jueves, 11 de abril de 2019

LA LUZ DEL AMOR - ESTUDIOS SOBRE 1 JUAN - LECCIÓN 5

Introducción
Vivimos en un mundo lleno de egoísmo, por lo general nuestra cultura nos enseña a pensar solamente en nosotros mismos y en nuestro bienestar. Tal vez también el bienestar de nuestros familiares más cercanos. Pero de nadie más. En otras palabras, es un mundo que conoce muy poco sobre el verdadero amor.


Por otro lado, el tema del amor se lo entiende solamente como un sentimiento, con emociones, con algo que tiene que nacer en nuestro interior antes de ponerlo en acción. 

Pero en el pasaje que vamos a estudiar hoy el apóstol Juan nos enseña que el amor es algo básico en la fe cristiana. Es una evidencia de que estamos siguiendo las enseñanzas y el ejemplo de Jesús. Y también es una evidencia de que estamos caminando en luz y no en oscuridad.


1Juan 2:7  Queridos hermanos, lo que les escribo no es un mandamiento nuevo, sino uno antiguo que han tenido desde el principio. Este mandamiento antiguo es el mensaje que ya oyeron.
2:8  Por otra parte, lo que les escribo es un mandamiento nuevo, cuya verdad se manifiesta tanto en la vida de Cristo como en la de ustedes, porque la oscuridad se va desvaneciendo y ya brilla la luz verdadera.
2:9  El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad.
2:10  El que ama a su hermano permanece en la luz, y no hay nada en su vida que lo haga tropezar.
2:11  Pero el que odia a su hermano está en la oscuridad y en ella vive, y no sabe a dónde va porque la oscuridad no lo deja ver.


1.- EL AMOR COMO MANDAMIENTO
1Juan 2:7  Queridos hermanos, lo que les escribo no es un mandamiento nuevo, sino uno antiguo que han tenido desde el principio. Este mandamiento antiguo es el mensaje que ya oyeron.

El apóstol Juan dice que él no está escribiendo ningún mandamiento nuevo. Ya que el mandamiento del amor es algo de lo cuál sus lectores ya conocían muy bien.

La Biblia entera es un libro que nos habla sobre el amor. Dios es un Dios de amor, él lo ha demostrado en toda la historia de la Salvación. Tanto en el Antiguo Testamento con el pueblo de Israel como el principal destinatario y también en el Nuevo Testamento por toda la humanidad.

Dice Juan 3:16
»Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.

Es por esta razón que uno de los mandamientos más importantes siempre ha sido el amor a Dios como respuesta a ese amor incondicional

Dice Deuteronomio 6:4-5
6:4  »Escucha, Israel: El SEÑOR nuestro Dios es el único SEÑOR.
6:5  Ama al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

Jesús enfatizó mucho más el mandamiento del amor cuando dijo que toda la ley y los profetas se resumen en el amor a Dios, pero también el amor al prójimo

Dice Mateo 22:26-40
Mat 22:36  —Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley?
22:37  —“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente” —le respondió Jesús—.
22:38  Éste es el primero y el más importante de los mandamientos.
22:39  El segundo se parece a éste: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.”
22:40  De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

Entonces el amor tiene que tener esas dos direcciones, amar a Dios y también amar al prójimo. No se puede decir que se ama a Dios a quien no se ve si no se ama al prójimo a quien si podemos ver. Eso es lo que más adelante en esta misma epístola dice Juan en 4:20

1Jn 4:20  Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto.

Recordemos que si Jesús dice que toda la ley y los profetas se resumen en amor. El momento que fallamos en el amor estamos fallando en todo. El apóstol Pablo también nos enseñó en 1 Corintios 13:1-3 que podemos estar haciendo muchas cosas para Dios y en nuestra vida diaria, pero si no tenemos amor, no sirve de nada:

1Co 13:1  Ahora les voy a mostrar un camino más excelente. Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido.
13:2  Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada.
13:3  Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso.


2.- EL AMOR COMO IMITACIÓN A CRISTO
2:8  Por otra parte, lo que les escribo es un mandamiento nuevo, cuya verdad se manifiesta tanto en la vida de Cristo como en la de ustedes, porque la oscuridad se va desvaneciendo y ya brilla la luz verdadera.

