jueves, 13 de junio de 2019

AMÉMONOS LOS UNOS A LOS OTROS - ESTUDIOS SOBRE PRIMERA DE JUAN - LECCIÓN 11

Introducción
¿Por qué el amor es tan importante en la vida cristiana?

En toda esta epístola el apóstol Juan ha hablado mucho sobre el tema del amor, y nos ha enseñado muchas cosas sobre este tema. Pero en el texto que vamos a estudiar el día de hoy, nuestro autor seguirá profundizando sobre el por qué de la importancia del amor en la vida cristiana y nos dará cuatro razones de porque este es debe ser el centro de nuestra vida.


1Jn 4:7  Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce.
4:8  El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.
4:9  Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él.
4:10  En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados.
4:11  Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros.
4:12  Nadie ha visto jamás a Dios, pero si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece entre nosotros, y entre nosotros su amor se ha manifestado plenamente.
4:13  ¿Cómo sabemos que permanecemos en él, y que él permanece en nosotros? Porque nos ha dado de su Espíritu.
4:14  Y nosotros hemos visto y declaramos que el Padre envió a su Hijo para ser el Salvador del mundo.
1Jn 4:15  Si alguien reconoce que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.
4:16  Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.
4:17  Ese amor se manifiesta plenamente entre nosotros para que en el día del juicio comparezcamos con toda confianza, porque en este mundo hemos vivido como vivió Jesús. En el amor no hay temor,
4:18  sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor.
4:19  Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero.
4:20  Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto.
4:21  Y él nos ha dado este mandamiento: el que ama a Dios, ame también a su hermano.


1.- EL ORIGEN DEL AMOR
1Jn 4:7  Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce.
4:8  El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.

En estos versículos Juan insiste nuevamente en el mandamiento del amor. Pero en esta ocasión nos invita a reflexionar sobre el origen mismo del amor, y nos dice que el amor viene de Dios, y más adelante, en el versículo 8 incluso nos dice que Dios mismo es amor.

Entonces, el amor es tan importante en la vida cristiana ya que es parte esencial en el mismo ser de Dios. Dios desde la eternidad existe en perfecto amor manifestado en su misma Trinidad. Pero también por ese mismo amor Dios creó a la humanidad para compartir una relación de amor e intimidad.

Lastimosamente, como ya hemos visto en estos estudios de 1 de Juan sabemos que, desde la caída de Adán y Eva, el amor en el corazón del ser humano es imperfecto, y necesitamos una renovación en nuestro corazón. Y esto solo es posible al ser hijos de Dios, por medio de la fe, nacemos de nuevo y el nos da de su Espíritu que nos capacita para vivir el fruto del Amor.
Es por eso por lo que en el versículo 7 dice que el que ama es porque ha nacido de él. Y más adelante en el verso 13 dice: 

4:13  ¿Cómo sabemos que permanecemos en él, y que él permanece en nosotros? Porque nos ha dado de su Espíritu.

Al ser hijos de Dios, llegamos también a conocer a Dios, a conocer que él mismo es amor y de qué manera ese amor se ha manifestado para con nosotros.

4:16  Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

Esto me lleva al siguiente punto que es la motivación para amar

2.- LA MOTIVACIÓN PARA AMAR
4:9  Así manifestó Dios su amor entre nosotros: en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él.
4:10  En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados.
4:11  Queridos hermanos, ya que Dios nos ha amado así, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros.

Nuevamente en esta epístola el apóstol Juan nos recuerda que la mejor motivación que podemos tener para amarnos los unos a los otros es el amor que Dios manifestó en Jesús.
De esto ya hemos comentado también en lecciones anteriores, del gran amor de Jesús, al morir en una cruz para darnos vida eterna. De ofrecerse el mismo como el sacrificio por el perdón de nuestros pecados.
Esta obra de Jesús tiene que ser la mejor motivación para vivir una vida de amor. Debemos recordar en todo momento lo que dice el verso 10, que no es que nosotros hayamos amado a Dios primero, sino más bien fue él quien lo hizo, y lo expresó de manera perfecta en la cruz de Jesús.
Esta idea se repite en el verso 19
4:19  Nosotros amamos a Dios porque él nos amó primero.

Entonces, la consecuencia lógica de esto es que si Dios nos ha amado de esa manera es de la misma manera en la que debemos amarnos los unos a los otros.
El amor de Dios debe ser la motivación para servirnos los unos a los otros, en la Iglesia, en algún ministerio, de manera personal preocupándonos los unos por los otros. También debe ser la mejor motivación para compartir el amor de Dios a las personas que no lo conocen. Ya que lo mejor que podemos hacer por alguien es presentarle a Jesús. La necesidad más grande del ser humano es la necesidad de perdón, y eso solo en Jesús se lo puede encontrar.

3.- LA SEGURIDAD EN EL AMOR
4:17  Ese amor se manifiesta plenamente entre nosotros para que en el día del juicio comparezcamos con toda confianza, porque en este mundo hemos vivido como vivió Jesús. En el amor no hay temor,
4:18  sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor.

Otra cosa muy importante que nos hace caer en cuenta el apóstol Juan en este texto es que algún día tendremos que comparecer en el juicio de Dios, y el amor jugará un papel muy importante en aquel día.
Por un lado, porque si Dios es amor, y el nos ama al punto que se entregó por nosotros para salvarnos, podemos estar seguros en aquel día. Por eso dice “en el amor no hay temor” o “el amor perfecto hecha fuera el temor.
Pero, por otro lado, si nosotros hemos conocido el verdadero amor de Dios, como consecuencia de eso, habremos vivido nuestras vidas en amor y por tal razón también podemos estar tranquilos en el día en que Dios nos pida cuentas de nuestras acciones.

En este punto quisiera comentar que como cristianos debemos estar seguros de que Dios es amor, y que como dice “el amor hecha fuera el temor” Pero por otro lado la Biblia también nos recuerda que debemos temer al Señor, por ejemplo, en Deuteronomio 10:12 dice

»Y ahora, Israel, ¿qué te pide el SEÑOR tu Dios? Simplemente que le temas y andes en todos sus caminos, que lo ames y le sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma,

Si bien es cierto, este temor no se trata de tenerle miedo a Dios, sino más bien de tener un respeto reverente ante la grandeza y la santidad de Dios. Pero por esa misma razón debemos estar consientes que el amor de Dios no elimina su justicia, y por tal razón todas aquellas personas que han rechazado el amor de Dios tendrán que dar cuentas de sus actos y se enfrentaran con el castigo merecido por sus pecados en el Día del Juicio.
También esto nos debe llevar a la conclusión de que el hecho de que Dios sea amor, eso no es una licencia para poder vivir nuestras vidas de una forma desordenada o en pecado. Sino más bien, motivados por lo que él hizo por nosotros y por el amor que su Espíritu despierta en nuestro corazón, nos esforcemos cada día por vivir una vida que le agrade, y que nos preocupemos por obedecerle en cada momento.
  

4.- LAS EVIDENCIAS DEL AMOR
4:20  Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto.
4:21  Y él nos ha dado este mandamiento: el que ama a Dios, ame también a su hermano.

En este texto Juan nos habla del amor como la evidencia externa más sobresaliente de un cristiano.  Como cristianos es muy fácil decir con nuestros labios que amamos a Dios, pero si no estamos amando a nuestros hermanos la Biblia nos dice que somos mentirosos.
Ya que es más fácil venir al culto, cantar, levantar las manos, incluso servir en algún ministerio. Pero perdonar a las personas que nos hicieron daño, por ejemplo, eso es algo que cuesta más esfuerzo.
Son acciones de amor, de entrega y sacrificio, para ayudar a los demás, para perdonar, para compartir el Evangelio las que son la evidencia de que el amor de Dios está en nuestro corazón.
Jesús dijo en Juan 13:35
De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.


Conclusión

El amor, es lo más importante en la vida cristiana ya que se desprende del mismo ser de Dios, ya que él es amor y nos ha dado el más grande ejemplo en la vida de Jesús. También el amor es lo que nos dará seguridad en el día del Juicio, ya que el amor hecha fuera el temor. Y al mismo tiempo es la evidencia más grande de que el amor de Dios habita en nuestros corazones. 


Hugo Vásquez 

Sígueme:

siguenos en facebook Canal de youtube siguenos en Twitter




Si quieres colaborar con este ministerio puedes hacerlo por medio de nuestra cuenta de Pay Pal en el siguiente enlace:

No hay comentarios:

Publicar un comentario