrito está”

Por ejemplo, Mateo 4:34-4 dice:
4:3  El tentador se le acercó y le propuso: —Si eres el Hijo de Dios, ordena a estas piedras que se conviertan en pan.
4:4  Jesús le respondió: —Escrito está: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”
 
Ilustración
Existe una conocida leyenda griega sobre un hombre que se llamaba Aquiles, quien era hijo de una diosa inmortal y un hombre mortal. Su madre, con el fin de que su hijo sea también inmortal lo sumergió en las aguas del rio Estigia, sin embargo, al sumergirlo lo sujetó de su talón y este no se mojó, por eso esa parte de su cuerpo no era inmortal.  Después de muchos años, cuando Aquiles se convirtió en uno de los más grandes héroes de la mitología griega murió trágicamente por una flecha clavada en su talón. Solo una pequeña parte de su cuerpo que no fue cubierta por las aguas del río fue su gran debilidad.

En nuestra vida cristiana Pablo dice:
6:13  Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza.

Debemos procurar estar cubiertos con TODA la armadura de Dios. El momento que dejamos ciertas áreas de nuestra vida sin la cobertura de Dios, estas se vuelven nuestra gran debilidad. Nuestro Talón de Aquiles. 

Conclusión
Todos los cristianos debemos estar consientes de que tenemos una lucha espiritual. Nuestro enemigo el diablo no está contento con que exista un pueblo que está tratando de hacer la voluntad de Dios en el mundo.  Pero por eso, la única manera de hacer frente a esta lucha, no son nuestras fuerzas, sino solamente por medio del poder de Dios.
El poder de Dios se hace evidente en nuestras vidas cuando procuramos vestirnos con toda la armadura de Dios. Dejando toda nuestra vida bajo el control de Dios.

Hugo Vásquez

Mira el mensaje en video:



Síguenos: 


siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter

Apóyanos:


No hay comentarios:

Publicar un comentario