En este texto Juan nos dice que, si bien es cierto el mandamiento del amor no era nuevo para ellos, ya que lo sabían desde el Antiguo Testamento, y también se manifestó en las enseñanzas de Jesús. Pero en cierto sentido hay algo nuevo ya que ese mandamiento se demostró de manera práctica en la vida mismo de Jesús por eso dice:

cuya verdad se manifiesta tanto en la vida de Cristo como en la de ustedes

La muerte de Jesús en la cruz es la mayor muestra de amor en la historia de la humanidad. El nos enseñó el verdadero concepto del amor. Que mientras que en nuestra cultura se lo usa más como para referirse a un sentimiento, Jesús nos demostró que más que eso es una decisión de negarse a uno mismo por el bienestar de alguien más. Eso es lo que quiere expresar el término griego Ágape

Dice el apóstol Pablo en Filipenses 2:5

Filipenses 2:5  La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús,
2:6  quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse.
2:7  Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos.
2:8  Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!


Este pasaje nos enseña que nuestra actitud de amor debe ser igual a la de Jesús. El no pensó en él ni en su beneficio, el pensó en nosotros y estuvo dispuesto a ir a la cruz y morir de una manera tan cruel para que nosotros podamos tener vida eterna.

Esto nosotros podemos aplicarlo de manera práctica en nuestras vidas a cada momento. Siempre se nos presentará la oportunidad de renunciar a algo, nuestra comodidad, nuestros recursos, nuestro tiempo Etc. Por el bienestar de alguien más.

Supongamos una situación semejante a esta: Algún hermano de la Iglesia se queda con el carro dañado en la carretera a una hora muy tarde por la noche. Y nos llama por teléfono para pedirnos ayuda. ¿Cómo respondemos? Por un lado, estábamos ya en la cama durmiendo muy cómodos, afuera hace frío y el sueño puede más. ¿No es esta una oportunidad de negarnos a nosotros mismo por el bienestar de alguien más? ¿No es esto seguir el ejemplo de Jesús?

Recordemos que Jesús mismo enseñó que debemos amarnos entre nosotros de la misma manera que él nos amó.

Dice Juan 13:34

Juan 13:34  »Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros.

La primera parte de este versículo podemos pensar que es más fácil “ámense los unos a los otros” pero la cosa se pone difícil en la segunda parte cuando dice “así como yo los he amado”

¿Cómo nos amó Jesús?


3.- EL AMOR COMO EVIDENCIA DE ESTAR EN LA LUZ
2:9  El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía está en la oscuridad.
2:10  El que ama a su hermano permanece en la luz, y no hay nada en su vida que lo haga tropezar.
2:11  Pero el que odia a su hermano está en la oscuridad y en ella vive, y no sabe a dónde va porque la oscuridad no lo deja ver.

En estos versículos Juan afirma que la evidencia externa de que nosotros estemos caminando en la luz de Jesús es al amor. Y si no amamos a los demás es también una evidencia de que todavía estamos en la oscuridad.
El amor siempre será una evidencia externa, es decir, hacia las demás personas, de que el amor de Cristo habita en nosotros. Jesús decía en Juan 13:35

De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.

El amor sirve como testimonio, el amor también atrae a las demás personas. El amor puede transformar los corazones más duros, en definitiva, el amor tiene que ser parte de todo lo que hacemos como cristianos, especialmente al comunicar las Buenas Nuevas a las demás personas, nuestra motivación tiene que ser el amor y la compasión por cada persona que no tiene a Jesús. Y al mismo tiempo tiene que estar acompañada de obras de amor que validen nuestras palabras.

Jesús enseñó que nuestro amor no debe estar limitado solamente a nuestros amigos sino también a nuestros enemigos.

Dice Mateo 5:43-48

Mat 5:43  «Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.
5:44  Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen,
5:45  para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos.
5:46  Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¿Acaso no hacen eso hasta los recaudadores de impuestos?
5:47  Y si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué de más hacen ustedes? ¿Acaso no hacen esto hasta los gentiles?
5:48  Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto.

Y el apóstol Pablo nos enseña que actuar con bondad a los que nos hacen mal puede ser un gran testimonio que puede lograr incluso que los malvados se arrepientan de su conducta.

Dice Romanos 12:20-21

Rom 12:20  Antes bien, «Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta.»
12:21  No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.

En definitiva, el amor puede ser la mejor herramienta para el evangelismo, además de ser la mejor forma de evidenciar dentro de la Iglesia de que el amor de Dios habita en nosotros.


Conclusión
En definitiva, hemos recorrido muchos pasajes bíblicos que nos muestran la importancia del amor, tanto desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo Testamento. Sin embargo, la mejor manera en la que se manifestó el amor de Dios fue en la vida de Jesús. Y ese es el ejemplo que debemos seguir, con nuestros hermanos. Con nuestros amigos, y aun con nuestros enemigos.

De esa forma todos conocerán que Dios sigue actuando en la vida de los seres humanos.

Hugo Vásquez 

Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter




Si quieres colaborar con este ministerio puedes hacerlo por medio de nuestra cuenta de Pay Pal en el siguiente enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario